SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 4 de agosto de 2009

Conducción defensiva

Conducción defensiva



Nunca esperes que lo demás hagan lo correcto, siempre toma precauciones hacia las actitudes de los demás conductores.




El vehículo que manejas tiene que ser una extensión de tu cuerpo, tienes que saber y estar consciente de su tamaño, de su capacidad y de su velocidad.



Vehículos de emergencia

Ambulancias, bomberos y policías son vehículos de emergencia, si cualquiera se te acerca mientras conduces (con las sirenas encendidas), déjalo que te pasen, y si no es posible que te pasen salte de su camino bajándote a la banquina o dándole espacio.



Velocidad

Si estas en una ruta respeta las velocidades máximas, pero también las mínimas obligatorias, no puedes ir a 20 km/h cuando la mínima es de 40 km/h puede ser causal de accidentes y en menor medida de insultos por parte de los demás conductores.



Lista de velocidades máximas:



















































Lista de velocidades mínimas:

































Lo mejor es ir a una velocidad precautoria

La velocidad precautoria es aquélla que puede alcanzarse en razón de la condición psicofísica del conductor, el estado del vehículo y su carga, la visibilidad existente, las condiciones de a vía pública, el tiempo y densidad del tránsito, de manera tal que el conductor tenga siempre el total dominio de su vehículo y no entorpezca la circulación



Peligro de choque

Reduce rápidamente la velocidad: Para ello apretá el freno con presión firme y constante. Si notas que el vehículo se bandea o patina, suelte el freno, evite tocar la dirección en exceso y vuelva a frenar con firmeza. Si tu vehículo cuenta con frenos ABS (antibloqueo) no bombees el freno, sino mantenelo firmemente presionado



Si es inevitable que choques, trata de nunca chocar frontalmente con un vehículo que venga en sentido contrario. Ejemplo: si vas por alguna ruta y te tiras a pasar cualquier fila de vehículos, y a mitad de camino ves que no te da para hacer dicha maniobra, es recomendable que te tires hacia la fila que vas pasando y roga que te dejen espacio para meterte, si no es así es preferible que choques con cualquier vehículo lateralmente y no frontalmente.



Desvíese hacia la derecha. Especialmente si circula en rutas de doble mano, salvo que el objeto de colisión se encuentre en esa dirección o que ese lado este bloqueado.



En caso de tener que desviarse a la banquina o fuera de la ruta, reduzca la velocidad apretando el freno suavemente, evite las frenadas bruscas, y mantenga sujeto fuertemente el volante, evitando los volantazos, de lo contrario puede sufrir el

bloqueo de las ruedas ,que suelen derivar en pérdida de control del vehículo, despistes y vuelcos.



Evita chocar contra objetos fijos (postes, árboles, etc.)

Si no pudieras evitar el choque frontal, ni desviarse, apreta el freno a fondo.

La menor velocidad disminuirá la intensidad del impacto.



Siempre usa el cinturón de seguridad. Es el único salvavidas posible para estas situaciones, asegúrate siempre de que este en condiciones.



Sobrepaso

En un camino o ruta de solamente dos carriles, si crees que tienes tiempo para sobrepasar a un vehiculo y observas a lo lejos que vienen otros vehículos en sentido contrario, ten en cuenta que la velocidad de impacto es la resultante de la suma de las velocidades de cada rodado.

Este tipo de accidentes se origina, generalmente, por el error de apreciación de la distancia de los vehículos que circulan en sentido opuesto o por la impaciencia de algún conductor que no llega a medir las posibles consecuencias de su maniobra.



Observe el tránsito de adelante. Si su vehículo y el otro que se aproxima de frente, llevan cada uno una velocidad de 96 km./h., acortarán distancias a una velocidad de 192 km./h, un promedio de 3 Km. por minuto. Considerando que se necesitan 10 segundos para pasar el automóvil que va adelante, el vehículo que se le acerca en dirección opuesta, debe estar, por lo menos a 800 m de distancia.



Frenado

El uso brusco o incontrolado de los frenos es una de las causales mas comunes que producen una patinada, sobre todo porque una acción de frenado fuerte puede bloquear las ruedas.



Los frenos ejercen su potencia máxima de frenado cuando las ruedas se encuentran próximas a su punto de bloqueo.

Al frenar todo el peso del vehículo se traslada hacia adelante y, por lo tanto, cuanto mas fuerte sea la frenada, mayor será el peso que soportarán las ruedas delanteras y, en consecuencia, las ruedas traseras al quedar aligeradas del peso transferido a las delanteras, perderán en mayor o menor grado su adherencia al suelo y se bloquearán con mayor facilidad.

Al quedar bloqueadas las ruedas traseras antes que las delanteras, el vehículo tenderá a irse hacia uno u otro lado del camino y según sea la intensidad de la frenada, a girar como un trompo sobre las ruedas delanteras.

Esa situación produce las patinadas incontroladas aun cuando el rodado posea buenas cubiertas y se encuentre sobre pavimento seco. No es necesario aclarar la situación que puede producirse en casos de neumáticos defectuosos o con poca adherencia o cuando el conductor se encuentre en un pavimento húmedo (lluvia, nieve, etc.) y frente a la imposibilidad de poder maniobrar en línea recta.



Si te quedas sin freno nunca uses el freno de mano, es causal de accidente, lo recomendable es ir bajando cambio por cambio para aminorar la velocidad. Es decir, de quinta (si tienes) pasa a cuarta, de cuarta pasa a tercera, de tercera a segunda y de segunda a primera, no te tiene que importar el motor si estas en esa situación.



Aceleración


El uso brusco y excesivo del acelerador es otra de las causas que producen patinadas sobre el pavimento ya que se rompe bruscamente su adherencia sobre la superficie

del mismo, en lugar de impulsarse al vehículo para lograr una aceleración controlada y en forma progresiva.



Separación entre vehículos


En las zonas urbanas cuando se forma parte de la corriente de transito debe ocuparse un lugar en una fila de vehículos

Los conductores reaccionan ante esta situación de dos maneras:

• La primera corresponde a las personas que aun no lo aceptan como un hecho y a toda costa tratan de pasar al de adelante por donde sea y come sea

• La otra corresponde a las personas que. Aceptando la situación, tratan de hacerla mas Llevadera y admiten en su fuero interno que con orden y cortesía todos se benefician



La primera de las actitudes obliga al individuo a acercarse todo lo posible al vehículo de adelante, para aprovechar la primera oportunidad de dejarlo atrás realiza maniobras de adelantamiento con el menor margen de espacio, casi rozando a los otros vehículos. El resultado de este tipo de maniobras muchas veces produce pequeños o grandes choques entre vehículos, y en otras, accidentes que pueden ser graves.



Estos conductores olvidan que:

• Debe guardarse una distancia tal con el vehículo de adelante que nos permita disminuir las posibilidades o gravedad de un accidente.

Se recomienda una distancia aproximadamente igual a la longitud de un automóvil por rada quince km por hora de velocidad, a bien un tiempo de dos segundos

• Debe conservarse siempre un espacio alrededor del vehículo, no evitando que la distancia con respecto al de adelante y a los vehículos de los lados disminuya tanto que no se pueda maniobrar en una emergencia



Iluminación

Si es de noche y un vehículo en sentido contrario te encandila con las luces altas, hacele señas pero nunca dejes puestas vos también las luces altas por venganza, porque puedes encandilar al otro conductor y provocar un accidente. En caso de que te encandilen concéntrate en ver el lado derecho del camino o ruta para no despistarte y provocar un accidente.

La inconducta vial, la falta de mantenimiento con vehículos tuertos o con sus faros mal alineados, la inexperiencia en la conducción nocturna (generadora de fatigas tempranas y sueño), y los impactos contra animales sueltos, son las causas principales de los accidentes ocurridos en la oscuridad de la noche.



Cuando salga de lugares altamente iluminados, y pase a otro con menos o sin luz, conduzca despacio hasta que sus ojos se acostumbren a la oscuridad, nuestra capacidad de adaptación a la oscuridad, coloca a la conducción nocturna en una práctica potencialmente peligrosa.

Cuando se sale de un lugar intensamente iluminado para conducir en la oscuridad, el conductor debe esperar uno o dos minutos para comenzar su marcha con el fin de adaptarse a la menor Visibilidad.



Es recomendable viajar siempre con las lucen encendidas, no importa el momento del día, porque hace mas visible al vehiculo.

No hay que subestimar la vista propia o ajena, cualquier reflejo en otros vehículos, puede hacer suponer una maniobra inexistente.



Factores psicofísicos en la conducción nocturna

En la noche, el conductor cuenta con un menor tiempo para anticipar sorpresas y por ende menos posibilidad para reaccionar y quedar a salvo de la situación. Incluso, muchos conductores hacen una evacuación errónea de los peligros de la noche pensando que hay poco tránsito, que los niños van dormidos y no se van a poner molestos o que podrá llegar más rápido a destino ya que poco o nada va a interrumpir su recorrido.

En muchos casos, la fatiga y el sueño son los estados más habituales que se producen en la conducción nocturna, producto de que a través de ésta obligamos a nuestro cuerpo a romper con el ciclo normal de vigilia o sueño. Si a esto le sumamos la monotonía de la noche, la mala ventilación, el exceso de calefacción sobre todo en otoño o invierno y las pocas alternativas para detenernos en las rutas (sólo contamos con lugares medianamente seguros como las estaciones de servicio), llevan al conductor al límite de la fatiga. Este límite se rompe con extrema facilidad y el conductor se queda literalmente dormido o como llaman muchos especialistas ocurre “el sueño blanco”, donde el conductor permanece con los ojos abiertos pero en estado de sueño absoluto.

El conocimiento de nuestro comportamiento y de las situaciones de riesgo que se generan en estas circunstancias, ayudará a proponernos una conducción más segura.



Recomendaciones para manejar de noche


Interrumpa el viaje como mínimo cada 150 a 200Km o cada 2hs.

Tómese el tiempo necesario para llegar a destino y no trate de recuperar el tiempo demorado aumentando la velocidad.

No tome medicamentos que generen somnolencia.

Coma en forma liviana y sin ingesta de alcohol.

Beba agua en forma abundante, ya que la deshidratación puede generar sueño.

Tenga siempre una ventilación adecuada del vehículo para producir una renovación constante de aire.

Evite las temperaturas elevadas dentro del habitáculo.

Evite malas posturas o llevar ropa que entorpezca la circulación.

Tenga en cuenta que los efectos de la fatiga y el sueño son especialmente peligrosos en los últimos kilómetros del recorrido debido a la ansiedad por llegar.

Si la presión del sueño es muy fuerte y no se tiene la seguridad absoluta de poder vencerlo, será conveniente detener el vehículo en un lugar seguro (estación de servicio o puesto de peaje) y descansar hasta recuperar todas las capacidades que requiere la conducción.

Circule por debajo de la velocidad límite. Por lo general la señalización no tiene en cuenta situaciones particulares que se presentan durante la noche.

Procure no encandilar al vehículo que circula de frente.

Evite mirar fijamente al vehículo que viene de frente. Para ello dirija su vista hacia la derecha.

Conduzca con su parabrisas limpio por dentro y por fuera. Cuando el parabrisas se ensucia por dentro con polvillo o grasa de las manos, el defecto se pone de manifiesto en el momento en que nos deslumbra un vehículo de frente. Por otro lado, tenga siempre lleno el depósito del limpiaparabrisas. Un conductor con el parabrisas limpio conduce más relajado.

Limpie el cristal de los faros. De ellos depende el poder ver adecuadamente. Nunca coloque acrílicos o plásticos por delante de éstos para tratar de protegerlos ya que los mismos reducen notoriamente la intensidad de la luz.

Si el vehículo que viene en sentido contrario trae las luces largas y usted le pide un cambio de luces y no lo realiza, no establezca una lucha de luces; esta situación puede ser muy peligrosa para ambos. Reduzca su velocidad y busque una vía de escape hacia su banquina en caso de que surja alguna situación sorpresiva.

Aunque la luz del semáforo le indique prioridad de paso verifique hacia ambos lados la actitud de los otros conductores.

Si su intención es realizar un sobrepaso, indique éste a través de las luces de giro, y verifique la atención del vehículo que viene de frente por medio de la guiñada.

Reduzca la intensidad de la luz del tablero y trate de no encender la luz de cortesía ya que la misma reduce notablemente la visión del conductor.

Trate de usar en la medida que no circulan vehículos de frente la luz larga ya que ésta duplica el alcance de nuestros faros y la posibilidad de ver un peligro sobre la ruta.

Planifique el viaje. Es muy difícil durante la noche identificar calles o señales, y las decisiones bruscas suelen tomar por sorpresa a los otros conductores.

Tenga en cuenta que por la noche el riesgo no depende solamente de su manera de conducir. Los demás conductores pueden llegar a ponerlo en serios problemas y no siempre la destreza alcanza para generar una maniobra efectiva.



Elementos necesarios en el vehículo

Es recomendable que siempre lleves rueda de auxilio, críquet, matafuego en condiciones y llave cruz, esto parece una tontes decirlo pero siempre hay autos que le falta o una cosa o la otra, y la mayoría de las personas jamás revisa la condición del matafuego desde que adquirió el vehículo, hasta que un día lo necesitan y a veces se encuentra con la sorpresa de que no les funciona.




Ariel Guillermo Bandura

Analista en Seguridad Vial Universidad Tecnológica Nacional







No hay comentarios: