SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

miércoles, 13 de octubre de 2010

LA PSICOLOGÍA DE LA SEGURIDAD: 2ª PARTE


EL CONOCIMIENTO CONVENCIONAL SOBRE EL RIESGO

La mayoría de las veces cuando la percepción de la seguridad no se ajusta a la realidad de la seguridad es porque la percepción del riesgo no es pareja con la realidad del riesgo. Nos preocupamos por las cosas equivocadas: prestando demasiada atención a riesgos menores y poca atención a los mayores riesgos. No evaluamos correctamente la magnitud de los diferentes riesgos. Mucho de esto puede deberse a mala información o malas matemáticas pero hay ciertas patologías que se repiten una y otra vez.

En el libro: "Beyond fear" enumeré cinco:

1. La gente exagera los riesgos espectaculares y puntuales y minimiza los riesgos comunes
2. La gente tiene problemas estimando el riesgo de algo que se salga de su situación habitual.
3. Los riesgos personificados son percibidos como mayores que los anónimos
4. La gente menos valora los riesgos que asumen voluntariamente y sobre valoran los riesgos de las situaciones que no controlan.
5. La gente sobre valora los riesgos de los que se habla y son expuestos públicamente. [1]

Existe una lista más grande en el libro sobre riesgos: "Guía práctica para decidir lo que es seguro y lo que realmente es peligroso en el mundo que te rodea" de David Ropeik y George Gray.

La mayor parte de la gente está más asustada de los nuevos riesgos que de los riesgos con los que ha vivido durante un tiempo. En el verano de 1999, la gente de Nueva York estaba muy asustada de el virus del Oeste del Nilo, una infección que se transmite a través de los mosquitos que nunca se había visto antes en los EEUU. En el verano de 2001 aunque el virus seguía apareciendo y unos pocos enfermaban pero el miedo había desaparecido. El riesgo seguía ahí, pero los habitantes de Nueva York ya habían vivido con él durante un tiempo. Su familiaridad les hacía verlo de forma diferente.

La mayoría de la gente teme menos los riesgos que son naturales que los que son humanos. Mucha gente teme más la radiación de residuos nucleares o móviles que a la radiación solar, la cual supone un riesgo mucho mayor.

Mucha gente tiene menos miedo a los riesgos que eligen libremente que a los riesgos impuestos. Los fumadores están menos preocupados por los asbestos y otros contaminantes en su entorno de trabajo que por lo que fuman.

La mayoría de la gente tiene menos miedo a los riesgos si éstos reportan algunos beneficios interesantes. La gente vive con el riesgo de tener un terremoto en San Francisco o L.A. porque les gustan esas zonas o pueden encontrar trabajo allí más fácilmente.

La gente teme más los riesgos de morir de una determinada forma, como por ejemplo devorados por un tiburón que por otras como morir de un ataque al corazón (la muerte más habitual en EEUU).

La mayoría de la gente tiene menos miedo a los riesgos sobre los que tiene cierto control, como conducir, y más miedo a los riesgos que no controlan, como volar, o viajar como pasajero cuando otro conduce.

La mayoría de la gente tiene menos miedo a los riesgos que vienen de lugares, gente o empresas en los que confían y tienen más miedo si el riesgo viene de alguien en quien no confía. Imagínese que le ofrecen dos vasos de líquido transparente. Tiene que beber uno. Uno viene de Oprah Winfrey y el otro viene de una empresa química. La mayoría elegiría el de Oprah aunque no sepan que hay en el vaso.

Tememos más a los riesgos que conocemos que a los que no conocemos. En el otoño de 2001 la sensibilidad con respecto al terrorismo estaba a flor de piel mientras que el crimen en las calles, el cambio climático y otros riesgos era bajo. No porque no existieran pero porque la sensibilidad era baja.

Estamos más asustados de los riesgos cuando la incertidumbre es alta y menos asustados cuando sabemos más, lo cuál explica porqué encontramos arriesgadas inicialmente las nuevas tecnologías.

Los adultos temen más los riesgos que afectan a sus hijos que los riesgos que les afectan a ellos. La mayoría de la gente teme más los asbestos en los colegios de sus hijos que los asbestos en su propia oficina.

En general la gente teme más los riesgos que les afectan directamente que los riesgos que afectan a otros. Los ciudadanos de EEUU no temían al terrorismo antes del 11S del 2001 porque hasta entonces los ataques habían sido casi siempre en el exterior. Pero de repente el riesgo se convirtió en algo personal. Cuando pasa eso, el miedo sube aunque la realidad estadística sea baja. [2]

Hay otros que llegan a estas mismas conclusiones y las resumo en la tabla 1. [3][4][5][6].

Cuando miras la lista de la tabla lo más destacado es lo razonable que resulta. Esto tiene sentido ya que nuestra percepción del riesgo está asentada profundamente en nuestros cerebros, es el resultado de millones de años de evolución y nuestra percepción del riesgo son generalmente muy buenas y son lo que nos han mantenido vivos y reproduciéndonos a lo largo de millones de años de evolución.

La gente exagera riesgos que son:      La gente menos valora riesgos que son:
-------------------------------------------------        --------------------------------------------------------
Espectaculares                                             Domésticos
Ocasionales                                                  Comunes
Personificados                                              Anónimos
Descontrolados o impuestos                        Bajo control o voluntarios
Comentados                                                No comentados
Intencionados y provocados por                  Naturales
El hombre
Inmediatos                                                  A largo plazo o difusos
Repentinos                                                  Evolucionando lentamente en el tiempo
Que les afectan personalmente                  Que afectan a otros
Nuevos y no familiares                                Familiares
Dudosos                                                     Conocidos
Contra sus hijos                                          Contra uno mismo
Moralmente ofensivos                                Moralmente aceptables
Totales, sin beneficios                               Asociados a algún tipo de beneficio
Difieren de su situación actual                   No difieren de su situación

                                                  Tabla 1

Cuando las percepciones del riesgo fallan, es porque las situaciones se han dado  más rápidamente que la evolución: las situaciones que existen en el mundo en 2007, pero no existían hace 100.000 años, como por ejemplo, una ardilla enfrentada a un coche, o un pájaro disparado por una escopeta hacen que las capacidades  para hacer frente a los riesgos fallen. Lo mismo nos ocurre con la sociedad moderna, la tecnología y los medios. Y peor aún, pueden ser manipuladas por otros, políticos, dptos. de marketing etc que explotan estas deficiencias en su beneficio.

  Para entender todo esto primero tenemos que entender nuestro cerebro.

No hay comentarios: