SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 16 de octubre de 2010

INJUSTICIA FLAGRANTE


Los familiares de conscriptos muertos y heridos en enfrentamientos con subversivos merecen un reconocimiento

El pasado 5 de octubre se cumplieron 35 años del sangriento ataque que la organización terrorista Montoneros realizó al Regimiento Nº 29 de Infantería de Monte de la ciudad de Formosa. En esa acción, que incluyó el secuestro de un avión de Aerolíneas Argentinas y el copamiento del aeropuerto provincial, en una muestra del poderío logístico, operacional y de inteligencia con que contaba la organización, murieron doce guerrilleros, diez conscriptos, un policía, un subteniente y un suboficial del Ejército Argentino.

Lo destacable de esta acción de guerra que la organización Montoneros llevó a cabo es que fue efectuada durante el entonces gobierno constitucional que presidía María Estela Martínez de Perón, elegida junto a su marido, Juan Domingo Perón, por amplia voluntad popular. Lo paradójico e injusto es que a los guerrilleros que empuñando un arma atacaron a sangre y fuego en plena democracia un cuartel militar y un aeropuerto, y sembraron la muerte a discreción, tanto la propia como la ajena, el actual gobierno nacional los ha incluido dentro de las víctimas del terrorismo de Estado, indemnizó a sus familiares con una suma de 620.919 pesos, y sus nombres fueron incluidos en los nuevos listados de la Conadep en 2006, durante el gobierno de Néstor Kirchner. Aún más, el bronce recuerda a estos combatientes montoneros en el Monumento a las Víctimas del Terrorismo de Estado, inaugurado en 2007 por la administración kirchnerista.

Por el contrario, los nombres de aquellos conscriptos que cumpliendo con su deber de soldados murieron en la defensa de su regimiento -Antonio Arrieta, José Coronel, Dante Salvatierra, Edmundo Sosa, Tomás Sánchez, Ismael Sánchez, Marcelino Torales, Herminio Luna, Heriberto Dávalos, Alberto Villalba, junto al subteniente Ricardo Massaferro, el sargento Víctor Sanabria, y el policía Neri Argentino Alegre- son olvidados por el Estado argentino. Los familiares de esos soldados, de condición muy humilde todos ellos, sólo percibían en marzo de este año 842 pesos, tal como lo detalla el periodista Ceferino Reato en su reciente libro Operación Primicia , brillante investigación sobre la acción militar de Montoneros de 1975.

Reconocer económicamente y recordar en un monumento a los integrantes de una organización terrorista que en plena democracia asolaron sangrientamente el país y abandonar al olvido a aquellos jóvenes argentinos que cumplieron con las leyes del Estado, y ni siquiera reconocer con una ayuda económica a sus humildes familias es una muestra de la discrecionalidad ideológica con que se tratan aquellos años turbulentos y sangrientos que vivió el país, además de disponer de los fondos públicos con absoluta arbitrariedad.

Solamente en Formosa se recuerda todos los años el hecho y a los caídos. Esto ha llevado a que la senadora nacional por esa provincia, Adriana Bertolozzi, del Peronismo Federal, presentara un proyecto para brindar un reconocimiento económico a los familiares de los conscriptos muertos y heridos durante el enfrentamiento.

En una reciente encuesta, realizada por una empresa especializada, en relación con la década del 70, la mayoría de los encuestados reclama juzgar tanto a los militares como a los guerrilleros, o en su defecto a ninguno. Resalta así la negación de amplios sectores de la sociedad que ven la asimetría del trato con que se abordan aquellos trágicos años.

Es que al decir del pensador alemán Ernst Junger, el humanitarismo tuerto es en sí mismo la peor de las injusticias. La injusticia que pesa desde 1975 lleva ya 35 años, clamando para que, de una vez y para siempre, se haga una justa reparación hacia aquellos jóvenes formoseños que entregaron lo más preciado que poseían: su vida.

FUENTE: LA NACION

No hay comentarios: