SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

jueves, 3 de febrero de 2011

DOS POLICÍAS Y UN CRIMINAL MUEREN EN TIROTEO EN LIBERTY CITY MIAMI



MIAMI, Florida -- Enojo y tristeza han sido el sentimiento común por parte de los policías del condado y sus seres queridos después que una tragedia le cobrara la vida a dos de ellos y dejara otro hospitalizado el jueves, tras una balacera en Liberty City.

La policía de Miami-Dade sigue investigando el tiroteo que dejó a dos policías muertos y a un sospechoso muerto antes del mediodia el jueves en la NW 7 Avenida y la Calle 69 en Liberty City. La policía estaba llevando a cabo una operación en conjunto con los alguaciles federales (US Marshals) para arrestar a un sospechoso cuando estalló la balacera. El policía Roger Castillo murió en la escena, mientras que otra policía, Amanda Haworth, fue llevada al Hospital Jackson donde falleció poco después. Un tercer policía herido también está recibiendo tratamiento en el hospital.

Oficiales originalmente cerraron 12 cuadras en la zona para llevar a cabo su investigación y buscar más posibles sospechosos en el tiroteo. La policía de Miami acudió a la escena para ayudar con la investigación, y el director de la policía de Miami-Dade se dirigió a la prensa horas después del siniestro.

"Ocurrió cuando tratábamos de detener a un sospechoso, alguien que es un criminal de carrera; esa persona murió”, dijo el Director James Loftus.

Loftus dijo que ya no buscan a más sospechosos, pero estaba conmovido por la tragedia.

Amanda Haworth fue una veterana de 23 años con el departamento, y deja un hijo atrás.

“Dos ángeles de nuestro departamento de policía fueron matados, y estoy enfurecido con esto", dijo Loftus en la conferencia de prensa. “Tenemos a cuatro niños que perdieron a sus padres hoy”.

Decenas de policías se vieron entrando ese día al hospital, muchos con la banda negra cubriendo la placa que llevan puestas en su uniforme, símbolo de luto en el mundo policial. Un grupo de policías en motocicletas se aparecieron al hospital para ir en caravana transportando el cadáver.

"Yo conocía a los dos [oficiales] personalmente. Es un día muy doloroso", dijo la portavoz Rosanna Cordero-Stutz durante una rueda de prensa afuera del hospital.

Loftus dijo que ya no buscan a más sospechosos, pero están interrogando a cuatro personas más que estaban con el sospechoso en la casa.

El director no ocultó estar enfurecido y hacia el final de la conferencia habló de cómo la gente “no entienden” cuando casos policiales como este involucran a civiles muertos, quizás una respuesta a recientes tragedias policiales como la que involucró a los policías de la Ciudad de Miami y un sospechoso que murió en Overtown el año Nuevo.

En recientes semanas el jefe de la Policía de Miami Miguel Expósito ha recibido críticas de las ciudadanos afro-americanos de la ciudad, por presunto abuso policial y tiroteos por parte de su departamento. Aunque el caso del jueves tomó lugar en Miami, solo involucra a la Policía de Miami-Dade y agentes federales.

El sospechoso que buscaban, Johnny Simms de 23 años, murió a manos del policía Oscar Plasencia, uno de cuatro policías en la escena original. Simms tiene un extenso record criminal, que incluye convicciones por robo a mano armada y tráfico de cocaína entre otros cargos. El congresista David Rivera emitió el siguiente comunicado: “Envió mi más sentido pésame y simpatía a los seres queridos de los Detectives Roger Castillo y Amanda Haworth. Estos dos oficiales valientes dieron sus vidas sirviendo y protegiendo los residentes del Condado Miami-Dade, y las oraciones de la comunidad están con la familia en este tiempo difícil”.

El gobernador Rick Scott, también dijo en un comunicado que sus “oraciones están con las familias de los héroes caídos del Departamento de Policía de Miami-Dade, quienes dieron sus vidas trabajando. Cada día los hombres y mujeres oficiales de la ley ponen sus vidas en riesgo para protegernos. Por este acto de sacrificio, debemos seguir estando eternamente agradecidos y hacer todo lo que podamos para prevenir que estos actos de violencia despreciables ocurran en nuestras comunidades”.

La policía de Miami sigue investigando un tiroteo que dejó a dos policías muertos, otro oficial herido y a un sospechoso muerto el jueves en la NW 7 Avenida y la Calle 69 en Liberty City.

La policía estaba llevando a cabo una operación en conjunto con los alguaciles federales (US Marshals) para arrestar a un sospechoso cuando estalló la balacera. El policía Roger Castillo murió en la escena, mientras que otra policía, Amanda Haworth, fue llevada al Hospital Jackson donde falleció poco después. Un tercer policía herido también está recibiendo tratamiento en el hospital.

La policía originalmente cerró 12 cuadras en la zona para llevar a cabo su investigación y buscar más posibles sospechosos en el tiroteo. La policía de Miami acudió a la escena para ayudar con la investigación, y el director de la policía de Miami-Dade se dirigió a la prensa horas después del siniestro.

"Ocurrió cuando tratábamos de detener a un sospechoso, alguien que es un criminal de carrera; esa persona murió”, dijo el Director James Loftus.

Loftus dijo que ya no buscan a más sospechosos, pero estaba conmovido por la tragedia.

Amanda Haworth fue una veterana de 23 años con el departamento, y deja un hijo atrás.

“Dos ángeles de nuestro departamento de policía fueron matados, y estoy enfurecido con esto", dijo Loftus en la conferencia de prensa. “Tenemos a cuatro niños que perdieron a sus padres hoy”.

Decenas de policías se vieron entrando todo el día al hospital, muchos ya con la banda negra cubriendo la placa que llevan puestas en su uniforme, símbolo de luto en el mundo policial. Un grupo de policías en motocicletas se aparecieron al hospital para ir en caravana transportando el cadáver.

"Yo conocía a los dos [oficiales] personalmente. Es un día muy doloroso", dijo la portavoz Rosanna Cordero-Stutz durante una rueda de prensa afuera del hospital.

El alcalde de Miami-Dade, Carlos Alvarez, calificó el suceso como "una tragedia" y confirmó que la oficial herida recibió varios disparos. Estos oficiales "fueron baleados por una persona que por lo menos ha cometido un homicidio más en Miami", indicó.

Alvarez dijo que cuatro policías del condado actuaban como parte del grupo de búsqueda de críminales violentos cuando "hubo una confrontación en una casa, un intercambio de tiros". Según describió el alcalde, los oficiales tocaron a la puerta de la residencia y un familiar abrió la puerta y dijo que iba a buscar al fugitivo. Aparentemente los disparos comenzaron sin previo aviso y los vecinos reportan haber oído más de 10 descargas.

Barry Golden, oficial de los U.S. Marshalls, confirmó que se trataba de un operativo conjunto del equipo especial de búsqueda de fugitivos violentos o de carrera, que actúa en la zona de Hialeah, Miami Gardens y el norte de Miami, pero que ninguno de los oficiales federales resultó herido en el incidente.

Fuentes recordaron a Roger Castillo como un padre dedicado, con tres hijos, y casado con otra oficial de poliçía.

Las autoridades escolares levantaron el 'lockdown' o estado de sitio en las escuelas de la zona. Sin embargo, la zona sigue fuertemente acordonada y se le sugiere al público que evite transitar por la zona.

No hay comentarios: