SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 12 de octubre de 2013

Los Presupuestos certifican la pérdida de efectivos en las Fuerzas de Seguridad

Los ministros de Interior y de Hacienda, en sus asientos en el Congreso (EFE)

La decisión de Hacienda de mantener en niveles anecdóticos la incorporación de nuevos funcionarios a la Administración del Estado tendrá el próximo año una especial incidencia en la plantillas de las Fuerzas de Seguridad. El descenso se esperaba, pero ya tiene cifras. Según los Presupuestos Generales del Estado de 2014, el número de efectivos dePolicía Nacional, Guardia Civil e Instituciones Penitenciarias sufrirá el próximo ejercicio otro brusco descenso por la ausencia de convocatorias para cubrir las bajas por jubilación, enfermedad o fallecimiento.
La pérdida más pronunciada la sufrirá la Dirección General de Policía. Según los Presupuestos Generales del Estado, el número de profesionales adscritos a este departamento del Ministerio del Interior descenderá en casi 4.000 efectivos. De los 90.187 empleados que tiene en nómina este año pasará a contar el próximo con 86.875, lo que representa una reducción en sólo 12 meses del 3,7%. La parte de la plantilla que sufrirá el mayor recorte será el personal funcionario, donde entran todos los agentes del Cuerpo Nacional de Policía. Los 89.145 efectivos de 2013 bajarán a 85.885 en 2014 debido a la escasez de reemplazos. El personal laboral fijo y laboral eventual también descenderá, pero apenas representa un 1% sobre el total de la plantilla de la Dirección General de Policía.
Las cuentas del Estado del siguiente ejercicio también dibujan un recorte de personal en la Dirección General de la Guardia Civil. Será menos intenso que el que va a sufrir la Policía, pero se suma a los que ya ha experimentado el Instituto Armado en los últimos ejercicios. En sólo un año, este otro departamento adscrito al Ministerio del Interior verá cómo las políticas de recorte del gasto hacen que su actuales 78.826 profesionales desciendan hasta 77.689, una caída del 1,5%, según los datos reflejados en la contabilidad oficial presentada la semana pasada por el Ministerio de Hacienda. 
La categoría de funcionarios, que representa el 99,7% de la plantilla total al servicio de la Dirección General de la Guardia Civil, será también la más perjudicada: pasará de contar con 78.642 trabajadores en 2013 a disponer de 77.525 el próximo año. El número de laborales fijos se mantiene en 130 y el de laborales eventuales pasa de 52 a 32.
El otro gran pilar de las Fuerzas de Seguridad del Estado, la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, tampoco va a escaparse del ajuste de personal, aunque será más sutil. La previsión de los Presupuestos Generales del Estado avanza que su plantilla actual de 25.114 trabajadores descenderá en 2014 hasta 24.845 efectivos, un 1,1% menos. La categoría de funcionarios será de nuevo la que sufra la mayor reducción, frente al personal laboral fijo y laboral eventual, que apenas experimentará variaciones.
Negociación entre Interior y Hacienda
Interior había pedido a Hacienda que el próximo ejercicio se incrementaran las ofertas de empleo público para estos tres grandes cuerpos de funcionarios del Estado para poner fin a cuatro ejercicios seguidos en los que las plazas convocadas ni siquiera han cubierto la tasa de reposición (el porcentaje de bajas anuales sobre la plantilla total). 
En concreto, Interior solicitó que en 2014 se incorporaran tanto a la Policía como a la Guardia Civil en torno a 1.000 agentes. Pero Hacienda sólo ha autorizado a la Policía a ofertar 140 nuevas plazas y la Guardia Civil deberá conformarse con una cifra similar. En el caso de Instituciones Penitenciarias, el departamento que dirige Cristóbal Montoro directamente ha vuelto a prohibir por tercer año consecutivo la oferta de plazas.   
Los sindicatos de policía y prisiones y las asociaciones de guardias civiles denuncian que la calidad del servicio se verá mermada por la reducción de agentes y el envejecimiento generalizado de las plantillas. En la provincia de Zamora, por ejemplo, la edad media de los efectivos de la Policía Nacional se sitúa ya en 51 años. Además, la generación que se incorporó masivamente a las Fuerzas del Estado con la llegada de la democracia está cerca de la edad de jubilación. La pérdida de puestos puede arreciar en los próximos años si Hacienda no relaja las restricciones de gasto.
En prisiones juega a favor de los funcionarios el descenso que ha experimentado la población reclusa en los últimos meses por la aplicación de la reforma del Código Penal de 2010. Con todo, los sindicatos aseguran que hacen falta más funcionarios para garantizar la seguridad de los centros penitenciarios y la reinserción de los reclusos.

No hay comentarios: