SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 22 de octubre de 2011

LAS BARRABRAVAS


Mientras la Justicia pone bajo la lupa el accionar y los vínculos de barrabravas, las batallas por el poder en las tribunas se vuelven más feroces
.
El 14 de mayo de 1939 jugaron Lanús y Boca en cancha del granate pero esa fecha quedó grabada en la historia del fútbol por algo ajeno a la pelota: ese día la violencia en el fútbol se cobró sus primeras dos víctimas fatales. Hoy, setenta años después, los muertos en las canchas y sus alrededores ya suman más de 240.
.
Y así como ha aumentado el número de víctimas, ha crecido el poder de las barrabravas. Negocios marginales en los que se mueve mucha plata, conexiones con la política, la Policía y el gremialismo, "códigos" mafiosos que parecen estar por encima de las pertenencias futbolísticas y una intrincada trama de protección y complicidades parecerían conjugarse en la explicación de un fenómeno que ya se ha convertido en peligro y amenaza social.
.
En los últimos días, distintos hechos han desnudado algunas de las características y alcances de estas organizaciones. El crimen de un joven en la puerta de un boliche de Berisso -por el que están imputados el jefe y otros integrantes de la barrabrava de Estudiantes- mostró la inserción de esta organización en el negocio de la noche y los métodos con los que manejaban esa actividad. .
A su vez, el avance de una causa en la que se investiga el ataque a tiros a un integrante de la barra albirroja -ocurrido hace 3 meses en las tribunas del Estadio Unico- descubrió una presunta conexión entre estos mismos barrabravas y por lo menos un policía del CoProSeDe, que ahora quedó preso. El operativo de detención de uno de los integrantes de la barra mostró también que se movilizaba en un Audi, lo que indicaría el nivel de dinero que manejan.A este cuadro se sumó una foto si se quiere reveladora: la que mostró juntos, en una movilización de un grupo de taxistas que tuvo lugar esta semana, a un ex jefe de la barrabrava albirroja, el Hache Alonso, con uno de los líderes de la barra albiazul, "El Volador".
.
¿Son taxistas o actúan como mano de obra al servicio de causas sindicales? Del Hache Alonso, el dato cierto es que está condenado por el crimen de un taxista. Y que accedió al beneficio de salidas transitorias de la cárcel cuatro días antes del último clásico. Abrazado con "El Volador", la foto de la movilización del jueves pasado pareció confirmar que entre "barrabravas", las rivalidades -como las afinidades- no son futbolísticas ni pasan por la camiseta.Se movilizan en autos caros; manejan armas; regentean boliches bailables; entran y salen de la cárcel; se unen en "causas gremiales"; actúan en conjunto con policías del CoProSeDe -el organismo que supuestamente existe para combatirlos-.
.
¿De dónde sacan plata y poder los barrabravas?
.
Algunas respuestas parecen insinuarse en las declaraciones que tomó el fiscal Jorge Paolini en la causa por el ataque a "El Uruguayo" -el integrante de la barra baleado en las tribunas el día que Estudiantes jugaba con Nacional por la Libertadores-. Uno de los testigos describió que el cobro del estacionamiento y el "canon" a los puestos de choripán es una "caja millonaria" que maneja la barra brava. Fuentes extraoficiales calculan que ese ingreso sería del orden de los 300 a 400 mil pesos por partido (en los de mayor convocatoria).
.
Los alrededores del Estadio parecerían entonces una "zona liberada" al dominio de barrabravas. Las peleas internas de la barra -cada vez más feroces- tendrían que ver con el manejo de estos negocios, que no son los únicos.AQUELLAS BANDERAS Y LOS NEXOS CON LA POLICIA¿Quién les garantiza protección e impunidad? Una clave -creen en ámbitos judiciales- estaría en la relación entre barrabravas y policías.
.
La detención, esta semana, de un funcionario del CoProSeDe revelaría algunos de esos nexos. Pero no se trata de una historia nueva. Hace algo más de tres años -en abril de 2006- se produjo un episodio durante un partido de Estudiantes con Gimnasia de Jujuy (en cancha de Quilmes) que mostró con nitidez la aparente combinación entre barrabravas y el CoProSeDe, dirigido en aquel momento por Mario Gallina. En aquel hecho se vio -y quedó documentado- que dos conocidos barrabravas de Estudiantes -a quienes la policía, sin embargo, definió en un informe oficial como "simpatizantes caracterizados"- actuaban coordinadamente con un policía para retirar banderas que -sintomáticamente- contenían insultos al titular del CoProSeDe (y también al ex intendente Alak).
.
Concretamente, se registró en fotos y videos que un uniformado retiró las banderas y se las entregó a esos miembros de la hinchada para que las "guardaran". Esa colaboración entre barrabravas y policías del organismo encargado de la seguridad deportiva se produjo a la vista de todo el mundo y ya mostraba una llamativa connivencia. Sin embargo, nunca se supo que se hubieran aplicado sanciones a los uniformados involucrados.
.
El CoProSeDe, inclusive, hasta intentó responsabilizar a Estudiantes, algo que no ocurrió por la intervención de un juez de Quilmes, quien además fue testigo de los hechos. Los "simpatizantes caracterizados" de aquel episodio fueron identificados por ese magistrado como Francisco De la Canal, alias el Charo, y Rubén Montero, alias El Morsa.
.
UN PRONTUARIO QUE CRECE
.
Aunque el crimen de Juan Andrés Maldonado, ocurrido el 8 de agosto pasado en Berisso, tal vez no figure en la lista de violencia que enluta al deporte más popular de los argentinos, hay algo que lo emparenta con igual espanto. Por su muerte, actualmente están detenidos el jefe de la barra de Estudiantes, Fabián Giannotta, y dos de sus principales laderos: Ariel "Gordo Pelín" Evrett y Carlos Felipe Garañá Morales. Están sospechados por ese asesinato y, además, por el ataque a un hincha en la tribuna del Estadio Unico. Pero no son los únicos: por el hecho en la popular albirroja, también están presos un funcionario del CoProSeDe, dos barras de Estudiantes y otros dos, Gustavo "El Conejo" Molina y Sergio "El Oveja" Orieta, aún siguen prófugos.
.
No es raro: esa gente, con el ex policía Giannotta a la cabeza, hace tiempo que protagonizan una salvaje guerra interna en la tribuna de Estudiantes."Es una guerra que divide a tres grupos", dice Rubén Pérez, titular del CoProSeDe, quien también ha sido señalado por un testigo como presunto encubridor de barrabravas. Según el relato del testigo del que se valió el fiscal Jorge Paolini para ordenar, por el ataque en la tribuna, las detenciones de los barras y de un policía, el titular del CoProSeDe no sólo "es el padrino del hijo de Giannotta", sino que también sería el destinatario del dinero que éste conseguiría del club para brindarle protección a él y sus "lugartenientes".
.
Esa protección, sospecha el fiscal, es la que habría permitido que Giannotta y los suyos se trasladaran con absoluta libertad la noche del 25 de junio pasado y, en plena tribuna sur del Estadio Unico, golpearan e hirieran de un balazo a Sergio "El Uruguayo" Chans, otro hincha también sospechado en su momento."Esa declaración es un disparate -se defiende Pérez-. Un intento por desprestigiarme. Yo a Giannotta no lo conozco. Soy víctima de una interna, de la interna que tienen los violentos en Estudiantes.
.
Y como a muchos de ellos los tenemos identificados y les aplicamos el derecho de admisión, inventan estas cosas para difamarme. Mi trabajo es complicado. Nadie sabe lo que tenemos que sufrir con mi familia. Pero si se inventan estas cosas, entonces significa que mi trabajo lo estoy haciendo bien".Para el titular del CoProSeDe, incluso, "todo se dificulta por la hipocresía de jugadores, dirigentes y hasta de periodistas. Conocen a esta gente pero miran para otro lado. El miércoles pasado 'El Hache' Alonso fue a la cancha de San Lorenzo a ver a Estudiantes. ¿Cómo hizo para conseguir una entrada si él no es socio? O en todo caso: ¿quién se la dio?".
.
El de las entradas gratis es otro de los grandes interrogantes. Nadie en el club asegura que se entregan pero lo cierto es que, según afirman las autoridades del CoProSeDe, tanto a los barras a los que se les aplica el derecho de admisión como a los que no, llevan consigo entradas de socios (en el caso de realizarse el canje de bonos), cuando es sabido que la mayoría no figura en los padrones societarios de Estudiantes. ¿De dónde salen esas entradas? ¿Quién las entrega?LA BATALLA SIN FINLas preguntas en este tema generan otras tantas y todo parece caer en un barril sin fondo al que no todos quieren asomarse. Pero lo que se ve causa asombro: en los últimos días se supo que Giannotta fue hasta el año 97 un cabo de la Policía bonaerense.
.
Pero hasta su detención por el crimen de Berisso, se asegura, no sólo lideraba la fracción más violenta de la hinchada de Estudiantes -llamada "la banda del túnel"- sino que, además, encabezaba una batalla por el reinado de esa tribuna contra otros dos grupos bien definidos: los comandados por "El Hache" Alonso y los que responden a Adrián "El Gato" Sosio, llamados "Los Leales" y que en su momento también estuvieron agrupados con "El Hache".Esta guerra empezó no hace tanto. O sí. Para trazar una fecha lo más cercana posible, habría que remontarse hacia 1995, cuando un tiroteo entre hinchas de Estudiantes que viajaban en micro a Tucumán terminó por dividir a la barra en dos fracciones.
.
Aquella vez nadie murió, pero al poco tiempo, en la previa del clásico nº 118, esas dos mismas bandas se enfrentaron a los tiros en los alrededores del viejo estadio de 1 y 57 y uno de ellos, en medio del descontrol, disparó contra un grupo de simpatizantes entre los que se encontraba Martín Orelli, un pibe de 14 años que murió tras 16 meses de agonía. Pero la brutal interna estalló con toda su furia en el año 2000, cuando el "Morsa" Montero cayó preso por el robo de una joyería y el reinado de la tribuna comenzó a disputarse entre los laderos de éste y los seguidores de "El Hache" Alonso (que estaba preso por homicidio), quienes no reconocían a los seguidores del "Morsa".
.
Por ese entonces hubo varios enfrentamientos en la cancha, en la calle y hasta en la estación de trenes local, donde el 3 de febrero de 2006 -con "El Morsa" ya liberado- uno de esos barras terminó baleado a quemarropa. A los dos meses, y en un hecho que muchos relacionaron con aquel incidente que dividía al "Morsa" con "El Hache", fue asesinado Francisco "El Charo" de la Canal.Seis meses después, en agosto de 2006 y también en cancha de Quilmes, existió otro enfrentamiento brutal entre los seguidores de "El Hache" y "El Morsa" por una bandera que, colgada supuestamente por Alonso -que estaba en libertad-, apoyaba al ex intendente Alak y pedía su reelección.
.
Aquella vez fue herido de un cuchillazo Iván Tóbar, uno de los laderos de "El Hache" y quien se decía que era empleado del Municipio e incluso uno de los "hinchas" de La Plata Fútbol Club, el equipo que se creó durante la gestión de Alak con supuesto apoyo oficial y que, se asegura, era alentado -en las tribunas- por barras de Estudiantes y de Gimnasia. El agresor de la cancha de Quilmes, se dijo en su momento, fue Gustavo Mastrovito, socio y amigo de Giannotta.Finalmente, tras el episodio de la bandera alakista, el "Morsa" volvió a la cúpula más alta de la barra albirroja pero duró poco: fue detenido tras atrincherarse en un edificio de 8 y 39 y estar varias horas "pegado" a un celular desde el que efectuaba distintos llamados.
.
La Justicia platense, curiosamente, nunca investigó aquellas llamadas para esclarecer cuáles eran los "contactos" del barra. Pero con él en la cárcel, su lugar fue ocupado por su entonces ladero: Fabián Giannotta, ya en ese entonces exonerado de la Policía Bonaerense.
.
MALDITAS CONEXIONES
.
Nada está probado en la Justicia y todo se resume a un vox populi conocido por varios de los que frecuentan la tribuna albirroja, pero algunos afirman que a quienes se les aplica actualmente el derecho de admisión son en realidad los que están enfrentados con Giannotta y los suyos. La barra hoy está dividida entre "oficialistas" -liderados hasta su encarcelamiento por el ex policía- y los "opositores", muchos de los cuales aseguran que la prohibición que recae sobre ellos no fue impuesta por el CoProSeDe sino por el propio Giannotta, quien aún mantendría línea directa con algunos de sus antiguos colegas."Todos los disidentes, como por ejemplo 'El Uruguayo' Chans y otros que ni siquiera pueden entrar a la cancha, están marcados por orden de Fabián", le dijo a este diario un hombre que supo compartir alguna vez el paravalanchas con los hombres en cuestión.
.
Es más: ese mismo hombre comentó que "la hinchada de Estudiantes contrata a trompetistas en todos los partidos. Esos trompetistas son de la Policía, es el coro que participa en los actos y que los domingos, a cambio de unos pesos, va a la cancha a hacer su trabajo y son protegidos por las propias fuerzas de seguridad".Pérez escucha estas acusaciones y niega todo: "nosotros no los protegemos. Los operativos de acompañamiento se hace con todas las hinchadas. Habría que preguntarle a la gente del club y a los jugadores, porque muchos de esos hombres que están acusados de barrabravas andan por el country de Estudiantes sin problemas".
.
La interna en la barra albirroja lleva años pero ahora parece estallar con más furia, tanto que esa división llegó hace poco a las tribunas del Estadio Monumental de River, cuando Argentina jugó contra Venezuela (en los partidos de la Selección no suele haber derecho de admisión) y desde una de las cabeceras se pudo leer una bandera clarísima: "Giannotta botón". Ese "trapo", dicen, fue colgado por la banda de "Los Leales".Historias y disputas al margen, lo cierto es que hace tiempo que los nexos de los barrabravas con la política, los sindicatos o las fuerzas de seguridad están bajo sospecha.
.
El problema no es nuevo como tampoco es exclusivo de un club.En setenta años murieron más de 240 personas por violencia en el fútbol. Representan casi cuatro muertos por año. La herida se abrió una tarde de 1939 y hoy, varios campeonatos y gobiernos después, sigue abierta y derramando sangre.

No hay comentarios: