SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 9 de agosto de 2008

"N0 HAY QUE HACER POLITICA CON LA POLICIA, ESO ES LO QUE PACTAMOS"


Por Hernán Cappiello De la Redacción de LA NACION


"Para nuestra soberanía es imprescindible tener dos cosas: la caja y la policía. Sin tener ingresos no eres soberano y sin la policía no puedes ejercer tu autoridad, que es parte de la soberanía."



Bien podría ser una afirmación de Mauricio Macri, pero, en realidad, es una de las máximas de Xavier Martorell, que tuvo la responsabilidad de crear y dirigir la Policía de Cataluña durante ocho años.


La Comunidad Autónoma de Cataluña tenía el mismo problema que hoy enfrenta la ciudad de Buenos Aires: una Constitución que la autorizaba a tener una policía propia cuando en su territorio convivían la policía municipal y las fuerzas federales de la Guardia Civil y la Policía Nacional.



En 1988 comenzaron con un proceso para tener su propia fuerza, que culminará en noviembre de este año, cuando, según pactaron con el gobierno federal, una fuerza propia sustituirá a las federales en toda Cataluña.


Martorell, que encabezó ese proceso, es director corporativo de seguridad del FC Barcelona, uno de los más poderosos clubes de fútbol del mundo.


"Lo que ustedes construyan hoy será lo que tengan en el futuro. Será más fácil o más complejo para el ciudadano; depende de la discusión política que lleven adelante, pero sin hacer política con la policía. Eso es lo que pactamos nosotros", explica el ex funcionario en el lobby del hotel céntrico donde se alojó, invitado por el gobierno porteño.



-¿Contaron con recursos propios o del gobierno federal?


-Ambos. Pactamos con el gobierno federal que nuestro proceso de sustitución pasaba por la liberación de algunos efectivos de la policía federal, que el gobierno federal podría reasignar donde quisiera; por cada agente federal que sustituíamos, el gobierno federal nos pagaba una cantidad.



Pero la parte más importante fue lo que aportamos de nuestro presupuesto, pues pagamos mejor a la policía.


Las competencias de cada fuerza estaban marcadas por la legislación, pero luego, en la calle, se trató de probar. Establecieron en cada lugar un período de un mes en el que convivían las fuerzas federales con las autonómicas, excepto en Barcelona, donde se tomaron todo un año.



-¿Cuáles fueron los problemas en todo ese tiempo?


-Primero definir, y después, buscar el acuerdo. Fue un proceso vivo, constante, en el cual hubo que limar asperezas y encontrar puntos de encuentro; hacer entender que el gobierno federal no queda ciego en el territorio, sino que la información va a fluir.



-¿Tuvieron éxito en combatir la inseguridad?


-Las encuestas daban una altísima satisfacción y valoración de nuestra policía por encima de las otras. La proximidad con el ciudadano determinó que aumentara el índice de denuncias en un 20 por ciento.

No hay comentarios: