SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 28 de febrero de 2009

LA SEGURIDAD PRIVADA EN EL SEGURO DE TRANSPORTE DE MERCADERIAS POR CARRETERA


“LA SEGURIDAD PRIVADA EN EL SEGURO DE
TRANSPORTE DE MERCADERIAS POR CARRETERA”
Daniel Pablo Amarillo – Consultor de Seguridad
Estudio Inansi – estudioinansi@arnet.com.ar

En los tiempos que corren, no nos llama la atención escuchar habitualmente la palabra seguridad o mejor dicho inseguridad, en tanto este fenómeno no escapa a ninguno de los ámbitos de las relaciones entre las personas, y menos aún de la órbita de los Transportes de Mercadería por carretera.



Como es de público conocimiento, a lo largo de estos últimos años con el progreso de ciertos sectores de la economía se ha visto incrementado el volumen de operaciones relacionadas al transporte, y por consiguiente la cantidad de carga a riesgo de sufrir daños o perdidas durante el transcurso del viaje.



En efecto, este aumento se ha visto reflejado en todas los negocios que rodean a la actividad principal del transporte, principalmente en lo referente a la contratación de seguros que cubran los riesgos a los que la actividad principal se halla expuesta, pero no podemos dejar de mencionar que la mayor preocupación del sector radica en lo relativo al riesgo de robo por asalto a mano armada (comúnmente conocido con piratería del asfalto).



Si bien es cierto que la actividad propia de las entidades aseguradores tiene como objeto asumir el riesgo que el asegurado pretende trasladarle a aquellas, también es razonable que con el avance de las problemáticas sociales, las aseguradoras limiten su cobertura o exijan medidas complementarias, específicamente en este caso nos interesa tratar la exigencia de Seguridad Armada por Seguimiento en ciertos casos de transporte terrestre de mercaderías.



Que las aseguradoras exijan este tipo de medidas de seguridad, no es adrede, sino que se encuentra estrechamente vinculado a lograr disminuir la frecuencia de los hechos ilícitos, transformando el riesgo en negocio rentable y posible.



En este punto debemos acotar una importancia que debemos diferenciar entre el “Proveedor de Carga” y el “Proveedor de Transporte” que hace al Transporte de carga por vía terrestre, que es la diferencia que corren entre Mono-Carga y Poli Carga o Diversa.



La primera es una carga de “Alto Riesgo” y hace que se soliciten resguardo (vigilancia por sistemas satelitales como armadas); eso no ocurre cuando la carga es Poli-carga o diversa, donde los requisitos son menores.



La Mono-carga, era en un momento, los transportes de electrodomésticos pero en estos momentos corren serios riesgos hasta las cargas de cereales (principalmente la soja) por sus valores internacionales.



Es claro el porque de la diferencia del tipo de carga, ya que determinadas mercaderías tienen una “explosión” en determinadas épocas del año. Un ejemplo es ahora la proximidad de las Fiestas Navideñas, los transportes de bebidas alcohólicas aumenta su índice de robos por la demanda existente.



En la Argentina transitan alrededor de unos 300.000 camiones de los cuales solo 15.000(fuente FADEEAC) poseen en su flota sistemas de vigilancia satelital.



El negocio del Robo de Mercadería en tránsito, es altamente rentable para esas bandas de piratas del asfalto, porque no solo se hacen de la carga, sino también del camión al cual despiezan y hacen repuestos.



Ahora bien, en cuanto a lo expresado en el párrafo precedente, esta exigencia se encuentra limitada a la obligatoriedad de que esta empresa de seguridad privada que se encuentre a cargo de seguimiento de la mercadería transportada por camión, se halle habilitada por todos los organismos estatales provinciales y nacionales que lo requieran.



Este requisito tiene su fundamento no solo en la posibilidad de trabajar con empresas serias y que se encuentran conforme a derecho, sino que en la mayoría de los casos estar a derecho significa cumplir con los estándares de exigencia y calidad deseados por quien recibe de sus servicios, como de quien los exige.



Por caso, el asegurador pretendiendo que las empresas de seguridad se encuentren habilitadas por las autoridades competentes, esperan cumplir con el objetivo preventivo, disuasivo y, en algunos casos, represivo que la cobertura requiere.



En esa misma inteligencia, no resulta suficiente que la empresa se encuentre habilitada para actuar como tal, sino que las personas que se destacarán para la prestación del servicio, deben estar autorizadas por las autoridades de igual modo.



Este personal debe haberse capacitado previamente no solo en el manejo y uso de armas de fuego, sino que se le debe proporcionar un conocimiento básico de prevención en materia de seguridad y conceptos prácticos en materia de seguros para el transporte de mercaderías (como valor agregado a la actividad).



Recientes fallos judiciales han determinado que los transportistas deben responder por los daños ocasionados ya que se ha transformado en un “hecho previsible” y no como expresa los contratos del seguro que dan cobertura ha un “hecho imprevisible”



Otro Valor Agregado es la actualización de tecnología con que cuenta, ya que una empresa de seguridad que posea sistemas de comunicación entre su Base y con el transporte como de la vigilancia satelital, hace que tanto el Transportista y el dueño de la carga estén mas seguros.
Recordemos que todas las compañías aseguradoras determinan en sus Contrato de Seguros (Pólizas), las denominadas Cláusulas Particulares donde específicamente regulan las aspectos de la vigilancia.



En ellas, vuelcan y transforman como “Carga para el Asegurado” la condición “esencial e ineludible”, de la vigilancia con que debe contar el transporte.



El medio transportador o el Asegurado que no cumpliera con esas especificaciones establecidas, cualquiera haya sido la causa aunque “no haya habido culpa imputable al Asegurado” exime de toda responsabilidad al ente asegurador.



Estas breves líneas nos permiten concluir la importancia del desarrollo en forma continua de esta actividad, pero asimismo nos demuestra que resulta imprescindible emprenderla seriamente, y no solo cumplir con las reglamentaciones, sino ir un poco más halla, brindando siempre un valor agregado y diferenciador para cada actividad principal a la cual se pretenda aplicar este servicio accesorio.

No hay comentarios: