SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

viernes, 6 de marzo de 2009

Alcoholemia: es obligatorio el acarreo


El acompañante no podrá tomar el volante en caso de darle positivo al conductor; licencia especial para motos de delivery
En los casos en que en la Capital un conductor tenga un mayor índice de alcohol en sangre que el permitido o se niegue a que le realicen el control correspondiente, el vehículo que tiene a su cargo tendrá que ser removido del lugar y remolcado a un depósito, aunque vaya en el mismo viaje otra persona que pueda manejar en su lugar.

Esa reforma en el código de tránsito de la ciudad fue aprobada ayer por la Legislatura porteña.
El cambio fue impulsado por el presidente de la Comisión de Tránsito del cuerpo, el macrista Daniel Amoroso, quien explicó que actualmente hay dos excepciones para el acarreo del vehículo si un control de alcoholemia resulta positivo. Por un lado, que haya otra persona "sobria que pueda conducir" el auto; por otro, que una prueba posterior indique que el nivel de alcohol en sangre del conductor se encuentra "dentro de los límites permitidos".

Ninguna de las dos opciones continuará vigente cuando el gobierno porteño publique la modificación del Código de Tránsito aprobada ayer, con 57 votos a favor.

Según la nueva redacción, "si el resultado de la prueba indica mayor nivel de alcohol en sangre que el permitido (0,5 g/l) o si el conductor se niega a realizar el test, el agente de control debe prohibirle continuar conduciendo y ordenar la remoción del vehículo".

Como se recordará, el 1° de mayo del año pasado el gobierno de la ciudad instrumentó el acarreo de vehículos en caso de que el conductor tuviera exceso de alcohol en sangre.

Amoroso explicó: "Para permitir que el procedimiento actual se siga empleando es necesario derogar ambas excepciones. Entregar el rodado a un acompañante no reduce los riesgos, ya que muchas veces lo conducen por pocas cuadras y después se lo devuelven al conductor original. Esto no permite prevenir de manera eficaz los accidentes de tránsito".

Entre los argumentos esgrimidos para el cambio de la normativa, el legislador detalló que la aplicación del acarreo produjo un descenso en la cantidad de infracciones por alcoholemia.

En la que fue la primera sesión ordinaria del año con temario legislativo, los diputados también modificaron otro segmento del Código de Tránsito. La reforma obligará a los conductores de ciclomotores y motocicletas dedicados a la entrega a domicilio a título oneroso de alimentos o a servicios de cadetería, mensajería o similares a contar con una licencia de conducir de carácter profesional.

Por medio de la norma sancionada, este tipo de licencia fue incorporada a la variedad de las ya existentes, como una subdivisión de la clase A (motovehículos).

Hasta ahora, hay siete clases o categorías de licencias, clasificadas con letras de la A a la G. Habilitan a manejar distintos tipos de rodados (motocicleta, automóvil, camioneta, camión, casa rodante, maquinaria agrícola) y también incluyen categorías profesionales o especiales para personas con discapacidad.

Cuando la ley entre en vigor, para obtener la licencia profesional para motocicletas de delivery o mensajería los conductores deberán acreditar que tienen una antigüedad superior a un año en la respectiva subclase.

No faltaron tampoco ayer referencias al discurso inaugural de Mauricio Macri, en el que hizo referencia al impacto de la crisis en las finanzas porteñas. El bloque de la Coalición Cívica pidió la citación del ministro de Hacienda, Néstor Grindetti, a la Comisión de Presupuesto para que explique qué medidas está tomando la ciudad para preservar el empleo y hacer frente a la previsible profundización de la emergencia social.

No hay comentarios: