SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

viernes, 30 de enero de 2009

LA BATALLA DE CACABELOS







AQUI ESTOY VESTIDO DE AZUL, ENTRE LOS SOLDADOS DE DIFERENTES BANDOS PREPARANDOSE PARA LUCHAR EN "LA BATALLA DE CACABELOS"








Estimados Amigos de Procedimientos Policiales, quiero compartir con ustedes esta experiencia. Hace un tiempo atras, en circunstancias en que me encontraba en la Provincia de León, más exactamente en la zona denominada El Bierzo, tuve opurtinidad de presenciar una recreación de la denominada BATALLA DE CACABELOS, en el Puente del Cua, en la propia localidad de Cacabelos.
El General inglés Moore entra en Cacabelos, forma a sus tropas, y las arenga ante el vandalismo y la corrupción que les había precedido en la retirada: “El enemigo (los franceses) ha tomado ya Bembibre y logró un extraño botín: cientos de ingleses borrachos y cobardes, pues nadie sino los cobardes se emborracharía ante las mismas narices del enemigo; y antes de sobrevivir a tan infame conducta, espero que la primera bala de cañón disparada por el enemigo me pegue en la cabeza”.
El General inglés Paget juzga a los culpables revoltososLos soldados ingleses son atados a unos triángulos donde se les propinan latigazos ejemplificadores ante tan infame conducta; cada 25 latigazos el médico comprueba si se puede continuar sin causar daño irreparable para su salud (los golpes son marcados por los tambores).Concluida la flagelación se siguen causas contra convictos de delitos graves de saqueo.
Tras un juicio breve se prepara su ahorcamiento. En vista de que la resolución del General Paget es firme, y ante la palabra de honor dada por los soldados de propósito de enmienda, se desatan y bajan a los soldados del árbol. En ese mismo momento se avisa por la caballería inglesa de retaguardia que se acercan las tropas francesas.
Comienza la retirada de las tropas inglesas buscando el Puente.El ejército inglés desciende por la calle Cimadevilla y baja por toda la calle de Santa María (Camino de Santiago), cruza el río, y se parapeta en la margen derecha en orden de Batalla. Sólo una pequeña Compañía se queda del lado de Cacabelos.
EL PRIMER COMBATE: El joven General francés Colbert y el Mariscal Soult al mando de las tropas francesas se aproximan a Cacabelos.El ataque comienza hacia las tres de la tarde; las primeras víctimas son los ingleses que se habían quedado rezagados en el repliegue hacia el puente que se iban retirando en desbandada.Aprovechando la confusión, las tropas francesas les cortan el paso hacia el Puente: algunos soldados ingleses se lanzan al agua; otros son hechos prisioneros; el resto logran cruzar el Puente.La resistencia inglesa es firme, tanto junto al Puente como junto al Molino y a la Iglesia de las Angustias; Colbert (el General francés) decide retroceder para rehacerse y preparar otra carga.
Ese momento es aprovechado por los ingleses para ascender hasta el Puente, apoyados en la artillería inglesa apostada en el Castro Ventosa y en Pieros.Colbert inicia la carga formando en columnas de a cuatro. Los franceses logran tomar el Puente bajo un fuego a quemarropa. El General Colbert muere de un disparo en la frente.Ante la intensidad del fuego inglés, los franceses abandonan momentáneamente la lucha para reagruparse e iniciar otra carga. Pero esta segunda carga trae resultados aún más desastrosos.
Tambien conocida como la Batalla del Cua, originose tal enfrentamiento el dia tercero del año de nuestro señor de 1809, pues el general ingles Moore escapaba en retirada hacia Coruña (ya se habia escudado en Santo Cildes en Astorga para huir del frances) y aprovechó el angostamiento del camino al cruzar el Cua a la altura de Cacabelos para inflingir quebranto a la tropa del general frances Colbert. Viendo esto el paisanaje de la villa animose a participar a dar muerte al francés, pero despues del combate lo unico que le quedo a Cacabelos fue el vandalismo y pillaje de ambos ejercitos.
Con esta recreación se honra a todos aquellos, fuesen del bando que fuesen que tomaron parte en aquella "escaramuza"Dedicado a la Infanteria Española que ya desde los tiempos de Viriato, pasando por la Batalla del Ebro de nuestra guerra incivil,hasta hace poco en Afganistan, ha dado muestras de su arrojo en el combate y su capacidad de sacrificio ante las mayores adversidades.Pedro Calderón de la Barca, genio de nuestras letras y Soldado de la Infantería Española así lo expone en uno de sus versos: ...“todo lo sufren en cualquier asalto; sólo no sufren que les hablen alto”... El mismo Calderón vuelve a cantar a su profesión de infante definiéndola con estos sentidos versos que aún siguen honrosamente colocados a la entrada de las actuales Compañías: Este ejército que ves, vago al yelo y al calor, la república mejor y más política es del mundo, en que nadie espere que ser preferido pueda por la nobleza que hereda, sino por la que él adquiere; porque aquí a la sangre excede el lugar que uno se hace y sin mirar cómo nacese mira cómo procede.
Aquí la necesidad no es infamia; y si es honrado, pobre y desnudo un soldado tiene mayor calidad que el más galán y lucido; porque aquí a lo que sospecho, no adorna el vestido al pecho, que el pecho adorna al vestido; Y así, de modestia llenos, a los más viejos verás, tratando de ser lo más, y de parecer lo menos. Aquí la más principal hazaña es obedecer, y el modo cómo ha de ser es ni pedir ni rehusar. Aquí, en fin, la cortesía, el buen trato, la verdad, la fineza, la lealtad, el honor, la bizarría; el crédito, la opinión, la constancia, la paciencia, la humildad y la obediencia, fama, honor y vida son, caudal de pobres soldados; que en buena o mala fortuna, la milicia no es más que una religión de hombres honrados"
Esta recreación, a cargo de una compañía teatral, se viene desarrollando desde el año 2000, fecha en la que se fundó la Asociación Napoleónica Española. También participan varias agrupaciones napoleónicas y personalidades de la comarca berciana. El día 3 de Enero del año 2009, se cumplieron 200 años de esa feroz batalla.
Verdaderamente presenciar esta recreación me llenó de emoción, los combates eran tan reales, los disparos, los uniformes, la caballería, los cañones que disparaban sin cesar.
Fué increible, era tal el fragor de la batalla, que el retumbar de los cañones hizo saltar a mas de un cristal de las fincas que se hallaban en las inmediaciones, sus propietarios fueron resarcidos por el daño al finalizar la contienda. Un vecino me comentó: "...esto ocurre todos los años, los vidrios se rompen por los fuertes estruendos..".
Impactante tambien fue ver como soldados Ingleses, Franceses y Españoles, al finalizar el combate, bebían cerveza en el Bar del lugar, en eso no discrepaban.
Les he agregado algunas de las tantas fotos que tomé en el lugar y durante la batalla, y una en especial que tomó mi esposa, en la cual pueden verme posando con los soldados que se preparaban momentos antes de comenzar la Batalla.
Espero que les haya gustado la historia, les envío un fuerte abrazo desde Valencia, España.
AUTOR: COMISARIO (ra) ERNESTO SANTAMARIA

No hay comentarios: