SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 9 de agosto de 2011

Cómo vivió Wall Street el "lunes negro"

NUEVA YORK.- "Incredulidad y desesperación". Así resumió un prestigioso operador financiero argentino que trabaja en Wall Street lo que palpaba el lunes en los mercados.

"Veías que la cosa se estabilizaba un poco y a los 20 minutos caía como una papa una y otra vez. Nadie sabía cuándo iba a parar", relató.

Sobre todo, dijo que la sensación en el aire era de poca comprensión. "La explicación fácil es decir que fue por el downgrade de Standard and Poor´s y el miedo a que EE.UU. no sea solvente. Pero si mirás los bonos de Tesoro, hoy subieron. Lo cual dice que en un momento de crisis, si la gente se refugia en ellos es porque considera que las otras opciones son peores y en términos relativos sigue creyendo en el país".

"Nadie sabe qué va a pasar. El mercado se comió un gomazo como no pasaba desde 2008. Fue un movimiento muy fuerte de la estantería, no fue broma, pero no hay apuestas a un cambio radical. Los de Standard and Poor´s tampoco tienen tanta autoridad, tuvieron errores serios anteriormente", recordó.

Algunos profesionales de Wall Street consultados por esta periodista minimizaron el asunto. "Se cayó todo, así que, si nos apuramos, nos vamos a poder comprar una casa más grande en los Hamptons por la gente forzada a vender, antes de que todo se recupere", dijo uno, buscándole el ángulo positivo a las vacaciones en las playas de Long Island que se vio forzado a interrumpir. Varios otros hicieron referencia la incertidumbre: "Volver a oficina para esto. Si igual nadie tiene idea de lo que va a pasar, era lo mismo quedarme en traje de baño, ojalá lo hubiera hecho, porque que los mercados iban a caer ya lo sabía todo el mundo y era de lo único que se hablaba en la playa, la única sorpresa fue la violencia con la que lo hicieron", resumió otro.

"Es particularmente raro, porque EE.UU. está saliendo aunque lentamente de la recesión y las empresas se están llenando de dinero porque aprovecharon la crisis para echar gente y hacer una limpieza profunda. Las ganancias corporativas están creciendo y los bonos de los banqueros -quizá también porque hay menos, dado que perdieron su trabajo tantos- de vuelta son impresionantes. Así que hay variables que empujan hacia un signo positivo en la economía, pero los problemas políticos y fiscales lo tiran para abajo", agregó.

Arturo Poiré, sociólogo argentino que trabaja desde hace varios años en la industria financiera americana, dijo que se dio el caso de una tormenta perfecta. "Se combinaron factores como la crisis europea que no parece que esté cerca de una resolución que calme a los mercados y los problemas políticos y fiscales de EE.UU. con la memoria colectiva que tienen los inversores de 2008, que los lleva a reaccionar de manera mucho más fuerte ante los movimientos del mercado que antes de la crisis. Es como comparar, en la Argentina, la reacción que puede tener la gente antes o después de haber vivido una hiperinflación ante la noticia de una inflación aunque no sea ésta inicialmente mayúscula, o a noticia de que el dólar sube más de lo que se esperaba", concluyó.

No hay comentarios: