SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 26 de mayo de 2009

Google sabe cuáles de sus empleados se disponen a renunciar


Dicen que: "quien tiene la información, tiene el poder". Tal vez esta sea la premisa que GOOGLE tiene grabada en sus laboratorios de investigación y desarrollo, o al menos es la impresión que da hacia el exterior, entre otras cosas luego de publicar que ha desarrollado un complejo algoritmo que le permitiria conocer cual de sus 20.000 empleados piensan o desean renunciar.

El algoritmo que aun esta en fase de prueba y que es un secreto, esta en la capacidad de calcular con gran exactitud (según Google) cuales de sus empleados estan a punto de renunciar. Aparentemente el analisis se hace en base a datos como salarios, cargo, nivel de trabajo, promociones obtenidas, pero que tambien extrae información de ciertas entrevistas.

Sin embargo, no seria extraño que una empresa de alta tecnologia como Google, husme un poco dentro del mundo "Privado publico" de sus empleados, al extraer datos e informacion de redes sociales como Facebook, myspace, twitter, etc con el fin de determinar el proximo paso que el empleado tomara.

Solo sera cuestión de tiempo antes que Google exponga los resultados y busque (tal vez) comercializar su algoritmo, y entonces nuestros amigos del Derecho informático (que tanto me gusta) tendran bastante trabajo, determinando la legalidad de los datos obtenidos, claro esta que solo es mi punto de vista.

Fuente: DiarioTI


1 comentario:

DERECHO INFORMÁTICO dijo...

La privacidad se encuentra protegida por la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y en nuestra Constitución Nacional.
Así exista o no los especialistas de Derecho informático, la Ley y las instituciones jurídico políticas están llamadas a proteger los derechos de las personas, cuando están siendo vulnerados y existe un riesgo eminente de violación.
Por eso sin el ánimo de que el desarrollo tecnológico se detenga, (obviamente no volveremos a la etapa del oscurantismo), si es necesario que tengan en cuenta aspectos éticos que no perjudiquen derechos de otras personas, así como es la religión la ética al científico, así es la ética y las normas para los ingenieros. Es decir que desarrollen lo que desarrollen siempre deberá primar unos derechos ya conquistados muchos años atrás.
Y pues como obviamente lo anterior, no será de impedimento para nadie menos para Google, y sus visitas al mundo “Privado Publico”, no solo es potestativo de ellos, existen muchas empresas que les interese no perder dinero en sus empleados, casos mencionados en Argentina, España y Estados unidos, y desde ya auguro éxitos para la comercialización del Tal algoritmo de google, que obvio los tendrá, inclusive ya existe tecnología de esta, después del 9/11 en los Aeropuertos Norteamericanos.
En cuanto a la legalidad o no de los datos obtenidos, es complejo determinarlo, se deberá analizar cada hecho en concreto, porque lo que es legal aquí, tal vez en nuestro vecino país no lo sea, se deberá entonces mirar cada legislación en concreto. Sin embargo, en este tema en concreto, desempeña un papel importante las garantías laborales, y la ley de acoso laboral, que entiende este como: “toda conducta persistente y demostrable, ejercida sobre un empleado, trabajador por parte de un empleador, un jefe o superior jerárquico inmediato o mediato, un compañero de trabajo o un subalterno, encaminada a infundir miedo, intimidación, terror y angustia, a causar perjuicio laboral, generar desmotivación en el trabajo, o inducir la renuncia del mismo”
Es decir que si algunas de estos tipos de intromisión a la intimidad de un trabajador, le infunde cualquiera de las anteriores conductas, estaremos frente a un acoso laboral.
El trabajador en procura de evitar este tipo de situaciones puede exigir que no se le sea vigilado (porque prácticamente se esta es vigilando los estados de animo del trabajador), así conste o no por medio escrito, toda vez que los derechos fundamentales son irrenunciables.
Teniendo en cuenta también que no necesariamente el Derecho Informático, se inventará una nueva norma, o unas reglas, o una formula jurídico-medida tecnológica, las cuales solucionen este tipo de situaciones, toda vez que cuando estamos frente a Derechos fundamentales como inicialmente mencione en este caso la intimidad no hay tecnología, ni GOOGLE que valga.