SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

lunes, 7 de febrero de 2011

Protestan por falta de comida

Protestan por falta de comida

foto: RICARDO MARAPACUTO
texto: MIGUEL ÁNGEL SALÓN

Miembros de la comunidad de Pavia Abajo, este viernes en la mañana, protestaron en plena vía pública. Cerraron la carretera que conduce a Bobare, en el oeste de la ciudad, en reclamo al no funcionamiento de la Casa de Alimentación que debió abrir sus puertas, el pasado 17 de enero, para beneficiar a unas 150 personas entre niños, ancianos y discapacitados de los cuatro sectores que conforman el vecindario.

Con neumáticos encendidos en la calle, pancartas alusivas al descontento vecinal, y fuertes consignas en contra de la Fundación Programa de Alimentos Estratégicos, Fundaproal, permanecieron por más de tres horas de protesta, hombres y mujeres, en defensa de los más débiles de la barriada. Desde hace cuatro años, eran favorecidos con este plan alimenticio auspiciado por el Gobierno, mediante el cual brindaban comidas balanceadas, a un vulnerable estrato de la población comunitaria.

No obstante, los recursos para la apertura de la Casa de Alimentación, en este año 2011, no han llegado hasta los momentos en Pavia Abajo, de allí que sus habitantes sientan tanta molestia y aboguen por quienes apenas están creciendo, se encuentran enfermos o impedidos físicamente, al igual que por los adultos mayores pertenecientes al popular barrio con vías de acceso por la avenida Circunvalación Norte y la avenida Las Industrias.
"Que nos den la cara"
.
Alietis Padilla, vecina, declaró que "somos revolucionarios pero no permitiremos que ningún organismo, por actuar ineficientemente, entorpezca la labor que las comunidades realizamos. Ojalá en Fundaproal nos den la cara y no sólo manden los recursos sino que definan la supuesta reubicación de la Casa de Alimentación, reubicación que no ha sido consultada con nosotros y ni siquiera entendemos las verdaderas razones. Allí trabajábamos con total normalidad".

En un reciente censo hecho en la comunidad, de 150 beneficiarios podría elevarse el número a 200 personas aproximadamente, sin embargo, es incierto el futuro del programa alimenticio puesto en práctica en la zona donde madres colaboradoras preparaban los propios platos que luego degustaban los comensales. Se trata de una situación incómoda y desafortunada para aquellos de bajos recursos y sin alguna dieta apropiada mientras se normalizan las funciones del programa.

Por su parte, Yoali Durán, otra de las manifestantes, mencionó las terribles dificultades que atraviesan las personas sin las comidas suministradas durante el día. En el caso de los ancianitos atendidos, hay algunos que viven solos y su alimentación depende exclusivamente del aporte de dicha casa alimenticia. "Si nos cierran las puertas, al no tener recursos, cómo ayudaremos a estas personas. La comunidad de Pavia Abajo se mantendrá en huelga hasta tanto nos sea abastecida la Casa de Alimentación".
Sin gotas en los grifos
En la comunidad de Pavia Abajo son más los días sin agua que con el servicio del vital líquido. Los vecinos están cansados de pasar necesidad como consecuencia del estricto racionamiento y es que no sale ni una gota de los grifos, al menos, durante cinco días de la semana. Los quehaceres del hogar como preparar los alimentos, lavar la ropa, asear los pisos, regar las plantas, entre otros oficios, son realizados dentro de lo posible. Hidrolara, dijo un vecino, no hace nada por calmar la sed en el sector.

No hay comentarios: