SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

jueves, 15 de enero de 2009

EVITEMOS EL PLAGIO



Hoy en día la oralidad en el Código Procesal Penal es muy importante y muchos abogados cuestionan abiertamente a los peritos, en tal sentido nuestras pericias son examinadas minuciosamente y a veces somos sometidos al escarnio del plagio, eso ocurrió con un perito de parte, un colega para variar, quien copió textualmente una conclusión de un texto y la presentó como suya.

El Código Procesal Penal NO permite la tacha del perito pero SÍ permite el desprestigio del o de los peritos y también por supuesto de la pericia.

Si uno de los peritos oficiales lee y conoce el Código Procesal Penal también puede desprestigiar al perito de parte y sin entrar en el debate pericial ya echó sombras ante la respectiva judicatura. El prestigio del perito es clave en el Código Procesal Penal.

“La Valoración de la prueba pericial
El Juez examinará los aspectos subjetivos que están referidos a la persona del perito
1) su personalidad,
2) sus relaciones con las partes,
3) si está dotado de la suficiente astucia -o de falta de ingenuidad- que en ocasiones tienen los científicos- y del necesario poder de crítica o de valoración,
4) si pertenece a alguna secta o escuela y si sus posiciones científicas son o han sido oscilantes,
5) si tiene una capacidad normal de percepción, si presenta alguna deficiencia en su capacitad de raciocinio, cual es el verdadero nivel de conocimientos, etc.

Y también los aspectos objetivos referidos al dictamen mismo:
1) cual es el método científico empleado,
2) qué grado de desarrollo ha alcanzado la ciencia, arte o técnica utilizada,
3) si existe ligazón lógica existente entre los diversos integrantes del dictamen,
4) si las conclusiones son indecisas o categóricas,
5) qué calidad tienen las fundamentaciones o motivaciones expuestas en el dictamen, entre otros.” (Extracto de la Ponencia “ La Valoración de la Prueba en la Etapa de Juzgamiento” Dra. Frezia Sissi Villavicencio Ríos Juez Penal del Juzgado Unipersonal CSJ – Huaura, Huacho 05nov2008)

Así que por favor no comamos las comillas.

Recordemos el vergonzoso caso de Alfredo Bryce Echenique, caso en el cual el Indecopi señaló, en un comunicado posterior, que el escritor “infringió el derecho moral de paternidad en la modalidad de plagio y el derecho moral de integridad”.

“El derecho moral de paternidad –explica la institución– es la facultad que tiene un escritor a ser reconocido como autor de una obra, es decir, que se debe publicar su nombre o seudónimo en caso su obra sea citada por un tercero. En tanto, el derecho moral de integridad está referido a que el autor puede oponerse a cualquier modificación o mutilación de su obra”.

Atentamente,

Jorge Albínez Pérez.
Médico Legista
Huacho-Lima- Perú.-

No hay comentarios: