SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

jueves, 29 de septiembre de 2011

Cayó un integrante del cartel Los Zetas


LA PLATA.- En varios allanamientos en territorio bonaerense, la policía secuestró un embarque de más de 50 kilos de cocaína, valuada en más de 20 millones de euros, que estaba lista para ser enviada y comercializada en Portugal. También se detuvo a tres personas, entre ellas un presunto integrante del peligroso cartel mexicano Los Zetas.

Esta acción policial fue catalogada por el gobernador Daniel Scioli como "un nuevo golpe al narcotráfico", mien­tras que para el principal referente político de la oposición en la provincia, el diputado nacional Francisco de Narváez, es una inquietante prueba de la instalación de los "carteles" en el país.

Uno de los apresados fue identificado por la policía como Luis Rafael Ulibarri, señalado como supuesto integran­te del cartel Los Zetas, cuya elimi­nación hoy es una "prioridad" del go­bier­no de Méxi­co, según afirmó hace dos meses la procuradora general de ese país, Marisela Morales Ibáñez. La organización se for­mó en los 90 y es una de las que más preocupan a la DEA, la fuerza antidrogas del gobierno estadouni­dense.

Pero las actividades de esa organización clandestina no se limi­ta­rían al narcotráfico. Justa­men­te ayer Morales Ibáñez men­cionó a Los Zetas como parte de uno de los graves problemas delictivos de México: la trata de personas. Dijo que ellos recurren al tráfico de personas para financiar el narcotráfico, su prin­ci­pal negocio ilegal.

El secuestro del cargamento de cocaína de ayer fue el resultado de cinco allanamientos realizados en esta ciudad y en el partido de Lomas de Zamora, con la participación de policías de las Delegaciones Departamentales de Investigaciones (DDI) de La Plata, Necochea y Esteban Echeve­rría. El procedimiento fue bautiza­do Opera­ción Lisboa porque, según los investigadores, la cocaí­na iba a ser llevada a la capital portuguesa para comercializarla.

Ulibarri se había instalado en La Plata hace un mes, junto a Francisco Javier Núñez, un colombiano con nacionalidad mexicana. Ambos compraron un departamento sobre la céntrica avenida 7, a pocas cuadras de la Gobernación, y abrieron un local de ortopedia en la calle 6, a poca distancia de allí, con el nombre de Equipamientos Terapéuticos. Para la Justicia, ese negocio legal era sólo una pantalla para el verdadero comercio que ambos buscaban practicar: la venta de cocaína en Europa.

La policía tenía un dato preciso, aportado por un informante con identidad reservada: ambos inmi­grantes se proponían transportar la cocaína a Europa diluida en el gel de almohadillas térmicas para aliviar contrac­turas, un método novedoso para ocultar la droga.

La operación, se agregó, sería posible gracias a la asis­tencia del tercer sospechoso, el argentino Rubén Eduardo Reale, dedicado justamente a la fabri­cación de esas almohadillas. Y había, para el envío a Lisboa, una justificación excelente: los produc­tos terapéuticos serían exhibidos en una muestra especializada que tendrá lugar en esa capital euro­pea. De hecho, los sospechosos se proponían mostrar las almoha­dillas hoy en Expo Medical, en el centro de exposi­ciones porteño Costa Salguero.

Esos datos motivaron el inicio de una causa judicial por tráfico de drogas, que quedó en manos del juez federal Alberto Santa Marina, del distrito judicial Lomas de Zamora, y del fiscal federal Alberto Gentile. El nego­cio legal que serviría como pantalla para el tráfico de la cocaína está situado en Banfield.

Ayer, por orden judicial, la policía allanó cinco domicilios: la fábrica de Reale, otros dos inmuebles en tierras lomenses, el local de ortopedia y el departamento de la avenida 7 en el que se hallaron 48 panes de cocaína: unos 50 kilos. Pero la cantidad podría llegar al doble, ya que la policía secuestró también un millar de almohadillas y determinó que muchas de ellas ya contienen droga disuelta, en una proporción que aún se desconoce.

Los tres supuestos cómplices fueron detenidos y puestos a disposición de la Justicia, cuyos voceros confiaron a LA NACION que los apresados no habían llegado a hacer ningún envío de cocaína.

"Estamos muy atentos para evitar que estas organizaciones hagan pie en nuestra provincia", dijo Scioli, en una conferencia de prensa que brindó junto al jefe de la policía bonaerense, Juan Carlos Paggi, y a los titulares de las áreas de Investigaciones y de lucha contra el Narcotráfico de esa fuerza, Roberto Castronuovo y Rubén Lobos, respectivamente.

"Es un hecho gravísimo, que no da lugar a ningún festejo. Estamos convencidos de que cuando se permite el desembarco de estos carteles la batalla ya se perdió, se llegó tarde", afirmó Narváez, candidato a gobernador por la Udeso.

FUENTE: LA NACION

No hay comentarios: