SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

viernes, 23 de enero de 2009

A 20 años del ataque al Regimiento de La Tablada ya no queda nada







A 20 años del ataque al Regimiento de La Tablada ya no queda nada.

Sólo el recuerdo del horror, que no es poco. Y las heridas imborrables, físicas, políticas y sociales, que dejó la locura.
Por lo demás, quienes estuvieron presos están libres y donde se alzaba el cuartel, ahora hay un hipermercado.
Hace veinte años el copamiento a sangre y fuego por parte de guerrilleros del Movimiento Todos por la Patria, del Regimiento 3 de Infantería Mecanizada de La Tablada, y la sangrienta batalla que siguió para recuperarlo que fue librada por el Ejército y la Policía de Buenos Aires, preanunciaron de algún modo el país que, de nuevo, estaba por pegar uno de sus cíclicos saltos mortales hacia ninguna parte.

Alrededor de 40 personas murieron, otro tanto fue detenido y acusados de los graves hechos alli ocurridos.

"Valor de la Justicia"

Con respecto al "valor de la Justicia", existen dos concepciones diferentes y opuestas entre la sociedad civilizada en general y los ciudadanos que ejecutan actos terroristas en particular

El ciudadano común está educado en el concepto que los fallos judiciales tienden a cumplir el "valor Justicia", sea cual fuere el Tribunal que juzgare, conforme a los patrones universales del Derecho Internacional.

El fin justifica los medios

En cambio, quienes ejecutan actos terroristas consideran únicamente que la justicia por ellos ejercida, la denominada "justicia revolucionaria", que, por otra parte para ellos es la única válida, es exclusivamente la que acatan. Esto es consecuencia de su "conciencia revolucionaria", según la cual el logro del objetivo que persiguen justifica cualquier procedimiento que se emplee para alcanzarlo. No es ni más ni menos que "el fin justifica los medios"

El ataque al Regimientos de La Tablada se efectúo en pena democracia, durante el gobierno del Doctor Alfonsín, y, la sociedad civilizada en general creyó que los terroristas apresados serian juzgados y sus condenas serían inamovibles.
Ningún acusado pudo decir que no tuvo quien lo defienda en Juicio, dado que, más de 20 abogados se hicieron cargo de las defensas de los acusados, donde tampoco faltaron organismos de DDHH

Entre otras causas ventiladas en el juicio se sentencio a los acusados por la muerte de 2 oficiales, 3 suboficiales, 4 soldados (uno de ellos degollado, era el soldado que estaba de guardia en los fondos del cuartel) y 2 miembros de la policía de la provincia de Bs As.
Juzgados y sentenciados no duraron mucho tiempo presos. Durante el Gobierno del Doctor De La Rua, se conmutaron las penas para una decena de sentenciados.

El 29 de diciembre de 2000 De La Rua firmó el decreto 1263/2000 de conmutación de penas que benefició a once integrantes del MTP. Inmediatamente después los terroristas concluyeron con "el publicitado simulacro" de huelga de hambre que había durado 116 días. Los beneficiados de la causa 231/92 por los crímenes de los terroristas fueron:

1.- Felicetti Roberto. Sentenciado a reclusión perpetua conmutó a 25 años de prisión
2.- Acosta Claudia Beatriz. Sentenciada a reclusión perpetua conmutó a 22 años de prisión.
3.- Aguirre Miguel Angel. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 20 años de prisión.
4.- Díaz Luis Alfredo. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 21 años de prisión.
5.- Fernández Isabel Margarita. Sentenciada a prisión perpetua conmutó a 22 años de prisión.
6.- Mezutti Gustavo A. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 23 años de prisión.
7.- Moreyra José Alejandro. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 24 años de prisión.
8.- Motto Carlos E. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 25 años de prisión.
9.- Paz Sergio Manuel. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 26 años de prisión.
10.- Rodríguez Claudio N. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 27 años de prisión.
11.- Veiga Claudio O. Sentenciado a prisión perpetua conmutó a 28 años de prisión.

El teniente coronel Nani (herido y condecorado por las hostilidades de La Tablada) anunció públicamente que devolvería las medallas otorgadas por su acto heroico si los terroristas salían en libertad. Se entrevistó por más de una hora con el Ministro de Defensa López Murphy quien no logró modificar la firme resolución del teniente coronel. Nani devolvió su condecoración en la mesa de entradas de la casa de gobierno y por ello fue sancionado con arresto militar.

AUTOR: Andres Penachino

No hay comentarios: