SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

viernes, 8 de noviembre de 2013

COMISARIO ERNESTO SANTAMARÍA INSPECCIÓN DE NAVES MARÍTIMAS: AUTOR VICTOR RODRIGUEZ MONTES


Estimados amigos, el presente libro de Operaciones Especiales del Oficial de Aduanas, ha sido escrito por nuestro compañero y amigo Inspector RAP Víctor Rodríguez Montes de Perú. Seguidamente transcribiré un fragmento del punto 6 denominado: 

BANDERAS Y NACIONALIDADES

Toda embarcación mercante navega bajo la bandera del país en que haya registrado su matrícula, sin que en la práctica esto signifique que su tripulación sea de esa determinada nacionalidad.

Efectivamente, en los buques con bandera Panameña y Liberiana, por ejemplo, sus tripulaciones son generalmente de diversas nacionalidades, puesto que cuentan con matrícula en puertos de esos países por conveniencia, ya que es sabido que allí los derechos son muchos menores que los que se pagan en puertos de otros, aparte que tampoco tienen mayores exigencias de buena presentación de la Nave y otras como ocurre en otras naciones, como Estados Unidos y Suecia, por citar algunas, en que este control es estricto cada vez que el barco recala en su puerto de registro.

La finalidad de este acápite no es precisamente analizar el respecto referido, ya que se ignora la normatividad internacional que pueda contemplarlo, sino que en el fondo destacar que la de la bandera del buque y que por lo tanto, es interesante al planificarse una visita de fondeo tener en cuenta la lista o rol de tripulantes para saber con antelación con qué tipo de gentes habrá que tratar, en primer lugar en cuanto a idioma y, en segundo lugar, la idiosincrasia de esas personas.

El primer factor es importante, toda vez que se sabrá si existe o no la posibilidad de una comunicación más fácil y directa con el Personal Intervenido y en el segundo, que también es muy importante, ya que todas las nacionalidades o razas humanas no siempre actúan  de la misma manera cuando intentan engañar a terceros.

En este aspecto puede decirse que las tripulaciones más hábiles e ingeniosas para crear escondites y ocultar las mercancías de contrabando, y por ende el aduanero debe ser más acucioso para descubrirlas, son las de origen asiático y latino, concretamente, japoneses, chinos, españoles, griegos, franceses, italianos, filipinos, peruanos, colombianos y chilenos. Por otra parte, las que utilizan escondrijos o "caletas" más simples, notorias o fáciles de detectar son las de origen anglosajón, nórdico y germano (británicos, daneses, suecos, noruegos y alemanes).

En cambio aquellas tripulaciones de marcada influencia religiosa como los hindúes, por ejemplo, pueden descartarse como un tercer grupo.

En lo referente a hurtos a cargamentos, se observa también variación en cuanto a quienes pueden perpetrarlos, sea por su idiosincrasia o por baja paga en jornales. Aquí son cosa seria las tripulaciones latinas, especialmente filipinas, ecuatorianas, peruanas y colombianas.

No sucede en el mismo grado con tripulantes de otras nacionalidades, ya que pueden no hurtar, pero sí "comerciar" preferentemente mercancías procedentes de sus propios países y que por su naturaleza tiene gran demanda en cualquier parte del mundo, como los artículos de perfumería y licores ingleses, españoles, franceses e italianos.


 VICTOR MIGUEL RODRIGUEZ MONTES VICTOR RODRIGUEZ MONTES

No hay comentarios: