SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

domingo, 14 de agosto de 2011

LA SEGURIDAD DE LOS CENTROS COMERCIALES, RISGOS POTENCIALES CONTROLABLES


ESTA NOTA ES PARTE DEL LEGADO DEL COMISARIO GENERAL JEFE REISZ.

Un excelente profesor, una verdadero profesional y un amigo del que solo nos quedan gratos recuerdos.

La seguridad de los centros comerciales. Riesgos potenciales controlables

Es muy difícil encontrar bibliografía en Internet que se ajuste a estas necesidades de determinar cuales son los factores que deben encararse en cuanto a la protección del patrimonio y de las personas en los centros comerciales, aunque en idioma Ingles, aun hay algunas publicaciones interesantes, y en la NFPA de EEUU hay mucho material sobre incendio, en español.

Es evidente que los dos temas, que se mencionan primordialmente, (proteger los bienes y proteger las personas) son de diferente índole y tratamiento, ya que en los Centros Comerciales, tiene una de las variables (el publico) con una muy alta rotación y con concurrencia masiva incremental, sobre todo en horarios pico y días feriados, fines de semana o fiestas y vacaciones, lo cual redobla los esfuerzos de control que deben dedicarse en esos objetivos, en relación con la tasa de población circulante.

Esto, además, no es simple, porque a esto se suma la necesidad de seleccionar el perfil de Vigilador-Guardia de Seguridad en connivencia con el tipo, categoría y status de esa población itinerante dentro de los centros comerciales. Por ello, tanto en este caso como en el de los destinados a algunos complejos residenciales, el hombre de seguridad privada, además de haber realizado los cursos de capacitación de al menos 60 horas, debe ser entrenado en otras disciplinas a saber:

  • Trato con el publico;
  • Trato con el cliente;
  • Derechos Humanos;
  • Negociación, Conciliación y Arbitraje (no mediación);
  • Lenguaje Corporal y Gestual;
  • Disuasión Presencial;
  • Legitima Defensa;
  • Primeros Auxilios, RCP;
  • Operaciones de evacuación;
  • Consignas y ordenes (cumplimiento, control y coordinación)

Por otro lado, el segundo aspecto que se debe considerar, es el del apoyo logístico, ya sea mediante equipamiento electrónico o por demanda en casos de necesidad, de las fuerzas policiales, bomberos o emergencias médicas.

Si separamos los medios y hablamos de Seguridad electrónica para centros comerciales, tendremos que evaluar los existentes y los que habrá que implementar (o recomendar) y que estarán dentro del siguiente orden:

  • CCTV (+ entrenamiento de operadores);
  • Alarmas de Incendio Detección (+ operadores que interpreten las señales);
  • Alarmas de Incendio Extinción Fijos (+ mantenimiento y control periódico);
  • Alarmas de Incendio Extinción Portátiles (+ mantenimiento y control);
  • Alarmas de Hurto, en los egresos del Centro (EAS = Sistemas de detección anti-hurto);
  • Alarmas de Robo (Tesorería, cajas de recaudación ventas, Cajeros Automáticos ATM, Sucursales bancarias en el Centro Comercial);
  • Alarmas de Robo (sectores especiales = Electrodomésticos, Depósitos de Víveres Secos y depósitos de víveres frescos o perecederos);
  • Sistemas de Control de Accesos;
  • Sistemas de Control de Ronda de Serenos-Patrullaje;
  • Sistemas de observación y antihurto en Docks de cargas y descargas;
  • Sistemas de detección perimetral;
  • Sistemas de observación y patrullaje de sectores de Parking.
  • Iluminación de emergencia;
  • Carteleria de señalización circulación de emergencias;
  • Sistema de Ordenes por altavoces;
  • Intercomunicación mediante Handie-talkie en VHF-UHF.

En cuanto a los medios logísticos exteriores, debe analizarse:

  • Tiempo de reacción para llamar a las autoridades/auxilio;
  • Tiempo de arribo de los medios de apoyo externo;
  • Medios de comunicación con las organizaciones de apoyo y seguridad publica.
  • Acciones no hostiles para conjurar o demorar la ejecución de las hostilidades de terceros.
  • Protección del público y autoprotección.

A todo esto debe sumarse, antes de implementar el servicio, la realización de un Estudio de Seguridad que involucre un mapa de riesgos, una estadística criminal en la zona, una verificación y categorización de vulnerabilidades, y todo esto dentro de tres etapas posibles, relativas al avance de quien quiere producir daño o sustraer bienes del establecimiento: El anillo exterior o vecinal, el anillo de la epidermis del edificio y el anillo del interior del establecimiento.

Es muy largo de explicar, y mas aun si nos referimos a la seguridad de sectores residenciales, condominios, Clubes de Campo, Barrios cerrados o edificios de alto riesgo.

Responsabilidad y Jurisdicción del Vigilador de Seguridad del Objetivo.

1. EL HOMBRE DE SEGURIDAD

1.1 Introducción: En los párrafos anteriores nos hemos dedicado a señalar algunos aspectos particulares que hacen a la evaluación de los hombres y/o mujeres que se desempeñaran en el área de seguridad.

A partir de este párrafo, entregamos un conjunto de disposiciones sugeridas, que hacen a un mejor control de los resultados de la faz preventiva de la Seguridad, basadas en que tanto la actitud, como la presencia del personal de la línea frontal de protección de planta es reconocido por su perfil disuasivo, de carácter profesional y forma parte de normas desarrolladas específicamente para el personal de seguridad, no dependiente de organismos oficiales.

Es importante que al realizar la auditoria o estudio de seguridad, se sugiera en caso de encontrar divergencias entre la presencia y la actitud de los hombres de seguridad, con las que enunciaremos a continuación, que se corrijan, para obtener una mayor sensación de orden y prolijidad que redundara en un mejor servicio de seguridad.

Lógicamente, se encontrarán algunos puntos que muy posiblemente se deban reconsiderar, según el tipo de tareas que realice este tipo de personal; pero en líneas generales, será conveniente que el personal de dirección tenga en cuenta los aspectos que presentamos, ya que éstos condicen con una realidad de trabajo.

Debemos considerar, que el personal de seguridad al igual que cualquier otro personal del establecimiento, es un reflejo de la empresa de custodia, sobre todo, en las oportunidades que un cliente se dirige a éste con el fin de realizar una consulta, ponerlo al tanto de una novedad, etc.
Tenemos que tener presente algo que ya hemos reiterado: cada lugar a proteger mediante elementos técnicos y/o humanos, tiene requerimientos particulares para cada caso; motivo por el cual, el contenido de éstas próximas sugerencias responden a un detalle general.

1.2. INSTRUCCIONES GENERALES PARA EL PERSONAL AFECTADO AL SERVICIO DE CUSTODIA Y VIGILANCIA.

Los criterios establecidos en la presente Norma, deberán ser cuidadosamente leídos, estudiados y practicados en forma rutinaria por todo el personal afectado a las custodias y vigilancias. No sólo quedan incluidos los Supervisores, Encargados, Jefes de Turno, sino que la lectura de este conjunto de normas, será extensivo al “personal del lugar”, a fin de que éste conozca los roles asignados a la gente que lo custodia.
Cada Servicio implementado, tiene ciertas particularidades específicas que obligan a adecuar las “operaciones” a las circunstancias generadas por el quehacer habitual del “custodiado”.

Estas variables, deberán ser tratadas en forma individual, clasificando las tareas en dos criterios de aplicación: “Criterio de Operaciones por Agenda” y “Criterio de Operaciones Extraordinarias”.
Los criterios mencionados y la planificación del desarrollo de las operaciones de custodias de carácter especial, serán tratadas en la Norma que publicaremos en un próximo número.
La presente Norma es de carácter general y se aplicará en todos los casos sin perjuicio de las disposiciones particulares que se establezcan para casos “especiales” o contingencias imprevistas.

2. SERVICIO DE CUSTODIA PRIVADA

2.1.1 ESTÉTICA

2.1.1.A Del Personal (Empresa contratada)

a) Se verificara si usa permanentemente traje de calle color gris (no saco de un traje y pantalón de otro), camisa y corbata; calzado de cuero con suela de goma antideslizante.
b) Se evitará el uso ostensible de alhajas y cadenas o llaveros voluminosos. La ropa deberá estar correctamente planchada y limpia, dando sensación de frescura y elegancia, dentro de un marco de sencillez y solemnidad.
c) Se observarán todas las reglas de aseo e higiene.
d) Cabello corto (no melena).
e) Corte de barba, bigote, etc.
f) Limpieza de uñas, antitranspirante, etc.
g) Zapatos lustrados y con los cordones anudados.
h) El personal uniformado utilizará el uniforme que corresponda a la estación del año (invierno…verano) con las mismas consideraciones que las explícitas en el párrafo a., llevando además, los elementos adicionales que correspondan, según el lugar de desempeño del mismo (correaje, armamento, gorra, transceptor de VHF-UHF,…etc.).

2.2.1. ÉTICA

2.2.1. B Línea Jerárquica.

Se respetarán todas las instancias establecidas en la organización interna de la empresa. Las inquietudes personales y del servicio se canalizarán siempre a través de la línea de dependencia, quedando expresamente prohibido hacerlo por otro conducto.

2.2.1.C Trato entre el personal integrante del servicio.

a. El encargado de cada equipo será el único que está autorizado para dar órdenes y controlar su cumplimiento.
b. Estará prohibido el tuteo durante la ejecución del servicio, debiendo en todos los casos anteponerse el término “Señor” a la nominación del apellido y excluirse los nombres de pila en sus formas normales, diminutivos, apodos o alias.
c. Deben “limitarse” las conversaciones ajenas a las funciones que se cumplen.
d. Los diálogos entre el personal de custodia y/o con el supervisor, deberán ser realizados en voz baja, tratando de evitar la trascendencia del contenido a terceros.

2.2.1.D Trato con terceros afines o relacionados al servicio.

a. No deberá darse a conocer la actividad que se cumple, horarios, destinos, etc. , excepto al personal de guardia de la misma empresa y/o de su Central de Operaciones.
b. Las conversaciones serán limitadas a lo estrictamente necesario, en términos y tono correcto.

2.2.1.E Trato con las personas y bienes a custodiar.

a. Se limitarán las conversaciones innecesarias y ajenas a la función que se cumple.
b. No se requerirán informes relacionados con la actividad empresaria o privada.
c. Aunque, se brinde, no se tomará confianza de ninguna naturaleza. No se plantearán pedidos, recomendaciones, etc. tanto para sí como para terceros (parientes, amigos, conocidos o colegas).
d. En todo momento y lugar el trato será afable, usando términos correctos y mesurados, dejando reservada la energía y los apasionamientos violentos para el momento de la acción.

2.2.1.F Actitudes del personal en el servicio.

a. Deberá, por todos los medios, pasar inadvertido durante la ejecución de un servicio. Pararse correctamente en el lugar asignado, no apoyarse en las paredes (postes, etc.) estando de pie.
No hacer ostentaciones. En caso de estar sentado, hacerlo con prestancia, evitando mostrar letargo o languidez. Por ninguna circunstancia, deberá quedarse dormido o desatento y en caso de no encontrarse en condiciones de realizar el servicio, comunicará esta circunstancia al supervisor, para su inmediato relevo. El supervisor adoptará idéntico temperamento consigo mismo en casos análogos, solicitando su relevo a la Jefatura de Seguridad del lugar y al representante legal de la empresa a la que pertenece.
b. No fumar ni ocupar las manos durante el servicio, estar siempre listo para hacer uso de su arma.
c. No distraerse leyendo, escuchando música u observando cuestiones que no hagan a la función específica.

2.2.1.G Actitudes del personal durante las pausas del servicio.

a. Deberá mantenerse la corrección en el vestuario.
b. Descansar en actitudes correctas.
c. No entablar conversaciones con desconocidos, en especial si se trata de personas del sexo opuesto.
d. Las armas largas serán descargadas y guardadas en su estuche dentro del armero de la Consola de Seguridad.
e. No distraer al personal de porteros, custodias de accesos, etc. en el cumplimiento de sus tareas.

2.3.1 PROFESIONALIDAD

2.3.1.A Presentación al servicio.

Antes de iniciar cada servicio deberán:

a. Constatar las novedades y órdenes del servicio del día.
b. Controlar el cierre y seguro de las puertas, portones, puertas rejas, puerta pasa dinero, vidrieras, puertas interiores y exteriores, ventanas y ventanillas, claraboyas y ventiluces.
c. Inspeccionar y limpiar la mirilla de seguridad de la puerta de calle (ingreso de personal).
d. Revisar que la ropa esté en perfecto estado de uso.
e. Comprobar que los elementos asignados para la realización de su tarea diaria estén completos y sin novedades que dificulten su labor.
f. Verificar el correcto funcionamiento y novedades de la consola de seguridad.
g. Comprobar la portación de toda la documentación personal y credenciales.
h. Conocer perfectamente las consignas específicas del día, para la ejecución del servicio, las variantes posibles, así como la ubicación de las Comisarías de Policía, hospitales y centros de asistencia médica próximas al objetivo.
i. Asegurarse de conocer los medios disponibles para dar aviso en caso de emergencia y verificar su óptima condición y estado.

2.3.1.B Del personal de custodia.

a. Deben dominar el uso del arma que se les provee.
b. Antes de iniciar todo servicio deben comprobar la limpieza, lubricación y funcionamiento del armamento y del equipo técnico que se les provea.
c. Hacer uso del arma sólo en caso de agresión por las armas hacia la/s persona/s custodiada/s o el (los) vehículo(s) de transporte de valores [represión] o ante la evidencia de que ello ocurrirá.
d. Antes de hacerlo debe analizarse el riesgo de vida que puede/n correr la/s persona/s custodiada/s.
e. Evitar toda confrontación armada que implique poner en peligro la integridad física de los clientes del lugar, su personal, a sí mismo o a transeúntes ocasionales que transiten por el lugar.
f. Pudiendo las situaciones variar al infinito, no es posible concretar un curso de acción particular para cada caso. Por ello se recomienda:

f.1 Ser perspicaz.
f.2 Mantener un total dominio de sí mismo.
f.3 No ingerir alimentos o bebidas que condicionen sus reflejos naturales.
f.4 Mantener un óptimo estado de salud. No se podrá prestar servicio si las condiciones de movilidad del vigilador o custodio están limitadas por elementos inmovilizantes, tales como “yesos”, “férulas”, “mitones”, “tractores cervicales” o cualquier otro elemento “físico” ajeno a su equipo standard. Tampoco se permitirá la permanencia “en servicio” de aquellas personas que estén medicadas con tranquilizantes, psicofármacos, depresivos, anfetaminas, estimulantes, ansiolíticos o drogas de cualquier índole, de uso permanente.
f.5 Todo el personal de seguridad deberá someterse a un exámen médico anual de rutina y eventualmente a exámenes de mayor periodicidad, si las circunstancias así lo indicasen. Estos exámenes deberán complementarse con exámenes de aptitud psicológica ante situaciones de extrema criticidad, por ante profesionales expertos en psicología laboral aplicada.
f.6 Evitar apresuramientos.
f.7 Encuadrar la iniciativa personal dentro de los justos límites y orientada al cumplimiento de su misión particular.

Durante los desplazamientos dentro del local.

g. Mantener un apresto permanente y no distraerse.
h. Mantener bajo permanente vigilancia el sector de responsabilidad asignado.
i. Observar las previsiones establecidas sobre coordinación y apoyo mutuo.
j. Durante los desplazamientos a pie fuera del local.
k. Se adoptará esta alternativa cuando una persona custodiada se desplace de dicha manera o el tránsito vehicular así lo imponga.
l. Permanecer próximos a la persona custodiada (no pegados), adoptar el dispositivo de seguridad preestablecido y tener en cuenta lo señalado precedentemente en f.

2.3.1.C Del Jefe (Encargado) del equipo de custodia.

Constituye el único nexo de comunicación entre la empresa y el lugar, en forma directa o a través del Jefe de Servicio, según organización del mismo. En ese carácter velará por el prestigio e imagen del lugar y de la empresa, cumpliendo y haciendo cumplir estas instrucciones y las particulares que se le impartan.
En especial tendrá en cuenta que:
a. Es el responsable directo de la disciplina de todo el personal que integra el equipo (vigiladores y custodios).
b. Debe controlar el cumplimiento de las actividades previas expresadas precedentemente para los vigiladores y custodios.
c. Debe asignar misiones y sectores de observación y represión (en su caso) a los integrantes de su equipo en consonancia con las instrucciones específicas impartidas por la empresa y por el Establecimiento.
d. Es el único que acordará con las personas custodiadas respecto de:

1. Horarios.
2. Puestos de vigilancia.
3. Señales de reconocimiento.
4. Todo otro aspecto que requiera coordinación a ese nivel.
5. Lugares de permanencia del equipo durante el servicio, donde se lo determinará expresamente a través de la directiva de integración del servicio que establezca el Jefe del Servicio.

2.4.1 PREVENCIÓN DE ACCIDENTES.

Se debe hacer hincapié en lo siguiente:

a. Evitar correr o desplazarse a velocidad.
b. Evitar el manipuleo innecesario del armamento, munición, explosivos y/o defensas químicas.
c. Comprobar antes de cargar, el funcionamiento del seguro del arma.
d. En todos los casos y sin excepción las armas serán cargadas y descargadas por el encargado (Jefe) del equipo, quién realizará estas operaciones al inicio y al término de cada servicio en la forma y lugar preestablecidos en normas particulares.

2.5.1 PROHIBICIONES.

Verificar que no se produzcan los siguientes hechos:

a. Hacer ostentaciones de cualquier tipo, especialmente con las armas, gestos y actitudes.
b. Dejar las armas dentro de los locales de público y a la vista, en condición de abandono, durante las pausas del servicio.
c. Requerir información de cualquier tipo a las personas a custodiar.
d. Entablar diálogos mientras se está en servicio, tanto entre el personal de custodia como con las personas a custodiar y terceros ajenos.
e. Divulgar informes o hábitos que se conozcan de las personas o bienes a custodiar (lugares donde concurre, horarios, etc…).
a. Producir informes referidos a la empresa para terceros.
f. Llevar, durante la ejecución del servicio, cualquier elemento de “distracción” (diarios, revistas, radio portátil, etc…).
g. Observar en las pausas de actividad (lapsos de espera), actitudes que no condicen con la ética profesional, tales como dormir dentro de los locales u observar conducta impropia.
h. Sobrepasar las instancias normales de obediencia establecidas (Encargado de Equipo, Jefe de Equipo, Jefe de Servicio, etc…), o recurrir a terceros no incluidos en la misma tanto por cuestiones del servicio como por asuntos personales de cualquier índole.

2.6.1 RECOMENDACIÓN ESPECIAL

El estricto cumplimiento de la presente recomendación, y la instrucción particular impartida asegurará:

a. El eficaz cumplimiento del servicio.
b. El mantenimiento de la fuente de trabajo.
c. El derecho de reciprocidad y consideración ética y profesional.
d. La anulación o disminución sensible de riesgos naturales y propios de la actividad.
e. La configuración del propio prestigio personal en el concurso de terceras personas relacionadas.

2.7.1 RELACIÓN ENTRE EL HOMBRE DE SEGURIDAD Y EL MEDIO QUE LO RODEA

Hasta el momento nos hemos dedicado a interiorizarnos sobre la evaluación y control de auditoria de los hombres de Seguridad, el establecimiento y los sistemas que conforman los equipos de Seguridad Electrónica, mediante la exposición de los distintos elementos que se utilizan generalmente (consolas de control, centrales de alarmas, monitores, cámaras de CCTV, sensores, etc.) para “asegurar” un determinado lugar.

Pudimos observar, según surgirá del informe y prognosis resultante de los estudios de vulnerabilidades, organización y métodos, comportamientos, etc., que las instalaciones pueden responder a diseños simples, y en otros casos y por específicos requerimientos de complejidad, dependientes de sistemas automatizados y/o computarizados.

También se constatara, como se están aplicando estos sistemas para cubrir las variadas necesidades de protección (intrusión, robo, incendio, averías en instalaciones, etc.) de un establecimiento, a tal punto, que la detección de una irregularidad no pase inadvertida, a los efectos de ser controlada en el menor tiempo posible. Pero esta eficacia tendrá buenos resultados, en tanto que el diseño del sistema sea correcto y realizado por personal idóneo, que tenga por objetivo fundamental, proveer un sistema coherente a las particulares necesidades del lugar a proteger.

Reiteramos que estos Sistemas Electrónicos, representan un inapreciable apoyo para el personal que tiene a su cargo la seguridad del establecimiento, su contenido y público.

A partir de ello, creemos que debería dedicarse especial énfasis al grupo de personas que en una empresa, fábrica, edificio público, etc., se las conoce como “personal de seguridad”. Estos, como podemos apreciar, tienen distintos roles que se identifican según la misión que deban cumplir en el lugar de trabajo; y por otra parte, habremos evaluado qué características se deben tener en cuenta para su preselección y/o contratación.

Cabe destacar que en la actualidad y dado el modus operandi de la delincuencia en los lugares de concentración de mercaderías y público, ya no se ve al personal de seguridad como un elemento que provoca reticencias en el cliente, ya que este no se siente controlado, sino por el contrario: custodiado.

Hoy en día no es una novedad que a un cliente le hurten su billetera o cartera mientras realiza compras en supermercados, almacenes u otros tipos de comercios, o que en las playas de estacionamientos de estos establecimientos se sustraigan efectos de los vehículos que se encuentran estacionados.

Tampoco llama la atención, que empleados deshonestos, hurten o faciliten posibilidades para que se logre un ilícito en detrimento del establecimiento.

Ante estas y otras situaciones delictivas, es de importante interés considerar la presencia de calificado y competente personal de seguridad. Asimismo, crear la conciencia de seguridad mediante campañas de publicidad, ya sea para el establecimiento o para el público que accede al mismo, es una necesidad empresaria para evitar pérdidas y/o desprestigio.

Por ejemplo, en varios supermercados y tiendas norteamericanas, en el momento en que el personal de seguridad detecta un ilícito se lo trata de fotografiar o filmar, para posteriormente exhibirlo al público. Inclusive, en el caso de que el hecho es descubierto gracias a la buena voluntad de un honesto cliente o que éste se ofrece como testigo del hecho, el supermercado dispone un reconocimiento o gratificación para este cliente.

Por último, recordemos que ante la detección de un evento irregular, el hombre de seguridad, convenientemente capacitado, debe responder en consecuencia.

En el ambiente de comercialización donde se producen y se venden productos a un precio superior al costo, no siempre las ganancias se obtienen en el margen establecido matemáticamente de la diferencia entre costo y precio de venta. Los beneficios de la actividad sufren un constante drenaje ocasionado por el deterioro de la mercancía y de los abusos cometidos con los mismos, procedimientos inadecuados de contabilización y control, actividad deshonesta de los empleados y acciones delictivas procedentes del exterior. Con el objeto de maximizar los beneficios y funcionar sobre una base competitiva, estos establecimientos necesitan un programa efectivo de seguridad.

2.7.1 EVALUACIÓN DE PÉRDIDAS EN EL ESTABLECIMIENTO

Las pérdidas acumuladas por indisponibilidad de mercaderías (destrucción, obsolescencia y desaparición), deben ejercer la presión suficiente para establecer la necesidad de la demanda de “investigación” y “control”. Para ello, es necesario contabilizar las pérdidas sufridas por cada uno de los tres rubros determinantes de pérdida, a lo largo de un período determinado por el tamaño del negocio: “Destrucción”, “Obsolescencia” y “Desaparición”. El lapso de tiempo a considerar en cada inventario de pérdidas, no deberá ser inferior a un mes ni superior a un año.

El rubro “Destrucción debe caer bajo la responsabilidad y control de quienes verifican las existencias en las estanterías o góndolas, informando todas las situaciones y hallazgos, al sector administrativo, para su volcado en archivos de registración continua, preferentemente computerizados, de donde se puedan requerir reportes semanales, selectivos. Estos reportes darán la pauta de cuál es la mercadería y dónde está ubicado el sector con mayor incidencia de pérdidas, a fin de comprometer una mayor supervisión sobre dicha mercadería o disponer un traslado de la misma.

La “Obsolescencia” o “Envejecimiento” merecen una constante atención combinada de los supervisores de venta y los niveles gerenciales, ya que los elementos que permanecen prolongados períodos de tiempo sin venderse en las estanterías, no sólo son bienes que han perdido interés para los consumidores, sino que además de ocupar espacio vital y presentar un costo determinado y sin rentabilidad, están sujetos a envejecimiento constante hasta la pérdida total de su vida útil.

El rubro más preocupante es el de la “Desaparición” de mercaderías existentes dentro del establecimiento. Para controlar estas pérdidas en forma efectiva, hay que comenzar por determinar la naturaleza de las mismas y luego aplicar las medidas de control de riesgo específicas. Las investigaciones en esta materia, de mayor importancia, son internas por naturaleza, inicializadas sobre la base de la información recibida por investigadores encubiertos en el rol de pseudo-empleados o pseudo-clientes, otras fuentes obtenidas o generadas por el responsable de la seguridad interna y las procedentes de los niveles gerenciales.

Mientras una “rutina” puede desarrollarse con miras a ser considerada como una “investigación”, esta última jamás deberá convertirse en “rutina”. No debe asumirse jamás que la pérdida de existencias será un simple “papeleo administrativo”, ya que los autores de dichas pérdidas serán beneficiados por la consecuente ausencia de control, debida a la “indiferencia” o “ignorancia” irresponsable obteniendo mayor impunidad en su actividad. Mientras que los desbalances de los inventarios son a menudo el resultado del manejo erróneo de los listados de control, el trabajo del investigador consistirá en probarlo (o probar el robo de los mismos) y proceder en consecuencia con su investigador.

2.8.1 PERFIL DE LA FUNCIÓN DEL GUARDIA DE SEGURIDAD

La función básica del “Vigilador” es estar alerta y observando para descubrir cualquier situación fuera de lo normal, para dar aviso de dicha novedad. Este hombre debe recibir ayuda de inmediato, en cuanto da el aviso correspondiente, ya que de tener que actuar en forma individual, dejaría de prestar el “rol” desempeñado como “vigilador”, para convertirse en “Custodio”.

El “custodio” tiene asignado un objetivo determinado y su efectiva protección y resguardo dependerá enteramente de él, sin importar los hechos que se produzcan fuera del ámbito de su jurisdicción inmediata. Su atención primaria será hacia su objetivo principal y deberá ser adecuadamente autosuficiente para contrarrestar cualquier riesgo alarmado de su incumbencia.

Cuando las misiones y objetivos del personal de prevención de ilícitos de un establecimiento, comienzan a entrelazar sutilmente las responsabilidades asignadas primariamente a un “Vigilador” y a un “Custodio”, el hombre se convierte en un “Guardia de Seguridad” y su carácter de tal, superlativiza su importancia y determina exigencias especiales para su correcta selección y asignación.

Carlos F. Reisz

Ha sido Comisario General de la Policía Federal Argentina
Master en Investigación Operativa

Profesor del Instituto Universitario de la Policia Federal
Miembro del Comité de Normas del IRAM en temas de Seguridad
Miembro de integrar la "Sala de Comisarios Generales" de la Policia Federal Argentina y el Comite de Investigaciones Preventivas Criminologicas