SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 23 de noviembre de 2010

“El Crimen Organizado Transnacional en América Latina. Hacia un nueva forma de guerra.” PARTE III


AUTOR: DR. JORGE CORRADO

PRESENCIA DE TROPAS NORTEAMERICANAS

Los Estados Unidos poseen Comandos Conjuntos (llamados Unificados, en la terminología norteamericana) los cuales son dependientes directamente del Presidente, con responsabilidad jurisdiccional en toda la superficie terrestre, e incluso en el espacio exterior.

El Comando Sur opera en Sudamérica, en la lucha contra el narcotráfico, con seis Radares de Emplazamiento Terrestre, tres en Perú (Iquitos, Andoas y Pucallpa) y tres en Colombia (San José del Guaviare, Marandúa y Leticia). Adicionalmente hay radares móviles en localizaciones secretas y otros que son parte de la Red de Radares de la Cuenca Caribeña, con emplazamientos en seis países. Hay personal militar y civil contratado norteamericano que operan y brindan la seguridad próxima de los mismos.

Respecto a las tropas en Paraguay, las fuentes militares norteamericanas consultadas niegan que se trate de una fuerza de presencia permanente, sino que se trata del resultado de convenios bilaterales para ejercicios e intercambios y que estas tropas no extenderán sus actividades más que un tiempo limitado. 

Sin embargo, el gobierno paraguayo les ha otorgado muy amplia inmunidad jurídica a los soldados norteamericanos, cosa que no ha ocurrido en ningún otro país donde se ejercitan habitualmente. La condición de la cual gozarán es la misma que poseen funcionarios diplomáticos administrativos. Se debe tener en cuenta que el convenio finaliza en Diciembre del 2006 y es de carácter prorrogable.

La creciente inestabilidad política y social en algunos países de Sudamérica, la necesidad de fortalecer la soberanía territorial de aquellos países que cuenten con gobiernos estables elegidos democráticamente y la baja prioridad que aún tiene la región en la actualidad, permite concluir que el poder militar de los Estados Unidos podría incrementar sus efectivos permanentes en determinados países para que aseguren el establecimiento de bases adelantadas a fin de recibir eventualmente a fuerzas de gran magnitud que operen combinadamente en caso de ser necesario.

Todo esto sería la respuesta a un escenario de falta de gobernabilidad en países que favorezcan significativamente las actividades de elementos terroristas, narcotraficantes o criminales, o bien que se amenace el libre flujo regional de energía, o que no se impida eficazmente la proyección del caos interno a países vecinos.

ESTUDIO DE LA CORPORACIÓN RAND

La Corporación RAND (Research and Development) ha realizado un estudio denominado “In Colombia labyrinht: The synergy of drugs and the insurgency and its implications for regional stability”, donde expresa con claridad las motivaciones, los alcances y los escenarios del conflicto colombiano.14

El informe en mención parte de la premisa que la inestabilidad colombiana (crisis), se deriva de la interacción y la sinergia de dos factores: El desarrollo de una economía de droga delictiva y subterránea, que se refleja en la infiltración de “redes” de la droga en las más importantes instituciones del país. La segunda fuente de inestabilidad señalada es el crecimiento de desafíos armados a la autoridad del Estado, entre los cuales están los traficantes de droga, las guerrillas y los paramilitares. En pocas palabras el informe RAND resume la actual crisis colombiana en la interacción “narcotráfico y grupos armados ilegales”.

Según el estudio, la interacción de estos dos factores tiene repercusiones y efectos en tres aspectos:

1. Pérdida de autoridad por parte del gobierno

2. Deterioro económico del país

3. Desintegración social

De acuerdo a este planteamiento inicial, el informe RAND interpreta la actual situación colombiana y saca importantes conclusiones:

 

1. El narcotráfico y la insurgencia podrían significar para los Estados Unidos el más serio desafío de seguridad en el hemisferio occidental para los próximos años. La reducción de la autoridad del gobierno colombiano tiene

 

14 Página Web RAND Corporation. Projet Air Force www.rand.org/paf

significativas implicaciones para la estabilidad regional. Un deterioro de la seguridad en Colombia es una amenaza seria a la seguridad de los Estados vecinos. 

2. La zona de distensión concedida a las FARC, dentro del proceso de paz de la administración de Andrés Pastrana, es un “Estado dentro del Estado”, y constituye una ventaja estratégica para las FARC.

3. Las negociaciones de paz, con el grupo subversivo de las FARC, le da al gobierno colombiano legitimidad doméstica e internacional. A las FARC, la zona desmilitarizada les otorga ventajas estratégicas y operacionales.

4. El proceso de paz está en un punto muerto en este momento y es poco probable que las negociaciones conduzcan a un proceso político de corto plazo. Aunque la situación colombiana es grave, el deterioro del país aún no ha llegado a un punto irreversible.

5. El gobierno colombiano está actuando así frente al proceso de paz porque su credibilidad esta en juego, y porque cree que las negociaciones de paz generaran la inercia necesaria para hacer que el proceso de paz sea irreversible

6. El plan Colombia es la respuesta institucional del gobierno colombiano frente a la crisis. Es una estrategia nacional para restablecer su autoridad en las áreas controladas o disputadas por otros actores no estatales como la guerrilla, los paramilitares o los narcotraficantes. Sin embargo, el éxito del plan Colombia no esta garantizado; Es más, la estrategia política del gobierno colombiano confía y depende del éxito de las negociaciones de paz

7. El gobierno de Estados Unidos considera a las FARC como un actor político armado que tiene intimas relaciones con la producción de drogas ilícitas. Sin embargo, la ayuda económica norteamericana al Plan Colombia no reconoce esta relación y por el contrario niega la posibilidad de usar la ayuda en contra de otras amenazas diferentes a la lucha anti-narcóticos.

8. El plan Colombia esta basado en la dudosa premisa de que atacando al narcotráfico los guerrilleros se van a quedar sin fondos. Esto no es así, porque los guerrilleros y los demás grupos armados tienen otras fuentes de ingresos, como los secuestros y la extorsión.

9. El gobierno colombiano no tiene los recursos institucionales o materiales para reversar la crítica situación. Las Fuerzas Armadas no tienen todavía el desarrollo y la capacidad para controlar a las guerrillas, esto se traduce en una incapacidad para derrotarlas militarmente. El ejército colombiano solo tiene la ventaja en números de hombres y de poder de fuego, pero por su parte la guerrilla mantiene la ventaja operacional y la iniciativa táctica.

10. Los Estados Unidos son la única fuente realista de ayuda militar para el gobierno colombiano, en la necesidad de equilibrar la balanza de poder. El programa norteamericano de ayuda militar a El Salvador durante la administración Reagan pueda ser un modelo pertinente para ayudar a Colombia a lograr el equilibrio a su favor. 

11. La principal debilidad de las FARC es la falta de apoyo popular, motivo que puede ser aprovechado por el Estado colombiano para dar golpes contundentes que reduzcan la amenaza o los lleve a sentarse a pensar la opción de una salida política del conflicto. La amenaza de las FARC puede ser contenida si el gobierno colombiano logra el apoyo activo de la población y asume la iniciativa estratégica y operacional.

12. Los Estados Unidos deben evaluar si la fumigación aérea es la mejor manera de reducir la coca a un precio político y social aceptable, pues considera que la fumigación puede llegar a aumentar el apoyo político y social a los grupos armados.

13. Los Estados Unidos requieren de un cambio conceptual frente al problema colombiano, de tal manera que se amplíe la actual visión que solo ve la problemática a través del prisma de las drogas y el narcotráfico. Esta nueva visión deberá contener otros problemas de la crisis colombiana.

14. Se reconoce que los grupos de autodefensa en Colombia son producto de la degradación e intensificación del conflicto colombiano, a la vez que se reconoce que son una nueva amenaza a la estabilidad y seguridad de las instituciones colombianas 

De acuerdo al análisis de la actual situación de la crisis colombiana, el informe describe siete posibles escenarios a mediano y largo plazo, que dependiendo de las circunstancias tienen mayor o menor probabilidad de ocurrencia. Sin embargo, como hipótesis prospectiva ninguna de ellas es descartable. Los posibles escenarios planteados se resumen en:

􀁹 Escenario Uno: “Si se llega a un acuerdo de paz exitoso”: Los procesos de paz de los modelos centroamericanos, específicamente el modelo Salvadoreño, es expuesto como un ejemplo de lo que podría suceder en este posible escenario. Este modelo involucra la negociación como salida política de la confrontación, con elementos como la incorporación de insurgentes en el proceso político, incluyendo la elección popular. El estudio concluye que no ha habido avances o progresos para la desmovilización, como tampoco el desarrollo de un andamiaje político que permita la incorporación de las guerrillas en el proceso político, lo que sumado a las características actuales del conflicto armado y al equilibrio de poder de los grupos armados frente al Estado, no es una opción que a corto plazo sea viable.

􀁹 Escenario dos: “Si el Estado colombiano logra hacer girar la situación actual”: El estudio parte de la premisa que en el momento el conflicto colombiano está marcado por una correlación de fuerzas entre los grupos subversivos y las fuerzas del Estado colombiano. Por esta razón, el Estado no ha podido derrotar a los subversivos. El estudio concluye que si el Estado lograra balancear este equilibrio de fuerzas a su favor, se podrían crear las condiciones para un acuerdo de paz. De esta manera, las guerrillas comprenderían que la guerra no puede ser ganada y se verían obligados a negociar.

 

􀁹 Escenario tres: “Si el proceso de paz se estanca (punto muerto)”: Este escenario plantea que ni el gobierno colombiano ni la guerrilla puedan lograr una victoria militar sobre el oponente. Según el informe, ésta es la actual situación del conflicto colombiano, pero concluye que no se puede mantener así por mucho tiempo, pues alguno de los dos puede desequilibrar la situación de un momento a otro.

􀁹 Escenario cuatro: “Si se adopta el modelo peruano y se arremete contra las amenazas”: Se plantea la posibilidad de que el gobierno colombiano similar a lo sucedido en Perú, rompa los diálogos y arremeta con toda la fuerza del poder nacional contra la subversión, con el fin de buscar la derrota “de facto” del enemigo. Según el informe ésta situación traería consecuencias para Colombia, pues correría el riesgo de quedarse sin la ayuda económica de los Estados Unidos y de la Unión Europea.

􀁹 Escenario cinco: La desintegración del país”. Este escenario plantea la posibilidad de que continúe el deterioro del conflicto colombiano, hasta el punto de que las fuerzas de autodefensa se enfrenten de lleno a las fuerzas subversivas, sin que el Estado colombiano pueda controlar la situación. La conclusión de esta contienda sería la división del país en varias partes, de acuerdo al control territorial de cada una de las fuerzas. 

􀁹 Escenario seis: La toma del poder o el co-gobierno”: Este escenario plantea que los movimientos subversivos puedan lograr el fin último de sus planes estratégicos: la toma del poder o en su defecto, la culminación de un proceso de paz frente a un gobierno debilitado que terminaría cediéndole amplias ventajas políticas a la subversión, en cuyo caso las consecuencias para la estabilidad regional serían graves.

􀁹 Escenario siete: La internacionalización del conflicto”: La actual influencia del conflicto colombiano en los países vecinos, sumado a una probable e inminente victoria de las FARC, podría ocasionar o presionar una intervención multilateral, tal vez bajo la tutela de la Organización de los Estados Americanos OEA o de otro organismo multilateral. Según los autores del informe RAND, en este caso ante la inminencia de una intervención internacional, las FARC podrían atacar blancos fuera de Colombia como el canal de Panamá. Este escenario probaría la viabilidad de la arquitectura de seguridad regional y de la dirección de las Instituciones de seguridad hemisférica como la OEA. 

La Corporación RAND concluye que el actual conflicto colombiano se encuentra en el escenario numero tres, es decir, en un estancamiento, en donde ninguna de las dos partes puede derrotar a su oponente. El estudio prevé entonces, que los actores se están preparando para una INTENSIFICACION DEL CONFLICTO, con el ánimo de buscar la derrota militar de su enemigo. Una de las principales conclusiones del estudio RAND es que “esta situación de estancamiento no puede durar mucho tiempo y de allí la importancia de la propuesta de apoyar y asistir al gobierno colombiano y a las Fuerzas Armadas en la lucha contrainsurgente para que pueda derrotar al oponente”. De no ser así, “los Estados Unidos y la seguridad hemisférica corren los riesgos planteados en los posibles escenarios”, concluye el informe. 

A partir de las conclusiones del estudio, la corporación RAND hace las siguientes propuestas y recomendaciones a los gobiernos de los dos países, las cuales se pueden resumir en:

1. La primera clara recomendación al gobierno de los Estados Unidos del informe es “otorgar asistencia a Colombia para fortalecer al Estado y a sus instituciones, incluyendo el mejoramiento de la capacidad militar para enfrentar las amenazas a la estabilidad estatal provocada por la inercia de las drogas y la insurgencia”. Esta propuesta tiene el objetivo de inducir al gobierno americano a considerar el apoyo de iniciativas gubernamentales y acciones militares frente a la subversión para que el Estado recupere la legitimidad perdida y retome la iniciativa militar y operacional.

Para llegar a esta decisión, el informe recomienda al gobierno americano contemplar antes la toma de otras medidas, entre las cuales están:

􀂾 Ampliar la política antinarcóticos e incluir una política anti-insurgente dentro del discurso

􀂾 Replantear su participación y apoyo frente al Plan Colombia, pues debe aceptar primero que la amenaza no es solo el tráfico de narcóticos desde Colombia, sino que el fondo es también político y militar.

􀂾 Replantear la ayuda económica del Plan Colombia y aceptar que la ayuda económica y la asistencia puede ser usada también frente a otro tipo de amenazas a la estabilidad institucional colombiana como la subversión

􀂾 Reconocer abierta y oficialmente el nexo entre las guerrillas y el tráfico de drogas.

􀂾 Ayudar al gobierno colombiano a recobrar las carreteras y los ríos navegables que son utilizados por la guerrilla y los traficantes de droga.

A primera vista la asistencia propuesta, estaría dada básicamente en el aumento de la ayuda económica y técnica que el actual gobierno de los Estados Unidos ofrece a Colombia. Sin embargo, la ayuda propuesta por el informe RAND podría ir un poco más lejos, dependiendo de la evolución de la “inestabilidad” colombiana.

2. La segunda recomendación del informe es que “Estados Unidos revise la política antinarcóticos”, especialmente la efectividad de las estrategias hasta ahora aplicadas para reducir la producción y el trafico de drogas. Dentro de esta recomendación se encuentran las siguientes acciones:

􀂾 Revisar si la fumigación aérea de cultivos de coca es el medio más eficaz para reducir la producción de la coca a un costo social y político aceptable.

􀂾 Plantear estrategias alternativas para atacar el problema, pues considera posible la hipótesis que la fumigación puede estar beneficiando a los actores armados ilegales y aumentando su apoyo social.

􀂾 Los Estados Unidos deben también reconocer y aceptar parte de la responsabilidad del problema de los narcóticos y admitir la importancia de la demanda de los consumidores americanos en el problema.

3. La tercera recomendación del informe RAND al gobierno americano es promover el establecimiento de una red de organizaciones de autodefensa dirigidas o supervisadas por el gobierno. Según el concepto de los consultores de la corporación RAND, las unidades de autodefensa legalizadas pueden dar al gobierno colombiano más control de sus actividades y posiblemente pueden mejorar las perspectivas para la paz, al autorizar a la comunidad para proporcionarse su propia seguridad.

4. La cuarta recomendación propuesta por el estudio se puede resumir en “la internacionalización del conflicto”, reflejada en el reconocimiento por parte de los Estados Unidos de intereses estratégicos regionales más grandes que son puestos en peligro por la inestabilidad institucional de Colombia. Con este reconocimiento el estudio propone la extensión de la ayuda norteamericana a otros países de la región, especialmente el apoyo a Perú, Panamá, Ecuador y tal vez Brasil, con el fin de contener y aislar la amenaza de la desestabilización regional y proteger las fronteras con Colombia. Este aspecto puede contener la presencia de militares americanos en las fronteras con Colombia. En el caso que la situación colombiana empeore el estudio propone que Estados Unidos siente las bases de una intervención multilateral.

La internacionalización de la lucha contra las drogas y ahora del conflicto colombiano, pueden ser los cimientos para avanzar sobre la meta estratégica americana de organizar un nuevo esquema continental de seguridad colectiva, siguiendo con las tendencias mundiales de la globalización y la cooperación regional para la seguridad y la defensa. Esta coyuntura regional puede ser el inicio de un esquema seguridad regional, que reemplace al ya en desuso esquema “TIAR” o al criticado esquema de seguridad regional de la OEA, pudiendo llegar a convertirse en un importante componente de un proceso de integración más amplio, e inclusive servir como mecanismo de compromiso de otros procesos de integración como el mismo ALCA (Asociación de libre Comercio de las Américas).

CONCLUSIÓN

Bajo circunstancias normales, la represión del narcoterrorismo es una tarea que corresponde única y exclusivamente a las autoridades civiles responsables de imponer la ley, pero, ¿deberíamos aceptar las circunstancias actuales como normales? El profundo daño causado por el narcotráfico en Colombia y en México, es evidencia de la naturaleza devastadora de esta amenaza. Ya es hora de reconocer la magnitud de los problemas creados por el Crimen Organizado Transnacional en nuestro territorio y ya es hora de controlar esta situación. 

Ante el alto grado de vulnerabilidad y de disfuncionalidad en que se encuentran los sistemas de Defensa de los países miembros del MERCOSUR, considerando las particularidades descriptas, es indispensable encontrar un camino hacia un sistema de Seguridad Estratégica Regional, que preserve un futuro político en Paz, frente a los actuales, nuevos y poderosos riesgos y amenazas internacionales en presencia. Salvaguardar al Estado, como instrumento de Seguridad, Justicia y Equidad Social, es el desafío estratégico primordial en la posguerra fría.

La sinergia que se produce entre terror y crimen, contribuye sin duda a debilitar las alianzas internacionales, a licuar el poder político de los Estados y a minar progresivamente la efectividad de las fuerzas armadas, de seguridad y policiales, en particular en aquellos países cuyas dirigencias están comprometidas con el nuevo fenómeno o se encuentran estratificadas en su conceptualización estratégica. 

El Sub-Continente queda así fuertemente relacionado con los complejos y ocultos actores del eventual Califato Euro-Asiático, desarrollando a Ibero América como “espacio sin ley”, organizado con entidades sociales horizontales, autogestionadas, desde la anarquía anti-institucional en plena experiencia en los suburbios de Caracas, en los últimos años. Los despliegues de las veinte bases militares “bolivarianas” en las fronteras bolivianas con Brasil, Paraguay, Argentina, Chile y Perú, así parecen confirmarlo.

Las acciones conjuntas, que tienen como eje en Colombia al narcoterrorismo encabezado por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), con los carteles de la droga ligados también a otras formaciones políticas, como la anticomunista Fuerzas de Autodefensa de Colombia y a sociedades criminales como la mafia rusa, deben encontrar una respuesta definitiva que no puede terminar sino en la derrota, rendición incondicional y erradicación definitiva de esos flagelos mundiales en nuestra región.

En el caso de la Argentina, al desafío global y regional la encuentra en un estado generalizado de inseguridad nacional, sin previsiones, sin estructuras orgánicas actualizadas y sin voluntad de defensa. La sociedad anómica, también está anestesiada. Subsiste bajo una conducción inconscientemente irresponsable.

Esta exigencia conduce indefectiblemente al MERCOSUR POLÍTICO y éste tendrá entidad cuando se logre una Política de Defensa Común, a través de un Acuerdo de Seguridad Colectivo. La naturaleza de los principales hechos y amenazas estratégicas del continente, el narcotráfico y el terrorismo, operando sobre sociedades empobrecidas y Estados Nacionales débiles, con sus instituciones malversadas y sus sistemas políticos no consolidados, no ha encontrado una respuesta combinada y unificada, que tenga en cuenta las características internacionalizadas y flexibles de una agresión estratégica diluida, no militar. Allí encontramos el verdadero desafío que debemos afrontar.

* El Dr. Jorge Corrado es Abogado, Universidad de Buenos Aires. Ha cursado las Maestrías de Estrategia y Geopolítica, Historia Militar e Inteligencia Estratégica en la Escuela Superior de Guerra del Ejército Argentino. Es miembro del Centro de Estudios Estratégicos de la Escuela Superior de Guerra en la Comisión de Estudios de Inteligencia. Profesor Titular de Estrategia y Geopolítica, Relaciones Internacionales y Derecho Internacional en la Carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Universidad Católica de la La Plata. En la misma institución es Director Académico y de Investigación del Instituto Universitario de Política Internacional, Polemología y Estrategia Contemporánea. Se desempeña como Investigador Principal del Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires y Miembro de Honor del Grupo Teoría del Estado.

* El Sr. Guido Crilchuk es alumno destacado de 3º año de la carrera de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Católica de La Plata. 

BILIOGRAFIA

Beaufré, André. “Introducción a la Estrategia, Editorial Struhart & Cia, Buenos Aires, 1982.

Corrado, Jorge. “Defensa, Guerra y Seguridad Estratégica en el siglo XXI”, Anales Universidad Católica de La Plata, Facultad de Ciencias Sociales, año 2006.

Corrado, Jorge. “Una Segunda Argentina es Posible”. Anales de la Universidad Católica de La Plata, Facultad de Ciencias Sociales, año 2007.

Cosidó, Ignacio y otros. “El final de la disuasión, Grupo de Estudios de Estrategia de España, Política Exterior. Noviembre-Diciembre de 2001. www.gees.org

Dobriansky, Paula. El crecimiento explosivo del Crimen Organizado Transnacional, Subsecretaria de EEUU para Asuntos Mundiales. Departamento de Estado de EEUU, 20 de Agosto de 2001.

Auel, Heriberto y otros. “Geopolítica Tridimensional Argentina”, Editorial Eudeba, Bs. As. 1999

Bardají, Rafael. Del viejo al nuevo orden estratégico. A diez años de la caída del Muro. Revista Española de Defensa, nº 141, noviembre de 1999, pag. 30.

Lobaiza, Humberto. “La Argentina Indefensa”. Círculo Militar, Buenos Aires, 1997.

Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires. “Las Guerras de la Tercera Especie”. www.ieeba.com.ar - Buenos Aires 2001.

Hamon, Leo. “Estrategia contra la Guerra”, Ediciones Guadamarra, Madrid, 1966.

Holsti, Kalevi. “The State, War and the State of War”. Cambridge University Press. 1999.

Lind, Samuel, Schmitt, John y Wilson, Gary. “The Changing Face of War. Into the Fourth Generation”. Marine Corps Gazette, Octubre 1989.

1 Van Cleveld, Martín. “The Transformation of War”. The Free Press, Nueva York, 1991.

Wright, Robin y MacManus, Doyle. “Futuro Imperfecto”. Ediciones Giralbo, Barcelona, 1992.

Toffler, Alvin y Heidi. “Las Guerras del Futuro”. Ediciones Plaza & Janes, 1994.

Jean, Carlo. “Guerra, Estrategia y Seguridad”. Editorial Laterza, Roma, 1997.

Luttwak, Edward. “Estrategia, la lógica de la guerra y la paz”. Instituto de Publicaciones Navales, Buenos Aires, 1992.

Minc, Alain. “La Nueva Edad Media. El gran vacío ideológico”. Ediciones Temas de Hoy, Madrid, 1994.

Luttwak, Edward. “Estrategia e Historia”. Instituto de Publicaciones Navales, Buenos Aires, 1985.

Bouthuol, Gaston. “Las Guerras. Elementos de Polemología”. Editorial Payot, París, 1951.

Buzan, Barry. “Introducción a los Estudios Estratégicos: tecnología militar y relaciones internacionales”. Ediciones Ejército, Madrid, 1987.

Ministerio de Defensa de Colombia. Sistema de Información de la Defensa Nacional. Dirección Nacional de Estupefacientes. Bogotá, enero de 2001

Página Web RAND Corporation. Projet Air Force www.rand.org/paf.

Pagina de Instituto de Estudios Estratégicos de Buenos Aires: www.ieeba.com.ar

No hay comentarios: