SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

jueves, 8 de septiembre de 2011

Un testigo habría identificado al autor material del crimen de Candela

Un testigo de identidad reservada declaró ante la Justicia de Morón que el autor del crimen de Candela Rodríguez es un "transa que anda en el barrio" de la víctima, de nombre "Hugo" y quien "tenía problemas con la familia" de la niña asesinada, según pudo confirmar LA NACION.

A partir de este dato, tras esta declaración se detuvo a la que sería la sexta persona por este caso y se allanó su domicilio. Se trata de Hugo Elvio Bermúdez, apresado esta mañana en Villa Tesei.

De acuerdo a la declaración del testigo reservado a la que accedió la agencia Télam, éste afirmó: "El martes 23 del corriente, a la mañana, vi a Néstor (por el carpintero detenido Altamirano) junto a la mujer, que estaban con un bolso, un tupper, plata y unos pasajes. Que la mujer de Néstor, Nelly, estaba media rara que miraba para todos lados.

"Que por la tarde yo pasaba dando vueltas por el barrio y vi a Candela que estaba a la vuelta de mi casa. Que Néstor el carpintero le llevó comida, que el mismo martes Néstor y su sobrino que tiene unos 24 años, el cual es de tez blanca, ojos oscuros, de pelo negro, grandote y que tiene un Gol (sic) de color azul se llevaron a Candela, pero no por la fuerza.

"Que a Candela le prometieron que le iban a dar comida y ropa y la llevaron a la casa de Néstor y Nelly que queda en Charrúas 1081 de Villa Tesei.

"Que el martes a la noche cuando estábamos todos durmiendo, escuché cómo a alguien le tapaban la boca, unos pasos y como rasguñaban las paredes, que yo golpeé la pared y ahí empezaron a rasguñar, volví a golpear y después no escuché más nada.

"Que al rato, Mariela Jazmín y yo escuchamos una frenada de auto, por lo que salí y escuché a una nena que gritaba Ayuda, ayuda, y la subieron al Gol azul del sobrino de Néstor y se la llevaron para la casa rosa de la calle Kiernan.

"Que Nelly en verdad no se fue de viaje y el martes a la noche volvió, no sólo la vi yo sino todos.

"Que el miércoles pasé por la puerta de la casa rosa y los vi a Nelly y a Néstor adentro de la casa rosa. Que a la noche si pasabas por la casa rosa, escuchabas pasos y que se movían mesas.

"Que yo vi a Néstor que tenía pintura rosas en las manos, lastimado y un pelo largo negro enganchado de la uña.

"Que Hugo es un transa que anda en el barrio, y en la semana lo vi que fue a la casa rosa también.

"Que en la semana le mandó un mensaje a Mariela diciendo que se iba porque estaban haciendo allanamientos y tenía miedo y Mariela le dijo, bueno, pero a mi no me metas en tus quilombos.

"Que después de ese mensaje Hugo no apareció más. Que Hugo vive sobre la calle Kiernan llegando a Vergara, en una casa blanca con pared, con rejas rojas, con una puerta de chapa roja, en la esquina, que a la mujer de Hugo le dicen La Pato, porque se llama Patricia y tienen una camioneta blanca y una roja.

"Que tanto Hugo, Nelly y Néstor, iban y venían de la casa rosa. Que Candela estaba ahí adentro. Que el fin de semana antes de que aparezca muerta Candela el Gol de color azul del sobrino de Néstor daba vueltas por la zona.

"Que ese Gol, no sé efectivamente si es del sobrino de Néstor, pero va y viene de la casa de Néstor. Que uno de esos días lo vi a Néstor con una bolsa de color gris entrando a la casa, que la bolsa estaba vacía.

"Que Micaela me contó que tenía los ojos rojos cuando la mataron, como para afuera. Que un amigo mío Maxi también la vio a Candela caminado por la calle Bonorino (a dos cuadras de Kiernan).

"Que el día que vino la policía a la casa de Néstor estaba de viaje, pero en verdad Nelly estaba adentro.

"Que se comenta en el barrio que Hugo fue quien la mató, que a él se le fue la mano. Que Hugo conocía a Candela y a la familia y éste tenía problemas con la familia de Candela.

Los seis detenidos

El sexto hombre detenido, que estaría vinculado a la venta de drogas en el barrio donde vivía Candela Rodríguez, es el acusado de ser autor material del hecho. Se trata de un joven que vivía a pocos metros de la casa de la víctima y que fuentes de la investigación revelaron a LA NACION lo consideran como uno de los vendedores al menudeo de estupefacientes. Se trata de Hugo Elvio Bermúdez.

Bermúdez, un hombre vinculado a la venta de drogas, fue apresado esta mañana tras la declaración de un testigo de identidad reservada, que lo señaló como el presunto autor material del asesinato.

Por otra parte, los cinco detenidos por el secuestro y crimen de Candela Rodríguez, la niña de 11 años encontrada muerta una semana atrás, prestaban declaración ante la Fiscalía de Morón.

La Justicia intenta determinar el grado de participación que tuvieron en el hecho los primeros apresados.

Fuentes consultadas por LA NACION adelantaron que las pruebas contra este grupo serían irrefutables. Se trata de material genético hallado en la casa de una de las detenidas, Gladys Cabrera, situada en Kiernan 992, a tan sólo cinco cuadras de donde fue hallado el cadáver de la niña de 11 años.

Además de Cabrera, están detenidos Ramón Néstor Altamirano, un carpintero de quien se sospecha que alimentó a la niña en su cautiverio; Damián Valenzuela, de 44 años; el tornero mecánico Alfredo Monteros, de 36, y su padre, también llamado Alfredo, de 75 años.

Accedé a Candela: las diez claves de un caso con muchas dudas y pocas certezas

Según fuentes de la investigación, Valenzuela sería el propietario de una camioneta Renault Traffic que estuvo estacionada cerca de la casa donde se supone que estuvo cautiva la niña. Se sospecha que el vehículo fue utilizado para trasladar el cadáver hasta el lugar donde fue arrojado: en Cellini a metros de la colectora de la Autopista del Oeste.

Durante todo el día de ayer, los investigadores realizaron allanamientos en viviendas vinculadas a los demorados, entre ellas, un departamento de la calle Humberto I al 2700, del barrio porteño de San Cristóbal, con el fin de seguir buscando pruebas que permitan definir cuál fue el móvil.

"El gran misterio es el móvil"

Alfredo Meade, el juez bonaerense que está a cargo de la investigación del asesinato de Candela Rodríguez, defendió esta mañana su decisión de detener a los cinco sospechosos y aclaró que "no es posible" que se haya "plantado" en la casa de Kiernan al 900 el vaso en el que se detectó material genético de la víctima. Las declaraciones del magistrado se produjeron en medio de los cuestionamientos que familiares y vecinos de los arrestados lanzaron contra su decisión y la acusación de "perejiles".

"Esa hipótesis no la veo posible", afirmó el juez Meade, al ser consultado en una entrevista con el canal de noticias TN, sobre la eventualidad de que se haya puesto esa prueba para incriminar a los detenidos, una de las versiones que circularon en las últimas horas con insistencia.

El juez reconoció que "el gran misterio es el móvil" que tuvo la muerte de Candela, pero también la desaparición de la chiquita de 11 años antes de que se produjera el trágico final. El magistrado Meade también reconoció que "quienes estuvieron detrás de esto tienen altos niveles de eficiencia".

No hay comentarios: