SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 27 de enero de 2009

Reducir la brecha digital


Cada día se hacen más amplias las distancias culturales y económicas entre los sectores integrados en el impulso tecnológico y la población excluida de dicho desarrollo. El acceso a la tecnología no es un indicador positivo per se , pero sí es señal de pertenencia a un entorno cultural que incluye, además, otros estímulos y posibilidades.

La brecha digital, entonces, se percibe como una desigualdad para el acceso a la información, al conocimiento y a la educación mediante las tecnologías de la información y la comunicación. Reducirla debe convertirse en un objetivo común de los poderes públicos y de todos los sectores de la sociedad.

Al respecto, la Argentina tiene una asignatura pendiente que debe encarar sin mayores demoras. Una encuesta realizada en junio pasado en todo el país por TNS Gallup, a pedido de la Universidad de Palermo entre 895 chicos y jóvenes de entre 10 y 24 años, mostró las asimetrías existentes. Mientras casi seis de cada 10 chicos de nivel socioeconómico alto usan la computadora cotidianamente en la Argentina, sólo lo hace el 34 por ciento en los sectores medios y el 11 en los niveles bajos de la escala social. Y si cuatro de cada 10 chicos porteños chatean todos los días, sólo lo hace el 17 por ciento de los del conurbano y el 10 por ciento de los del interior del país.

Además, y aunque 6 de cada 10 chicos dijeron usar la PC al menos una vez por semana, el 22 por ciento no la usa nunca, una falta de hábito que aumenta en los niveles sociales más bajos (32 por ciento contra un 100 que la usa al menos una vez por mes en niveles altos). Por otro lado, el 59 por ciento de los chicos manifiestó estar "al día" con la tecnología, mientras que el 31 se consideró "atrasado" y sólo un 7 por ciento, "de avanzada". Por categorías sociales, el 40 por ciento de los de nivel bajo se sintió "atrasado", frente al 10 de los de nivel alto.

Un ejemplo sobre cómo comenzar a reducir la brecha digital está dado por el proyecto Puerta 18, un espacio gratuito de la Fundación IRSA cuyo objetivo es crear igualdad de oportunidades, descubrir y potenciar habilidades y vocaciones de los chicos, brindándoles un espacio de encuentro y reflexión. El único requisito es que los chicos asistan a la escuela.

El programa enseña a utilizar las nuevas tecnologías de la información y comunicación y a expresarse a través de ellas. Entre otras, fotografía con cámaras digitales, diseño de páginas web, producción digital, producción integral de videos, animación 2D y 3D, diseño de indumentaria y programación de videojuegos.

La problemática real está dada por la desigualdad de oportunidades de adquisición o de acceso a los recursos tecnológicos más avanzados, ya que ser usuario de la Red tiene altos costos económicos y consecuencias de tipo cultural y laboral.
Subsanar estas desigualdades requiere esfuerzos en diferentes áreas, pero con un objetivo común: garantizar el acceso a la tecnología. La obligación de todos, autoridades y sociedad civil, es reducir la brecha digital hasta hacerla imperceptible, ya que lo que está en juego no es sólo el bienestar de los ciudadanos, sino derechos humanos básicos como el de la educación y el de la información.

No hay comentarios: