SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

domingo, 31 de julio de 2011

Recrudece la ola de secuestros exprés

Los secuestros exprés vuelven a golpear con fuerza el área metropolitana: sólo en los últimos diez días se dieron a publicidad once hechos, lo que marca un recrudecimiento, admitido por numerosos jefes policiales consultados por LA NACION.

A diferencia de lo ocurrido en 2002, durante la poscrisis, cuando se denunciaban 20 secuestros por mes, en esta nueva ola los delincuentes no sólo llevan a las víctimas a recorrer cajeros automáticos, sino que también les desvalijan las viviendas.

Tal como ocurre con las estadísticas del Indec, el Gobierno subvalora las denuncias de estos hechos y, en vez de catalogarlos como secuestros exprés, los incorpora al rubro privación ilegal de la libertad, un delito que tiene una pena mucho menor.

Para aplicar el criterio de considerar los secuestros exprés como hechos de privación ilegal de la libertad, las autoridades tuvieron en cuenta la duración y la ausencia de un llamado extorsivo.

César Rodríguez, un empresario de Haedo; José María, de Capital; Cecilia, una vecina de Almagro; Evangelina Scavaglieri, de La Tablada; un taxista de Belgrano, y el coreógrafo y bailarín de tango Juan Carlos Copes fueron algunas de las víctimas de la actual ola de secuestros exprés.

También fueron secuestrados un joyero de San Isidro, una pareja en Parque Chacabuco, un vecino de Florida, un médico en Ramos Mejía y un habitante de Lomas de Zamora.

Todos ellos pueden dar cuenta de que la extorsión existió. Los delincuentes los amenazaron con que si no entregaban dinero, la clave de la tarjeta de débito o el automóvil, o si no los llevaban a sus casas, los mataban. O sea que fueron extorsionados por los malvivientes que los tenían cautivos.

Según fuentes policiales, uno de los elementos que provocó este cambio en la forma de operar de los secuestradores es el factor económico.

"Los malvivientes que se dedican a cometer esta clase de delitos saben que la gente tiene más plata en la casa porque en los cajeros automáticos no permiten realizar extracciones superiores a dos mil pesos", expresó un investigador de la policía bonaerense.

Otro de los factores que provocó el crecimiento de esta modalidad delictiva está relacionado con los robos de automóviles. Debido a las nuevas tecnologías que incorporaron el sistema de llaves computadorizadas a los vehículos de alta gama, estos rodados ya no pueden ser robados con "yuga" o "ganzúa", cuando están estacionados en la vía pública.

Entonces, los asaltantes comenzaron a robar a mano armada para obligar a los dueños de los vehículos a que les entregaran las llaves.

En casos como el de Evangelina Scavaglieri, de La Tablada, el robo de un automóvil se transformó en un secuestró exprés. La mujer fue interceptada por un grupo de delincuentes cuando salía de la casa de su suegra, la obligaron a abordar su Chevrolet Cruze y la llevaron cautiva junto con su hijo, de 11 años.

Una hora después, ambos rehenes fueron liberados sanos y salvos en Villa Lugano. Los secuestradores se llevaron el automóvil de la mujer.

Al igual que en varios de los 11 secuestros exprés relevados por LA NACION en los últimos diez días, el caso de Scavaglieri puso al descubierto serias falencias en los controles policiales.

Los malvivientes que tomaron cautiva a la mujer en La Tablada pasaron con total impunidad desde esa localidad hacia la Capital, sin que los policías asignados a los puestos en los cruces de la avenida General Paz revisaran el vehículo.

Esta circunstancia se repitió en el secuestro del empresario César Rodríguez, quien fue tomado cautivo cuando salía de la Autopista del Oeste. En el trayecto hacia su casa, en Haedo, y hacia la vivienda de su hijo, en Castelar, pasó por un control policial y a ningún uniformado le llamó la atención el hecho de que en un automóvil de alta gama, cupé, diseñado para el conductor y un acompañante fueran cuatro personas.

A Rodríguez lo secuestraron en el cruce de la Autopista del Oeste y la avenida General Paz, una zona en la que, al igual que el cruce con la Panamericana, no hay vigilancia debido a que es un área gris, donde ni la Policía Federal ni la bonaerense se hacen cargo de patrullar.

"Uno tiene la sensación de que pueden estar con vos diez días dando vueltas y nadie se va a dar cuenta. Tienen vía libre", dijo José María, de 37 años, que estuvo cautivo dentro de su propio auto, junto con su hija, de seis años.

Dinero en la casa

"También influyó en el crecimiento de esta modalidad delictiva el cambio de hábitos de la gente. Hace ocho años, no había tantas personas bancarizadas. Además, en esa época, los 1000 o 1500 pesos que tenían como límite de extracción los cajeros automáticos representaban para una gran parte de los trabajadores la totalidad de sueldo. Pero, debido a la inflación, esa cantidad de dinero constituye en muchos casos la mitad o un 30 por ciento de los sueldos. Por eso, la mayoría de la gente volvió a llevar dinero a su casa y los delincuentes van donde está la plata", explicó un investigador de la Policía Federal.

Los secuestros exprés también dejan secuelas en las víctimas, así lo resumió José María: "Cuando te obligan a ir a un cajero o a tu casa y te roban, es como pagar tu propio rescate".

LOS HECHOS
19 DE JULIODe San Cristóbal a Villa Madero

José María, un empresario de 37 años, fue secuestrado cuando dejaba a su hija, de 6 años, en la puerta del colegio, en San Cristóbal. Los delincuentes lo obligaron a retirar dinero de un cajero automático y los abandonaron en Villa Madero.

21 DE JULIODe Belgrano a San Fernando

Un taxista, de 40 años, fue secuestrado en Belgrano por dos delincuentes que lo llevaron cautivo hasta San Fernando y le exigieron que entregara la recaudación del día para no matarlo. Por este hecho hay un detenido, que había salido una semana antes de la cárcel de Campana, donde estuvo preso, acusado de integrar la banda de Raúl "Chirola" Monti, que se dedicaba a cometer secuestros exprés en 2002.

22 DE JULIODe Ramos Mejía a Morón

El coreógrafo y bailarín de tango Juan Carlos Copes fue tomado cautivo cuando manejaba su automóvil por Ramos Mejía. Los delincuentes lo obligaron a ir a su casa, en Morón, y allí le pegaron y robaron 700 pesos y alhajas.

23 DE JULIODe La Tablada a Villa Lugano

Evangelina Scavaglieri y su hijo, de 11 años, fueron tomados cautivos por un grupo de delincuentes que los interceptó cuando salían de la casa de un familiar en La Tablada. Para obligarla a que entregara su Chevrolet Cruze, los malvivientes obligaron a la mujer a llevarlos a Villa Lugano. Allí la liberaron junto con su hijo.

24 DE JULIODe Liniers a Haedo

César Rodríguez, un empresario, de 45 años, fue secuestrado en el cruce de la avenida General Paz y la Autopista del Oeste. Los delincuentes lo obligaron a llevarlo a su casa de Haedo y, después, a la casa de su hijo en Castelar. La víctima y los secuestradores pasaron por un control policial y nadie los paró.

FUENTE: LA NACION

No hay comentarios: