SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 3 de septiembre de 2011

La heroica historia del bombero argentino que murió en las tareas de rescate


Sergio Villanueva falleció en el ataque del WTC, haciendo lo que más lo apasionaba; un amigo creó una fundación que lleva su nombre para honrarlo.

Se llamaba Sergio Villanueva y tenía 34 años. Su turno había terminado cuando ocurrió el ataque al World Trade Center, pero igual se sumó a sus compañeros bomberos para ayudar en medio del caos. Su destino fue fatal: murió junto a toda su brigada cuando las dos moles se desplomaron y la nube gris tapó gran parte de la ciudad.

Aunque había elegido un trabajo que implicaba una total entrega en pos de rescatar a personas en situación de riesgo, lo que le tocó vivir ese día fue inimaginable, aún para alguien como él, habituado al peligro.

Sergio es uno de los tantos rescatistas que murió ese trágico día. Foto: gentileza Consejo Nacional de Bomberos de la República Argentina

Sergio había nacido en Bahía Blanca, pero estaba radicado en Estados Unidos. Allí se convirtió en bombero. Había sido policía y detective de la división antinarcóticos. Pero siempre mantuvo su pasión de rescatar a personas en situaciones amenazantes e inseguras.

El 11 de septiembre de 2001, una hora antes de que ocurriera el atentado que desplomó a las Torres Gemelas, ya había terminado su turno. Pero como cada día, se quedó a desayunar con sus compañeros que ingresaban en la ronda siguiente, según contaron los miembros delConsejo Nacional de Bomberos de la República Argentina , donde aún descansa el casco honorífico que le entregaron a su presidente, en el primer aniversario del atentado, en honor al compatriota que antepuso la vida de otros a la suya.

Cuando se enteró de lo ocurrido, no lo dudó. Volvió a colocarse correctamente el equipo y se sumó al grupo de trabajo. Nunca regresó. Lamentablemente, él y sus compañeros de brigada murieron en medio del caos generado por la caída de las torres.

El casco simboliza el heroísmo del bombero argentino. Foto: gentileza Consejo Nacional de Bomberos de la República Argentina

HOMENAJE FUTBOLERO

Además del casco con el número 12 que el Consejo de Bomberos argentino exhibe con orgullo en su sede y de la pared repleta de fotos de rescatistas de diversos países que murieron en los ataques, el héroe argentino tiene su propio homenaje en la Gran Manzana.

En 2002, Jonathan Kanovsky, que fue amigo y compañero en Nueva York, fundó la "Sergio Villanueva Soccer Foundation", destinada a otorgar becas universitarias a jóvenes que aman tanto el fútbol como lo hacía su amigo argentino.

En la creación de la fundación también participó el teniente Joe Brosi, DT del equipo de fútbol del Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY), donde Sergio jugaba con la número diez. Un homenaje bien argentino para un bombero que entregó su vida para salvar otras.

No hay comentarios: