SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA PSICOLOGÍA DE LA SEGURIDAD: 5ª PARTE


PROBABILIDAD DE LOS HEURÍSTICOS



El segundo área que puede contribuir a malas concesiones de seguridad es la probabilidad. Si calculamos mal la probabilidad, hacemos malas concesiones.

En general, nosotros como especies no somos buenos con grandes números. John Paulos [27] y otros han escrito mucho sobre esto. El dicho dice "1,2,3 muchos" pero desde el punto de vista evolucionario tiene algo de sentido. Los pequeños números importan más que los grandes números. El que haya un mango o 10 mangos es importante, pero si hay 1000 o 5000 mangos importa menos -- son muchos mangos, de cualquier forma. Lo mismo pasa con  las probabilidades. Somos buenos en 1 de dos contra 1 de 4 contra 1 de 8, pero somos mucho peores en 1 de 10000 contra 1 en 100000. Es la misma broma: "la mitad del tiempo, un cuarto de tiempo, un octavo del tiempo, casi nunca". Y da igual lo que se mida si ocurre 1 entre 10000 o 1 entre 100000, es casi lo mismo siempre: casi nunca

Adicionalmente, hay heurísticos asociados con las probabilidades. Estos no son específicos al riesgo pero contribuyen a la mala evaluación del riesgo. Y resulta que la habilidad de nuestros cerebros para evaluar la probabilidad tiene muchos problemas.

El heurístico de la disponibilidad

El "heurístico de la disponibilidad" es muy amplio, y recorre un gran camino a la hora de explicar cómo responde la gente al riesgo y a las concesiones. Básicamente, el heurístico de la disponibilidad significa que la gente "evalúa la frecuencia de una clase o la probabilidad de un evento por la facilidad que tiene el evento de ser recordado"[28]. En otras palabras, en cualquier proceso de toma de decisiones, los datos fácilmente recordados (disponibles) tienen un mayor peso que los que son difíciles de recordar.

En general, el heurístico de la disponibilidad es un atajo mental bueno. En igualdad de condiciones, los eventos comunes son más fáciles de recordar que los que no son comunes. Por lo que tiene más sentido usar la disponibilidad para estimar la frecuencia y la probabilidad. Pero como todos los heurísticos, hay áreas donde el heurístico no funciona y nos lleva a factores de conducta. Hay otras razones más allá de las ocurrencias que hacen algunas cosas más disponibles que otras. Los eventos que son emocionales están más disponibles que otros. Los eventos que son más emocionales son más disponibles que otros. Los eventos que son más recientes son más disponibles que otros, y así sucesivamente.

No hay nada nuevo sobre el heurístico de la disponibilidad y sus efectos sobre la seguridad. Yo escribí sobre ello en el libro "Beyond fear"[29] aunque no con ese nombre. El profesor de sociología Barry Glassner dedicó la mayor parte de un libro a explicar cómo afecta la percepción del riesgo [30]. Cada libro que trata sobre la psicología de la decisión habla sobre ello.

En un experimento sencillo [31] a los sujetos se les preguntó:

En un texto en inglés, ¿es más probable que una palabra empiece por K o que la tercera letra sea una K? (sin incluir palabras con menos de tres letras)

Casi el 70% de la gente contestó que había más palabras que empezaban con K, aunque en realidad existen casi el doble de palabras que contienen la K como tercera letra. Pero como las palabras que empiezan por K son más sencillas de generar en la mente de uno, la gente sobre estimó su frecuencia.

En otro experimento más real [32] los sujetos fueron divididos en dos grupos. A un grupo se le dijo que durante un período de tiempo se imaginara a su equipo de football universitario ganando en su temporada y al otro se le dijo que imaginara a su equipo de football perdiendo. Entonces a ambos grupos se les hicieron preguntas sobre lo que realmente pensaban sobre la temporada que realizaría su equipo. De los sujetos que habían imaginado que el equipo ganaría, el 63% predijo una excelente temporada. De los sujetos que imaginaron al equipo perdiendo solo el 40% lo predijeron.

El mismo investigador realizó otro experimento antes de las elecciones de presidente en 1976. A los sujetos que se les dijo que imaginaran a Carter ganando las elecciones predecían más que ganaría y a los sujetos que se les pidió que imaginaran a Ford ganando predecían que ganaría. Este tipo de experimento también se replicó varias veces y uniformemente demuestra que si se considera un resultado particular en la imaginación se hace más probable en el futuro.

La viveza de los recuerdos es otro aspecto del heurístico de disponibilidad que se ha estudiado. Las decisiones de la gente se ven más afectadas por la información viva que por la información pálida, abstracta o estadística.

Aquí hay uno de muchos experimentos que demuestra esto [33]. En la primera parte del experimento, los sujetos leyeron sobre un juicio relacionado con la conducción con alcohol. El defendido había arroyado una señal de stop cuando volvía a casa después de una fiesta y colisionó con un camión de basura. No se había hecho un test de alcohol o de sangre, y solo había evidencias circunstanciales para seguir con el caso. El defendido argumentaba que no había bebido.

Después de leer la descripción del caso y las declaraciones del defendido, los sujetos fueron divididos en dos grupos y se les dio 18 evidencias para leer: 9 estaban escritas por la acusación que explicaba porqué el acusado debería ser culpable, y 9 fueron escritas por la defensa diciendo porqué el defensor debería ser inocente. Los sujetos en el primer grupo recibieron evidencias acusatorias escritas con un estilo vago y aburrido y evidencias de defensa escritas de forma viva, mientras que a los sujetos en un segundo grupo se les dio lo contrario.

Por ejemplo, aquí hay una versión vaga y otra viva de la misma evidencia acusatoria:

- En su salida por la puerta, Sanders (el defendido) tropieza con una mesa, dejando caer un tazón al suelo

- En su salida por la puerta, Sanders tropezó con una mesa derramando un tazón con salsa de guacamole que derramó al suelo salpicando la moqueta blanca.

Y aquí hay un par vago y vivo de la defensa:

- El propietario del camión de basura admitió al ser preguntado que su camión es difícil de ver en la noche por ser de color gris.

- El propietario del camión admitió tras ser preguntado que su camión es difícil de ver en la noche porque es gris. Dijo que era gris porque esconde mejor la suciedad. "¿que quieren que los pinte rosa?"

Después de todo esto, a los sujetos se les preguntó sobre el nivel de alcohol del defendido, su culpa y el veredicto que el jurado debería emitir.

Los resultados fueron interesantes. Los vivos frente a los argumentos vagos no tuvieron efecto significativo en el juicio del sujeto inmediatamente al ser leídos, pero cuando fueron preguntados al cabo de 48 horas -- se les preguntó como si decidieran sobre el caso por primera vez -- fueron más influenciados por los argumentos vivos. Los sujetos que leyeron argumentos vivos de defensa y vagos argumentos de acusación se inclinaban más sobre la inocencia del acusado y los sujetos que leyeron argumentos vivos de acusación y vagos de defensa eran más propensos a encontrarlo culpable.

La moraleja aquí es que la gente será más persuadido por una historia viva y personal que por meros datos estadísticos y hechos, posiblemente porque recordaran argumentos vivos mejor.

Otro experimento [34] dividió a los sujetos en dos grupos, que leyeron sobre una enfermedad ficticia llamada "Hyposcencia-B". Los sujetos en el primer grupo leyeron sobre la enfermedad con síntomas concretos y fáciles de imaginar: dolores musculares, baja energía y dolores de cabeza frecuentes. Los sujetos en el segundo grupo leyeron sobre la enfermedad con síntomas abstractos y difíciles de imaginar: un vago sentido de desorientación, un sistema nervioso con mal funcionamiento y un hígado inflamado.

Entonces cada grupo fue dividido una vez más. La mitad de cada mitad fue el grupo de control: simplemente leyeron una de las dos descripciones y se les preguntó como era de probable que contrajeran la enfermedad en un futuro. La otra mitad de la mitad era el grupo experimental: leyeron una de las dos descripciones "pidiéndoles que imaginaran un periodo de tres semanas durante el cual contraerían la enfermedad y experimentarían sus síntomas", entonces se les pidió que escribieran una descripción detallada de cómo se sentirían durante esas tres semanas. Después se les preguntó si contraerían la enfermedad.

La idea aquí era probar si la dificultad para imaginar experimentar algo afectaría el heurístico de disponibilidad. Los resultados mostraron que los sujetos en el grupo de control -- que leyeron una u otra de las dos descripciones -- no mostraron ninguna diferencia. Pero aquellos a los que se les pidió que imaginaran los síntomas fáciles de imaginar pensaron que serían propensos a contraer la enfermedad mientras que a los que se les dio a leer descripciones difíciles de imaginar pensaron que era poco probable que contrajeran la enfermedad que los del grupo de control. Los investigadores concluyeron que imaginar un resultado no es suficiente para que parezca más probable, tiene que ser algo fácil de imaginar. Y de hecho, un resultado que es difícil de imaginar puede parecer menos probable.

Adicionalmente, una memoria puede ser particularmente viva y precisa porque es extrema y por ello improbable de que ocurra. En un experimento [35] los investigadores preguntaron a los pasajeros en un andén que recordaran y describieran "la peor ocasión en la que perdieron el tren" y a otros pasajeros que recordaran cuando "alguna vez que hayan perdido el tren". Los sucesos descritos en ambos grupos eran igual de terribles, demostrando que el peor de los casos tiende a venir a la mente cuando se piensa en una clase en concreto.

En general, este tipo de cosas están relacionadas con algo llamado "negligencia de la probabilidad": es la tendencia de la gente a ignorar las probabilidades en ocasiones donde hay un contenido altamente emocional [36]. Lo riesgos de seguridad caen en esta categoría, y nuestra obsesión actual con los riesgos de terrorismo a expensas de los más comunes es un ejemplo.

El heurístico de disponibilidad también explica el factor de vista previa. Los sucesos que realmente han ocurrido son, casi por definición, más sencillos de recordar que los eventos que no han sucedido, la gente sobre estima de forma retroactiva la probabilidad de esos sucesos. Piensa en "Planificación de lunes por la mañana" ejemplarizada en los deportes y política nacional. Se hace fácil de creer el hecho de que "debería haberlo visto venir".

La mejor forma que lo he visto descrito fue por Scott Plous:

"En términos muy generales:(1) cuanto más accesible es un suceso, parecerá más frecuente y probable (2): cuanto más viva es la información, más convincente y fácilmente recordable será y (3) cuanto más evidente resulta algo más causal parecerá. "

Aquí hay un experimento que demuestra este factor en relación a lo evidente de los sucesos [38]. Un grupo de seis observadores contemplaron una conversación desde diferentes puntos: sentados detrás de uno de los hombres hablando o en el lateral de los hombres. Los sujetos de cara a uno u otro conversador tendieron a calificar a dicho conversador como más influyente en la conversación: estableciendo el tono, la información a intercambiar y causando a la otra persona responder como lo hacía. Los sujetos en los laterales tendieron a evaluar a los dos interlocutores como igualmente influyentes.

Como ya dije al inicio de esta sección, la mayor parte del tiempo el heurístico de la disponibilidad es un buen atajo mental. Pero en la sociedad moderna, tenemos mucha información sensorial de entrada de los medios. Eso perturba la disponibilidad, la viveza y lo evidente, y eso significa que los heurísticos que se apoyan en los sentidos fallan. Cuando la gente vivía en tribus primitivas, si la idea de ser comido por un tigre de dientes de sable estaba más disponible que la idea de morir aplastado por un mamut, era razonable pensar que -- para la gente que vivía en un determinado lugar-- era más probable que fueran comidos por un tigre que aplastados por un mamut. Pero ahora que obtenemos la información de la TV, los periódicos e Internet no es necesariamente el caso. Lo que leemos, lo que se nos hace más vivo puede ser algo raro y espectacular. Puede ser algo ficticio: una película o un programa de TV. Puede ser un mensaje de marketing comercial o político. Y recuerda, los medios visuales son más vivos que los impresos. El heurístico de la disponibilidad es menos fiable, porque las memorias vivas de las que disponemos no son relevantes dada nuestra situación real. Y peor aún, la gente tiende a no recordar dónde escucharon algo -- sólo recuerdan el contenido. Así que incluso si en el momento de estar expuestos a un mensaje no encuentran la fuente creíble, eventualmente la memoria de la fuente de la información se degrada y se quedan con el mensaje en sí mismo.

Nosotros en la industria de la seguridad estamos acostumbrados a los efectos del heurístico de la disponibilidad. Contribuye al "riesgo du jour" la mentalidad que tan a menudo vemos en la gente. Esto explica porqué la gente tiende a sobreestimar los riesgos extraños y desestimar los más comunes [39]. Explica porqué gastamos tanto esfuerzo defendiéndonos de lo que hicieron los malos en la última ocasión e ignoramos lo que pueden hacer la siguiente vez. Explica porqué nos preocupamos por riesgos que aparecen en las noticias sobre los riesgos que no lo están o los riesgos que vienen con historias personales o emocionales a expensas de los riesgos que son más comunes que se nos presentan como estadísticas.

  Esto explica la mayoría de las entradas en la tabla 1.

No hay comentarios: