SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

viernes, 10 de junio de 2011

Parricidio: qué secuelas quedan en la mente de los que matan


Matar a los padres, para los parricidas, es un acto de liberación. En la mayoría de los casos, según estimaciones de la práctica profesional, una forma extrema de decir "¡Basta!" a años de soportar en silencio gestos, palabras y actos de sometimiento y dominación. Pero ¿qué secuelas quedan en la mente y la personalidad de los que matan? ¿Sienten culpa? ¿Pueden reincidir?

Resulta muy difícil encontrar estudios locales en los que, tras un seguimiento psiquiátrico riguroso, se respondan esas preguntas. Sin embargo, especialistas reconocidos por su trabajo con adolescentes o jóvenes que cruzaron esa línea o que lo intentaron aportan algunas claves.

"Son personas muy dominadas durante mucho tiempo y que llegan a matar porque un día estallan con una enorme carga de emoción. También puede ocurrir en chicos que se identifican con la madre y que ven cómo el padre la maltrata hasta que, hartos, un día lo matan. En algunos casos, es la madre la que mantiene un vínculo incestuoso con un hijo, que va soportando hasta que no lo soporta más", explicó a La Nacion el profesor doctor Mariano Castex, docente de la Facultad de Derecho de la UBA y director del Centro Interdisciplinario de Investigaciones Forenses de la Academia Nacional de Ciencias de Buenos Aires.

También existen otras motivaciones, como la ideológica o la altruista, pero que suelen ser más raras y, generalmente, secundarias. "Sin duda, los casos que más impactan son los que se producen por un desborde emocional que le impide mantener la conducta y hace que la agresividad brote en masa", indicó el experto, que, mientras habla, reafirma cada expresión con ejemplos concretos durante años de trabajo forense.

Luego, esa sensación de liberación se abre paso entre distintas reacciones. "Quedan con la personalidad destruida, aparece la culpa, se deprimen o entran en una insania total -agregó Castex-. Y si no reciben tratamiento y van a la cárcel se pueden hacer psicópatas, un título del que los forenses suelen abusar bastante porque una persona psicópata soporta mucho y no tiene sentimientos, mientras que los que matan a sus padres, en el fondo, sí los tienen."

En el camino, aparecen los trastornos de adaptación, algunos se suicidan, como una forma de castigarse por haber "destruido" a esa figura dominante, y otros, con una altísima capacidad de adaptación y defensa, no se resignan. "Si van a la cárcel, que hoy es la universidad del delito, los que más fácil sobreviven son los que se vuelven psicópatas. Porque ahí, los atacan y los matan por perversos o ellos presentan batalla con todo, se vuelven dominantes, sobreviven y triunfan. Piensan que son capaces de hacer cualquier cosa", agregó.

Para la psiquiatra infantojuvenil Marcia Braier, las secuelas son también las de una persona maltratada. "Si hay una conducta homicida, el pronóstico es variable porque el maltrato infantil es una figura paralela a la personalidad que se desarrolle, lo que ocurre a partir de la biología, la psicología y el entorno. Esa estructura se forma en los primeros años de vida, y si en ese período un chico es maltratado puede tomar varios caminos: identificarse con el agresor o reaccionar", indicó Braier, docente del posgrado de Psiquiatría para Adultos de la Facultad de Medicina de la UBA, y de Psiquiatría Infantil de la Universidad del Salvador.

En los parricidas, agregó, "evidentemente hay una identificación con el agresor: mata quien puede. No es normal ni justificable". Es que, como explicó el doctor Roberto Yunes, director del Hospital Infantojuvenil Tobar García, "es muy raro que un hijo mate a un padre. A veces, aparecen fantasías por alguna bronca, que no llegan a más. Pero cuando hay alteraciones en la familia y los chicos crecen con violencia, actúan con violencia".

¿Pueden repetir la conducta? No y quizás, según los expertos. "No reinciden porque se liberaron", dijo Castex. Para Brier, "si se replican las circunstancias, el riesgo es altísimo. Tienden a tener conductas perversas".

FUENTE: LA NACION

No hay comentarios: