SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 9 de febrero de 2010

ARGENTINA: Bajan las muertes por accidentes




Las muertes en accidentes de tránsito disminuyeron el 21 por ciento en enero pasado, si se toma como referencia el mismo período del año último. Fallecieron 78 personas menos que las 371 registradas en el primer mes de 2009.

Así lo informó el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a partir de los datos de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV). En ese organismo se consideró que la toma de conciencia pública sobre los peligros de ignorar las normas de tránsito y una constancia en los controles posibilitaron esa menor cantidad de víctimas mortales. Aunque el número de muertos continúa siendo alto.

"Hay una pequeña reducción; trabajamos para que sea una tendencia que nos permita disminuir la cantidad de víctimas en un 9 o 10 por ciento en el año", comentó a LA NACION el director de la ANSV, Felipe Rodríguez Laguens.

Los datos que procesa en estos días la ASNV marcarían una baja de algo más del 3 por ciento de las muertes entre 2009 y 2008. Las cifras de la Asociación Civil Luchemos por la Vida establecen una imagen similar por las 7885 personas muertas en 2009 frente a los 8205 decesos de 2008. Tanto entre las autoridades como entre los miembros de esa ONG existe el convencimiento de que esta disminución es un paso, pero que mucho queda por hacer para llegar a niveles acordes con otras naciones.

"El problema es muy grave, sólo hay que comparar el caso argentino con los de otros países para visualizarlo. En Suecia mueren en accidentes 89 personas cada millón de vehículos; en Holanda, 116; en España, 123, y en los Estados Unidos, 186, mientras que en la Argentina la proporción se eleva a 1066", explicó Alberto Silveira, presidente de Luchemos por la Vida.

Foro: ¿Cómo cree que se pueden evitar los accidentes de tránsito?
Y agregó: "No queremos caer en falsas ilusiones, porque aún es prematuro para hablar de una tendencia, pero toda vida que se salve es algo positivo. La agencia está dando un buen impulso, pero se necesita el compromiso de todos, de los gobernadores e intendentes que deben hacer cumplir las leyes de tránsito. España estaba como nosotros hace quince años, pero con trabajo constante pudo disminuir las muertes".

Opinión pública sensibilizada
Para la ANSV, después de alcanzar estos niveles alarmantes de muertes por accidentes, la población adoptó mayores precauciones al conducir. Ese posible cambio de sensación social sobre los choques quedó reflejado en una encuesta encargada por el organismo oficial en diciembre último: el 75 por ciento de los argentinos teme sufrir un accidente de tránsito.

De los 1900 casos analizados se desprende otra información importante: el 40 por ciento conoció personalmente a una persona que resultó muerta en un accidente de tránsito.

"Esa situación de conocimiento del peligro es reforzada por las campañas de concientización que llevamos adelante nosotros y también las ONG que interactúan con la agencia", comentó Rodríguez Laguens.

Como hipótesis de trabajo, la ANSV plantea bajar un 50 por ciento la cantidad de víctimas mortales en cinco años. Rodríguez Laguens aceptó que proporcionalmente los accidentes de tránsito aumentan al tiempo que disminuyen las muertes derivadas de éstos. Para él, esa particularidad da motivos para una primera esperanza porque indicaría la aceptación, al menos, del uso de elementos de protección, como los cinturones de seguridad.

"El número de accidentes y de muertes es alto, hay mucho todavía por hacer. Pero hay un cambio en la forma en que la gente toma estos eventos, con el convencimiento de que si se puede evitar, no es un accidente. Por eso se ven reacciones cuando una persona muere en una colisión y el conductor responsable no tiene sanción. Creo que las leyes reflejan las costumbres de una sociedad, así que si hay un cambio de humor con relación a las muertes en choques, quizá debería adaptarse la legislación respectiva", comentó el director de la ANSV.

FUENTE: Daniel Gallo LA NACION

No hay comentarios: