SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 5 de marzo de 2011

Salteños defienden el coqueo



SALTA.- Amplio rechazo tuvo en Salta el pedido de las Naciones Unidas de prohibir las hojas de coca en su estado natural para consumo. Incluso el ex diputado nacional Juan Carlos Castiella (UCR-Salta) -autor de la despenalización del coqueo- ratificó la vigencia de los argumentos que posibilitaron la continuidad de esta costumbre ancestral.

La Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes de las Naciones Unidas reclamó al gobierno argentino la derogación del artículo 15 de la ley antidrogas 23.737, que permite el coqueo.

Castiella, que fue legislador entre 1983 y 1989, afirmó que varios estudios de las universidades de Harvard y Cambridge mostraron que masticar las hojas no produce adicción y que tiene efectos positivos para la salud. Recordó también que el Instituto del Bocio de Salta hizo un seguimiento de diez agentes de policías que coqueaban y verificaron que esa práctica no tenía consecuencias dañinas y tampoco producía el síndrome de abstinencia cuando dejaban de consumirla.

Consultado sobre el reclamo de las Naciones Unidas el ministro de Gobierno, Seguridad y Derechos Humanos de la provincia, Pablo Kosiner, sostuvo que se trata de una cuestión cultural muy enraizada y agregó: "Nosotros no vamos a hacer nada al respecto".

Sobre la hoja de coca, el intendente de Salta, Miguel Isa, indicó: "No es una droga, y todos saben que para hacer un gramo de cocaína se necesitan muchos kilos". En relación con la venta de coca en quioscos y almacenes, señaló que no hay ninguna prohibición vigente.

En igual sentido, el vicepresidente primero de la Cámara de Diputados de Salta, Julio De Vita (Renovador-Capital), se pronunció en contra de cualquier intento de penalizar el consumo, considerando la idiosincrasia no sólo de salteños, sino de jujeños y catamarqueños.

En tanto, jueces federales de Salta y Jujuy sentaron jurisprudencia para afianzar esta costumbre, cuando autorizaron la tenencia de hasta un kilo de hojas de coca para consumo personal.

No hay comentarios: