SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

miércoles, 30 de junio de 2010

PANDILLAS: 20 ARGUMENTOS PARA AVANZAR


Mac Donald Muñoz Vondeuch
Educador de calle – Investigador social - macdonald@colombia.com
De la familia – organización social
delafamilia@hotmail.com
Risaralda, Colombia Julio del 2.009

1. Las acciones previas al desarrollo del proceso de intervención, podrían estar enmarcadas en:
a. Cese de hostilidades.
b. Metodología de intervención.
c. Personal a cargo de la intervención.
d. Plan de intervención (tiempos, lugares, estrategias).

2. Definir con claridad la problemática, actualmente hay muchos datos, muchas cifras, sin un diagnostico claro y actualizado: Lo primero es identificar factores de riesgo, sitios de encuentro, tiempos y etapas en la intervención, presupuestos técnicos y financieros, tipo de intervención con metodologías activas (De reto por opción, por ejemplo) y pedagogías enfocadas a crear hábitos de vida más positivos, herramientas de crianza para padres o cuidadores, un sistema estructural familiar de roles, normas y reglas, plan de destrezas y habilidades a desarrollar y método de readaptación y resocialización.

3. Nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes que participan en estas problemáticas socialmente relevantes, no requieren de actividad laboral inmediata o mercados asistencialistas, (Ello se convierte en sus peticiones, en los discursos del político y en el acelere de procedimientos no planeados). Si bien es cierto existen carencias económicas, en las familias de dichos participantes, también es cierto que, con el dinero fruto de acciones laborales inmediatas no organizadas como proceso, los muchachos adquieren más droga y mejores armas, la intervención entonces podría estar enfocada hacia:
a. Habilidades sociales: aprender a vivir en comunidad a través de acompañamiento e intervención psicosocial (no solo de apoyo psicológico) familiar e individual.
b. Habilidades para la vida, que incluya disminución en el consumo de sustancias psicoactivas, de la violencia y el maltrato, al igual que la observancia de normas familiares, pactadas y socializadas en todo el núcleo familiar.
c. habilidades vocacionales y laborales, incluye vinculación a educación formal y no formal incluyente y flexible y, si las posibilidades dan, acción pre laboral de medio tiempo o fines de semana pactadas y en etapas.
d. Habilidades de comunicación familiar y comunitaria.
e. Acuerdos familiares, sociales y con el gobierno, colocándole tiempos y etapas.

4. La intervención debe de orientarse como practica de reconstrucción de estilos de vida saludables y recomposición comunitaria.

5. Organización de procesos y procedimientos sostenibles comunitarios interinstitucionales como el tutelaje, terapia familiar, programas de competencias sociales para familias enteras que hayan o estén teniendo en la familia niños, niñas, adolescentes y jóvenes con problemáticas de esta índole.

6. Capacitaciones vivenciales (entrenamiento) en prácticas familiares (no la charlita o taller del experto), en manejo disciplinario, en normas, premios y castigos para cuidadores, al igual que manejo de conductas violentas o permisivas familiares.

7. Diseñar nuevos programas itinerantes y de calle flexibles para el manejo del consumo (uso y abuso) de cigarrillo, licor y otras sustancias psicoactivas licitas e ilegales (en prácticas de reducción del consumo, de riesgos en calle y de internamiento), en diferentes puntos de los municipios implicados.

8. Las ONGs, las iglesias de diferentes dogmas, los grupos políticos organizados, deberán también de participar de procesos de intervención desde sus acciones y quehaceres cotidianos.

9. Atacar de forma frontal el narcotráfico, el menudeo y los microcarteles existentes y la corrupción existente al interior del sistema público, no solo con personal de inteligencia y contrainteligencia, si no con tecnología, no dejando avanzar más este flagelo.

10. Desvertebrar el comercio de armas y el control delincuencial de venta, compra y alquiler de armas de fuego, debe de ser prioridad, (Al parecer y por comentarios de los mismos delincuentes, la alta corrupción por parte de la fuerza pública al decomisar armas y revenderlas al mercado negro).

11. La clave para enfrentar con eficacia las problemáticas asociadas a bacrim (bandas criminales), bandolas o combos delincuenciales de adolescentes y pandillas juveniles es una adopción de estrategias complementarias y unificadas que incluyan y combinen la prevención, la atención y unas estrategias de persuasión y restricción cuidadosamente diseñadas, que cuenten con el apoyo de la comunidad.

12. La lucha contra el narcotráfico y el conflicto social y armado nos militariza exclusivamente, está demostrado (Afganistán, Angola, México, Colombia, entre otros) que esto se convierte, al pasar el tiempo en otros flagelos de pequeños carteles y de corrupción. Lo que se puede efectuar, para hacerlo realizable y avanzar es hostigar y desvertebrar desde lo económico de lo ilícito (Francia, Italia, entre otros) y trabajar mucho más desde lo social, sin paternalismos ni asistencialismos.

13. Al establecer contacto con una banda delincuencial, pandilla juvenil o grupo de jóvenes en acciones antisociales, los servidores públicos y contratistas tratan de organizarlos en actividades (eso sirve solo al inicio) sin tener en cuenta que lo que hacen es volverlos más cohesionados al mismo grupo (el grupo les ofrece exclusividad, solidaridad y prestigio), si trabajamos estos mismos aspectos como si fuese un grupo juvenil de barrio (con reglas claras para las reuniones, con tareas periódicas para el grupo y sus integrantes, con una misión y una visión grupal), el resultado será más claro y efectivo.

14. Estamos reincorporando al sistema escolar a adolescentes y jóvenes con retardo en el desarrollo intelectual y emocional, dificultades psicosomáticas, desatención, con múltiples casos de fracaso escolar y repitencia, policonsumidores de sustancias psicoactivas, con problemáticas/trastornos para seguir normas y patrones sociales de comportamiento y sobre todo con antecedentes de sanciones o expulsión del mismo sistema escolar, lo ideal es realizar convenios con instituciones que realicen jornadas académicas flexibles con PEI acorde a la situación, metodologías de ciclos lectivos, itinerante y cercano al lugar de residencia.

15. Los diversos y especializados enfoques que existen sobre la violencia y la criminalidad en nuestra región, han generado un manejo inadecuado de estas categorías. Se tiende a confundir conflicto con violencia, violencia con criminalidad y esta última con sensación de inseguridad. Esta falta de claridad en la utilización los términos y posterior organización de programas, origina serias consecuencias en el análisis y tiene implicancias relevantes en la formulación e implementación de políticas públicas. En medio de la ambigüedad hay un elemento transversal de acuerdo y consenso: la necesidad de vincular a la comunidad en las tareas de prevención y contención del delito, las soluciones (no la información) pueden tomar una característica más participativa y directa, se ha estado organizando pero de corte inmediatista y asistencialista.

16. Fortalecer programas que existen desde las entidades privadas o sociales o crear programas estatales de mediano plazo en reeducación, rehabilitación, reinserción social y familiar, con directrices claras y concretas a 3 y 5 años, no solo para menores de 18 años, sino también adultos jóvenes.

17. El equipo de trabajo debe de tener muy buen conocimiento de a quienes se está interviniendo (en termino psicosocial), para entender la dinámica del movimiento adolescente y juvenil, la organización, la estructura, la dinámica delincuencial o de consumo de S.P.A. los modos de operar, los bajones y altos en su temperamento, rasgos de personalidad, y un sinfín de pormenores, que llegan a afectar la salud mental del interviniente y la estabilidad o seguridad del equipo.

18. Trabajar grupos de alto riesgo, a través de programas alternos, que vinculen a niños y niñas, a papás, mamás y cuidadores de familia.

19. Organizar un comité consultivo y permanente interinstitucional e intersectorial, para el abordaje integro (desde las diferentes áreas del modelo) que muestre cifras de integración, no solo de capacitación, que se realice en etapas y tiempos y por sectores de los municipios implicados evaluaciones de sus hechos, (no solo desde los números, sino también en acciones que llevaron a mejorar el entorno), en síntesis no más cifras, no más datos, más acciones planeadas sociales que conlleven a mejorar o a disminuir las actividades ilícitas.

20. Desarrollo de objetivos personales (ojala por escrito) en la intervención (más de 3 y menos de 5), puntuales, cortos, cumplibles en el corto y mediano plazo, esto genera confianza y control individual al mismo tiempo.


No hay comentarios: