SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

lunes, 31 de enero de 2011

Dos organizaciones de EEUU piden despenalizar el acullico


Decisión: La ONU ratificará mañana que la práctica del masticado de coca seguirá siendo prohibida en la comunidad internacional. Tres países rechazan levantar el veto.

Las organizaciones civiles estadounidenses The Washington Office on Latin America (WOLA) y The Andean Information Network (AIN) solicitaron a la Casa Blanca que no se oponga, como anunció que lo haría, a la solicitud boliviana de despenalizar el acullico o masticado de la hoja de coca.

Ambas instituciones que operan en Bolivia emitieron un comunicado donde señalan que “la masticación de coca es central en la identidad cultural de millones de indígenas andinos y ha sido usada con propósitos religiosos, sociales, medicinales y alimenticios durante siglos”.

El documento fue reproducido ayer en la edición electrónica del rotativo estadounidense El Nuevo Herald, que da cuenta de que ambas entidades remitieron una carta en tal sentido a la secretaria de Estado, Hilary Clinton.

La Convención Única Sobre Estupefacientes suscrita en Viena en 1961 y ratificada en 1986 concede un plazo de 25 años para prohibir la práctica del acullico, dado que la hoja de coca se encuentra en la lista más importante de sustancias prohibidas por la ONU.

Según El Nuevo Herald, Kathryn Ledebur, directora de AIN, sostuvo que “si la administración de Obama está interesada sinceramente en la integridad de la Convención, debería apoyar la enmienda propuesta por Bolivia”, en tanto que John Walsh, de WOLA, señaló que si Washington “corrige su error”, sería el mejor gesto de apoyo a los derechos indígenas en la región.

Bolivia planteó modificar un artículo de la Convención el 31 de julio de 2009. El mismo acuerdo establece que los países signatarios disponen de 18 meses para plantear sus observaciones.

Ese plazo vence hoy. En caso de que ninguna nación objete la propuesta, ésta inmediata y automáticamente entra en vigor, pero se anticipó que Estados Unidos, el Reino Unido y Suecia rechazaron la propuesta boliviana.

Ante ello, el Consejo Económico y Social (Ecosoc) de la ONU, compuesto por representantes de 104 países, tiene la potestad de archivar el caso o convocar a una conferencia internacional para considerar el pedido boliviano.

Anticipando el rechazo de algunos países, el canciller David Choquehuanca anunció que Bolivia desplegará una intensa campaña internacional con la finalidad de que el Ecosoc convoque a una conferencia internacional.

A diferencia de anteriores oportunidades en las que sus pedidos no fueron favorablemente atendidos, en esta ocasión Bolivia no solicitó que se retire a la hoja de coca de la lista de sustancias controladas por la ONU, sino que no se prohíba la práctica del acullico.

La inclusión de la hoja de coca en la mencionada lista impide la exportación de productos elaborados con el arbusto.

Actualmente en Bolivia se fabrica licores, harina y algunos productos medicinales que no pueden ser enviados fuera de Colombia y Perú, países que también producen la hoja de coca.

Conclusiones imprevistas de análisis

En 1992 se presentó un proyecto sobre cocaína elaborado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Instituto Interregional de las Naciones Unidas para Investigaciones sobre la Delincuencia y la Justicia (Unicri) que, según un comunicado de prensa de marzo de 1995, era el mayor estudio a escala mundial sobre el uso de esta sustancia realizado hasta el momento, pero advirtió de que “las a veces imprevistas conclusiones del estudio no reflejan la posición oficial de la OMS”.

En la reunión de la Comisión de Estupefacientes de marzo de 1995 se difundió un dossier informativo en el que se resumía los resultados del estudio. Las conclusiones estaban en conflicto con los paradigmas aceptados, por ejemplo: “El uso ocasional de cocaína no desemboca necesariamente en problemas físicos o sociales graves ni leves. (…) En todos los países participantes, son mayores los problemas sanitarios derivados del uso de sustancias legales, sobre todo del alcohol y del tabaco, que del uso de la cocaína. (…) El consumo de hojas de coca no parece provocar efectos negativos sobre la salud y, en cambio, posee una función terapéutica, ritual y social positiva en las comunidades indígenas andinas”.

El principal tema para el futuro, según el estudio, era si el mundo seguiría “concentrándose en tomar medidas para la reducción de la oferta, como la destrucción y la sustitución de cultivos, y la imposición de la ley, ante la crítica y el cinismo crecientes acerca de la eficacia de estos enfoques”, pues dio a entender que nada se hacía en contra de la demanda del alcaloide.

Para destacar

El jueves 27, miles de productores de hoja de coca y campesinos promovieron a escala nacional un jornada de acullico.

La movilización tuvo la finalidad de sensibilizar a la comunidad internacional sobre el derecho de los pueblos a acullicar.

En 1989, Jaime Paz Zamora impulsó la “democracia de la coca” bajo el lema de que “coca no es cocaína”.

Esa política internacional boliviana no tuvo éxito, aunque el ex Presidente lució una hoja de coca en su solapa izquierda.

FUENTE: LA PRENSA

No hay comentarios: