SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 26 de octubre de 2013

Emma Goldman, la mujer que se convirtió en un estorbo para yanquis y bolcheviques


Hace un siglo, Emma Goldman una mujer luchadora y decidida dio todo lo que tenía de si para conseguir un mundo más justo, pacífico y en el que las injusticias sociales desaparecieran. Su infatigable trabajo por conseguir la igualdad entre hombres y mujeres y su pensamiento crítico sobre el sistema siguen estando de actualidad, a pesar de haber pasado cien años desde entonces. Muchos fueron los que dijeron que nació con varios siglos de adelanto.
Pero esa visión que tenía sobre el modelo de sociedad perfecto se convirtió en un estorbo para las autoridades de Estados Unidos, de donde fue expulsada y deportada a la Unión Soviética. Cuando fue juzgada, el presidente de la audiencia J. Edgar Hoover (conocido posteriormente por haber sido el más famoso de los directores que ha tenido el FBI) dijo sobre Emma Goldman que la consideraba una de las mujeres más peligrosas de América.
En realidad Emma era lituana de nacimiento, pero había huido hacia Norteamérica en 1884, cuando contaba tan solo con quince años, tras escapar de un matrimonio concertado que había apañado su padre, un hombre alcohólico, maltratador y machista.
Esto forjó el carácter de Emma siendo apenas una adolescente y a su llegada a los EEUU comenzó a relacionarse con grupos anarquistas, que por aquel entonces era una filosofía política muy extendida en su nuevo país de acogida.
Emma Goldman hablando a los asistentes a un mitin realizado en Union Square (New York) en 1916 (Wikimedia comm …
Durante las siguientes tres décadas participó en innumerables actos reivindicativos, convirtiéndose en una incansable luchadora, que defendió con uñas y dientes los derechos de centenares de trabajadores, en una época en la que eran frecuentemente pisoteados.

Su lucha reivindicativa como sufragista y encabezarse como líder del movimiento feminista le proporcionó un gran número de enemigos, quienes aguardaban cualquier pequeño indicio de ilegalidad para echarle encima a las autoridades.
A pesar de que en su Lituania natal no había podido terminar los estudios, en los siguientes años no dejó de formarse e instruirse. Siempre andaba acompañada de un libro, el cual leía en el primer minuto libre que disponía. Sus inquietudes intelectuales también ayudaron para formar su carácter fuerte y desafiante, teniendo un gran control sobre sus emociones y logrando que no le temblase la voz cuando tenía que enfrentarse a alguien, aunque en su interior estuviese nerviosa y temblando como un flan. Esa seguridad que proyectaba hacía que la viesen todavía mucho más peligrosa de lo que era.
Su fama como activista revolucionaria la precedía, siendo invitada en multitud de actos para dar charlas, mítines y gritar consignas que animasen a los diferentes colectivos a los que apoyaban desde la plataforma reivindicativa. Su creciente fama le reportaría más de un problema con la justicia.
El Chicago Daily Tribune culpó a Emma Goldman de ser la instigadora del madnicidio (Wikimedia …
El 6 de septiembre de 1901 el anarquista Leon Czolgosz, ferviente seguidor de Emma, tiroteó al Presidente de los Estados UnidosWilliam McKinley, falleciendo éste ocho días después. Emma Goldman junto a otras nueve personas fueron detenidas acusadas de ser cómplices del magnicidio.

Pero esta no fue la única vez en la que fue detenida, ya que se dieron varias ocasiones a lo largo de los siguientes años, la mayoría de ellas acusada de conspirar contra la ley. La prensa escrita también aportó su granito de arena en la persecución a la que se había sometido a Emma, entre ellos el diario Chicago Daily Tribune, quien la endemonió y culpabilizó de estar tras el asesinato del presidente.
Su activismo en pro del pacifismo la llevó a estar muy activa durante los años en los que se desarrolló la Primera Guerra Mundial, siendo innumerables los actos y protestas que encabezó; casi tantos como detenciones le proporcionaron, hasta que en 1919 (tal y como comentaba al inicio de este post) fue expulsada de EEUU y deportada a la Unión Soviética.
Pero el hecho de que llegase a la URSS, donde se había instaurado un gobierno bolchevique, no quería decir que Emma Goldman estuviera conforme de lo que se estaba haciendo desde el Kremlin, convirtiéndose en una pesada molestia para las autoridades soviéticas.
Organizó y encabezó varias sublevaciones anarquistas, en un tiempo en el que la ruptura con los comunistas era latente. Comprobó con desolación como la ansiada Revolución Bolchevique poco o nada había cambiado las cosas por allí.
Foto tomada a Emma Goldman en el momento de su deportación de EEUU en 1919 
Ahí comenzó un periplo por otros países, entre ellos Italia, Francia y el Reino Unido, donde intentó meterse en política, aunque se le impidió por todos los medios. También pasó por España en plenaGuerra Civil (donde permaneció entre 1937 y 1939), colaborando con el Frente de Aragón y dando su apoyo a los milicianos de la CNT. Allí conoció a Buenaventura Durruti, una de las figuras más destacadas del anarquismo español.

En 1940, a los 70 años de edad, Emma Goldman falleció en Toronto (Canadá) a consecuencia de una hemorragia cerebral. Su figura, lucha y pensamiento crítico con el sistema perduró a lo largo de los años, siendo hoy en día vigente en muchos aspectos.
Fuente: "Emma Goldman (An exceedingly dangerous woman)" documental filmado en 2003 por Mel Bucklin
FUENTE: YAHOO

No hay comentarios: