SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 21 de febrero de 2009

Mataron a otro policía cuando acudió a un llamado del 911


Fue recibido a tiros en un asentamiento. Cuatro detenidos, uno menor de edad
Un policía bonaerense fue asesinado ayer de un balazo cuando, junto a tres compañeros de la fuerza, se presentó en un asentamiento de la localidad de Villa Maipú, partido de San Martín, ante un llamado al 911 que alertaba sobre la existencia de personas armadas.Fuentes judiciales y policiales informaron que por el crimen del policía Leonardo Melizza (29), quien cumplía su primer día de trabajo en la seccional de Villa Maipú, hay cuatro detenidos, uno de ellos menor de edad y al menos dos con antecedentes.
En tanto, tras allanamientos realizados tras el crimen en el asentamiento donde sucedió el hecho, fue arrestada la madre de uno de los imputados, ya que en su casa se hallaron un revólver calibre 38 y armas "tumberas", informó el fiscal del Fuero Penal Juvenil de San Martín Fabián Hualde.Melizza es el segundo policía bonaerense asesinado en una semana, luego de que el martes último fue ejecutado a tiros por ladrones en San Isidro el capitán pos mórtem Aldo Garrido al intentar frustrar un robo.Además, el crimen se produjo a horas de la renuncia como jefe de la fuerza de Daniel Salcedo y la asunción del superintendente Juan Carlos Paggi, quien ayer por la mañana se mostró consternado por lo sucedido.
EN LA MADRUGADA
Los voceros dijeron que el episodio se inició a las 3.45 cuando la policía recibió un llamado anónimo al 911 en el que la alertaban sobre la existencia de personas armadas en la esquina de Constituyentes y Rivadavia, de Villa Maipú.Primero llegó un móvil policial que fue atacado a tiros por seis sospechosos y, a los pocos minutos, otra patrulla con otros dos efectivos, entre ellos Melizza, que acudieron en apoyo.Fue así que se generó un tiroteo entre los policías y los delincuentes, quienes corrieron y se refugiaron en la villa de emergencia conocida como Rivadavia, situada a los pocos metros.
Los policías decidieron ingresar al asentamiento y llegaron hasta la puerta de una casa en la que los sospechosos se habían escondido, donde fueron nuevamente atacados a tiros, según informó ayer el superintendente de Zona Norte de la policía, Salvador Baratta.Según explicó el jefe policial a la prensa, en esas circunstancias Melizza recibió un impacto en la zona baja del abdomen, debajo del chaleco antibala, que le provocó graves lesiones y más tarde la muerte en el hospital de la zona.Sus compañeros pidieron apoyo y lo retiraron rápidamente del lugar, ya que comenzaron a ser agredidos por los habitantes del asentamiento que salieron en defensa de los delincuentes, detalló Baratta.
SEIS AÑOS EN LA FUERZAMelizza era padre de un niño de 6 años, que en días comenzará la escuela primaria, llevaba seis en la fuerza y ayer cumplía su primer día de trabajo en la seccional de Villa Maipú, ya que hasta anteayer se desempeñó en la de Billinghurst."Era excelente. Es terrible, acá no se puede vivir más", expresó apesadumbrado el suegro de la víctima al acudir a la seccional local para ser anoticiado del hecho.Baratta, por su parte, dijo que tras el ataque fueron detenidas cuatro personas que se hallaban en el interior de la casa de la que partieron los disparos.
El fiscal Hualde, por su parte, informó que tres de los detenidos son mayores de edad y tienen antecedentes penales, que otro es menor y que hay un prófugo que ya está identificado y que hace dos meses habría salido de prisión.Luego de esos arrestos, efectivos del Grupo Halcón de la policía bonaerense y de otros grupos especiales irrumpieron en el asentamiento y, tras varios allanamientos, secuestraron armas -un revólver 38 y varias "tumberas"- y apresaron a una mujer, madre de uno de los acusados, por ser la dueña del lugar donde estaban esos elementos incriminatorios.
"MALDITOS DELINCUENTES"En tanto, peritos de la Policía Científica realizaron las tareas de rigor y recolectaron vainas calibre 9 milímetros y 380, que quedaron en el lugar tras el tiroteo.Sobre los detenidos, Baratta dijo estar convencido de que fueron los autores del hecho: "Yo tengo tres oficiales que estuvieron cara a cara con los delincuentes y que, junto con Melizza, son cuatro servidores públicos que dieron la vida", expresó el jefe policial, quien visiblemente molesto por lo ocurrido calificó a los agresores como "malditos delincuentes".
DIEZSon los policías de la Bonaerense caídos en servicio durante el 2008 y lo que va de este año. En el Ministerio de Seguridad provincial afirmaron que la pérdida de Melizza fue la segunda del 2009 detrás de la de Garrido

No hay comentarios: