SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

martes, 25 de noviembre de 2008

¿SU ORDENADOR HACE QUE SE PONGA ENFERMO?


Todos hemos oído hablar de los virus que están al acecho dentro de nuestros ordenadores pero ¿qué hay de los que viven encima de ellos?
Como cada vez pasamos más tiempo frente a la pantalla y transportamos más a menudo los dispositivos electrónicos de un lugar a otro, es razonable pensar que se van a ensuciar bastante.
La causa principal de que se ensucien los teclados la hallamos en los empleados que no se lavan las manos y que comen en su mesa.
Los restos de comida que pasan inadvertidos favorecen el crecimiento de millones de bacterias. Hasta el polvo normal puede contribuir este problema ya que, al atrapar la humedad, crea un entorno favorable para ese crecimiento.
¿De cuántas bacterias hablamos? La revista británica Which? Computing pidió a un microbiólogo que acudiera a sus oficinas con el fin de preparar frotis de los teclados. Según los resultados obtenidos, los teclados estaban tan repletos de bacterias que podían provocar síntomas similares a la intoxicación alimentaria y otras dolencias.
No pretendemos quitarle las ganas de almorzar (por cierto, no estará comiendo delante del ordenador, ¿no?), tan sólo deseamos que se dé cuenta de la cantidad de gérmenes a la que se expone para que se proteja.
Aquí tiene unos cuantos consejos para evitar que su ordenador le ponga enfermo.No olvide lavarse las manosLávese las manos siempre que vaya al servicio y también varias veces a lo largo del día, en especial si hay otro empleado enfermo.
Según el doctor Charles Gerba, microbiólogo de la universidad de Arizona (EE.UU.), "las superficies que toque durante el día cualquiera que tenga la gripe o un simple resfriado se convierten en puntos de transmisión de gérmenes porque algunos de estos virus sobreviven en ellas hasta 72 horas".
No coma en su mesaQue no caigan migas en el teclado.
La hora del almuerzo es la ocasión perfecta para despejarse así que apártese del ordenador y acuda a cualquier otra zona de descanso habilitada.Limpie la mesa y el teléfono con paños o toallitas antibacterias
Según la investigación del Dr. Gerba, una mesa puede albergar 10 millones de microbios y una oficina contiene, de media, unos 135.000 microbios por centímetro cuadrado mientras que esta proporción es, de media, de unos 315 microbios en el asiento del servicio.
Para reducir hasta el 99% de las cosas desagradables que crecen en su zona de trabajo, basta con limpiar de vez en cuando todos los enseres con toallitas bañadas en alcohol desinfectante. Limpie la mesa entera, el teléfono y todos los demás objetos que suela tocar.
Limpie con frecuencia el teclado, el ratón y el monitorÉstos son los pasos que debe seguir para la limpieza (a ser posible, semanal) del ordenador o del portátil. Antes de empezar, no olvide apagar el equipo y desconectar el teclado si se trata de un ordenador de sobremesa.

Teclado: primero, déle la vuelta y, con cuidado, déle unos golpecitos para que caigan las migas y otros residuos. Luego, vuelva a ponerlo boca arriba y, con una lata de aire comprimido, una aspiradora pequeña o una brocha pequeña, retire los residuos restantes.
Para terminar, a fin de eliminar las bacterias, frote el teclado con una toallita con alcohol, pero no emplee agentes abrasivos ya que pueden eliminar la pintura de las teclas.

Monitor: tanto en pantallas LCD como de cristal, use un paño ligeramente humedecido para quitar el polvo. También sirven los paños humedecidos para la limpieza de monitores disponibles en las tiendas de informática, pero no use limpiacristales normales porque pueden dañar la pantalla.

Ratón: con unas toallitas bañadas en alcohol, limpie toda la superficie del ratón. Humedezca la punta de un bastoncillo de algodón para limpiar la zona que rodea la bola o el sensor óptico.
Con sólo un poquito de atención y una higiene adecuada, evitará que su ordenador se convierta en el caldo de cultivo perfecto para las bacterias y mantendrá la salud en el trabajo.

No hay comentarios: