SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

domingo, 5 de junio de 2011

LA PSIQUE DEL DEFRAUDADOR


La psique del defraudador

Lunes 21 de enero de 2008 num. 0

Carlos Fernández de Lara

¿Qué es lo que piensa un empleado dispuesto a defraudar a una empresa? ¿Cuáles son sus motivos, sus intereses? ¿Cómo saber quién es y quién no un defraudador?

¿Qué es lo que piensa un empleado dispuesto a defraudar a una empresa? ¿Cuáles son sus motivos, sus intereses? ¿Cómo saber quién es y quién no un defraudador?

Juan Pérez, sin duda es el mejor empleado. Es trabajador, educado, hombre de familia, sociable y siempre dispuesto a aportar nuevas ideas al trabajo. Usted, como su jefe, lo valora y estima.

Un día descubre que durante los últimos ocho meses Juan ha robado información sensible del negocio con el fin de venderla a diversas empresas. Estas acciones le han costado a su empresa millones de pesos y una mala imagen ante sus clientes. Sin saberlo, su mejor empleado también era su mejor defraudador.

Si bien este caso es hipotético, no es ajeno a los diversos ambientes empresariales de nuestro país. De acuerdo a lo publicado por la consultora KPMG en su Encuesta de Fraude y Corrupción en México 2008, cinco de cada 10 fraudes en las empresas mexicanas son cometidos por sus mismos empleados.

Ante esta situación la mejor forma de detener al enemigo es conociéndolo, explica Arturo Carrillo, gerente de la práctica forense para KPMG en México y agregó que, por primera vez, el estudio comparte un perfil de los defraudadores dentro de las organizaciones.

De este, se obtiene el “triangulo del fraude”, donde cada esquina de la figura representa una de las tres condiciones generales que se presentan en la mayoría de los fraudes: oportunidades, racionalizaciones y presiones.

Por oportunidades se entienden como la falta de políticas claras y bien definidas que alienten o faciliten la conducta deshonesta dentro de la empresa. Las racionalizaciones, por su parte, son procesos mentales de auto justificación como: “no valoran mi trabajo”, “si todo mundo lo hace ¿porqué yo no?”, por mencionar algunas. Y las presiones son situaciones individuales que incitan al delito como el establecimiento de metas muy ambiciosas, problemas financieros o derivados de alguna adicción.

La encuesta revela que del total de fraudes cometidos por lo empleados, 64% estuvo relacionado a fallas con la supervisión o políticas poco claras, el 30% se debió a la falta de una infraestructura ética sólida y cultura corporativa, y cerca del 28% se atribuye al desconocimiento del perfil del personal.

Del mismo modo, uno de los principales problemas radica en la imposibilidad de analizar el perfil del personal a la hora de incorporarlo a la empresa, debido a que seis de cada 10 empleados mienten en su currículum vitae, explica el reporte.

¿Cómo identificarlos entonces? La encuesta asegura que alrededor del 56% de los defraudadores tienen entre los 25 y 35 años de edad, cerca de 85% son hombres, 43% tiene entre uno y tres años de antigüedad, y el 86% ocupa puestos de mando medio u operativo.

Finalmente, las áreas más vulnerables dentro de las empresas son ventas y mercadotecnia con 48%, seguida de logística y almacenes con 42% y por último administración, finanzas y contabilidad con 21%.

ENVIADO POR EL AMIGO LUIZ CARLOS DA FONSECA

No hay comentarios: