SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

domingo, 6 de febrero de 2011

EMOCIONES Y RAZONAMIENTO.



EMOCIONES Y RAZONAMIENTO.

En el cerebro del ser humano existe una parte bautizada en la Neurofisiología como Sistema Límbico, es donde están registrados los rasgos mas primitivos del hombre tales como las pasiones, los miedos, los instintos, el sentido de la territorialidad, la conducta afectiva, la conducta sexual y la preservación de la especie. Por lo tanto podemos decir que el Sistema Límbico es el responsable de la conservación del hombre como especie y da origen a cada una de las emociones e instintos que experimenta el ser humano.

Dentro del Sistema Límbico esta la Amígdala. Esta última es la encargada de coordinar las funciones orgánicas y emocionales del cuerpo humano para preservar la especie humana de los inminentes peligros del medio ambiente; se encarga de detectar objetos, personas o situaciones que generan dolor o peligro; contiene además una área que almacena experiencias negativas que aumentan conforme la persona crece, de esta manera cuando la Amígdala detecta algo raro inmediatamente busca en su base de datos para identificar si es un peligro real o no.

Directamente encima del Sistema Límbico se encuentra la Neo-corteza en donde se encuentran los procesos intelectuales como el lenguaje, la expectación, la anticipación, la prevención y la memoria. Aquí se encuentra también la corteza motora primaria y la percepción del espacio.

La corteza motora primaria se encarga de los movimientos voluntarios y musculares, es decir, la locomoción lógica de los movimientos del todo el cuerpo.

La percepción del espacio permite la noción de nuestra ubicación en el espacio físico en relación con el cuerpo y sus respectivos movimientos.

Entonces podemos decir que la parte racional del hombre se encuentra en la Neo-corteza.

Cuando se presenta una situación sospechosa o un suceso anormal que pueda representar un peligro serio, el cuerpo recibe la información del evento a través de los cinco sentidos en el nervio conocido como Tálamo quien los distribuye primero a la Amígdala y después a la Neo-corteza.

Si la Amígdala no encuentra ningún peligro, la Neo-corteza iniciara un proceso racional para evaluar la situación. Si la situación es diferente en fracciones de segundo la Amígdala produce tres efectos físicos:

1. Respuesta Conductual. El cuerpo prepara los músculos para afrontar la situación.

2. Respuesta Autónoma. Su finalidad es proporcionar energía a los músculos para llevar a cabo la respuesta conductual.

3. Respuesta Hormonal. Su objetivo es reforzar la energía de los músculos por medio de la activación cortical. Se lleva a cabo la segregación de hormonas tales como la adrenalina, neropinefrina, dopamina, etc para aumentar la alerta mental.

La Amígdala integra y controla las tres respuestas y en fracciones de segundo, de forma automática y si supervisión de la conciencia, la persona reacciona de manera instintiva generando tres posibles acciones:

1. Evitación.

2. Sumisión.

3. Resistencia.

Se han hecho estudios que indican que una persona común tarda aproximadamente 2 segundos en generar una de las tres acciones indicadas anteriormente, desde el inicio del proceso hasta la respuesta final.

El objetivo del entrenamiento es minimizar lo mas posible el tiempo de la reacción del cuerpo, pero dicho entrenamiento es una forma de respuesta condicionada por la Neo-corteza.

Para hacerlo mas apropiado uno debe visualizar o imaginar que esta en un serio peligro y una vez efectuado los primeros movimientos debemos recordar que es solo una práctica, así evitaremos dañar a nuestro compañero, de esta manera daremos paso al instinto y las emociones dejando al razonamiento de lado, no es fácil requiere de esfuerzo.

No hay comentarios: