SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

lunes, 31 de enero de 2011

Ultiman a tres dentro de negocio en Vida Nueva


SAN PEDRO SULA,

HONDURAS

La violencia extrema volvió a la colonia Vida Nueva de Cofradía. Ayer por la mañana fueron hallados tres hombres asesinados frente a un predio que sirve como punto de buses.

La fiscal que dirigió el reconocimiento de los cadáveres los registró e hizo ingresar en Medicina Forense como desconocidos porque no portaban documentos de identificación, pero parientes de dos de los jóvenes ultimados llegaron a la escena del triple crimen y los reconocieron como Erlin Javier Cruz Ocampo, 22, albañil, residente en la colonia San Jorge de Cofradía y originario del municipio de Nueva Frontera en Santa Bárbara.

El otro fue reconocido como José Rigoberto Ramos, 19, de oficio albañil, que vivía en El Ocotillo y estaba trabajando en una construcción de San Pedro Sula; según parientes, deja a su compañera de hogar embarazada.

El tercer muerto fue identificado por amigos como José Luis Orellana Ramos, 35, supuesto propietario de un bus con capacidad para noventa pasajeros que cubre la ruta San Pedro Sula-Vida Nueva. Antes de convertirse en transportista, Orellana Ramos tenía un carro con el cual les vendía pan a las pulperías de la zona, era originario de Santa Bárbara y residía en la colonia Lempira de la capital industrial.

Según información preliminar recogida por la Policía, los ahora occisos habrían estado departiendo en un negocio donde comieron e ingirieron alcohol. A eso de las once de la noche del sábado, varios sujetos enmascarados entraron en el local saltándose el cerco de esa vivienda y de inmediato comenzaron a disparar sobre los tres hombres. Luego, usando sus armas, amenazaron a las personas que atendían el negocio y las llevaron a una habitación donde les ordenaron que se quedaran quietas si querían conservar sus vidas.

Minutos después, los homicidas sacaron los cuerpos de sus víctimas del local y los dejaron boca abajo cerca del muro de la misma casa, en un pasaje que no tiene iluminación.

Los victimarios huyeron del lugar con rumbo desconocido. Cuatro casquillos de bala quedaron cerca de los cuerpos. Se supone que fueron rematados, ya que dentro del local fueron acribillados.

Dos personas fueron trasladadas a la primera estación policial de San Pedro Sula para ser interrogadas por los agentes de la unidad de Homicidios de la Dnic, ya que serían los últimos en haber visto con vida a los tres hombres asesinados.

Aterrorizados

Varios residentes en esa populosa colonia en Cofradía, donde viven al menos diez mil habitantes, pidieron a las autoridades abrir una posta policial bien equipada. Ahí funcionó una pequeña con tres agentes preventivos, quienes, según los mismos vecinos, se fueron porque no podían controlar el permanente hostigamiento de los grupos de pandilleros que visitan la zona.

Las autoridades desconocen por ahora la causa del crimen. Los cuerpos de los victimados fueron llevados a la morgue ayer a las doce del mediodía.

FUENTE: LA PRENSA

No hay comentarios: