SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

lunes, 4 de agosto de 2008

MURIERON 9 ALPINISTAS EN EL HIMALAYA


Entre las víctimas hay surcoreanos, nepaleses, holandeses y noruegos; sólo un argentino logró, en 1994, llegar a esa cima.
Por lo menos nueve alpinistas murieron y otros tres están desaparecidos, después de haber sido alcanzados por una gran avalancha de hielo y nieve mientras escalaban el pico K2 (8611 metros), la segunda montaña del mundo en altura, situada en el extremo nororiental de Paquistán.

"Puedo confirmar nueve muertos y tres desaparecidos", declaró Nazir Sabir, un famoso alpinista paquistaní y jefe de la Nazir Sabir Expeditions, una de las empresas organizadoras de una de las expediciones.

De los nueve alpinistas muertos en la segunda cima del mundo en altura después del Everest, tres son surcoreanos, dos ciudadanos de Nepal, un holandés, un serbio, un noruego y un paquistaní.

"Es la peor tragedia en el K2 desde 1986, cuando 12 alpinistas murieron por congelación", dijo Sabir, que subió al K2 en 1981 y al Everest en 2000. Los tres desaparecidos son de Francia, Paquistán y Austria, añadió el operador turístico.

La avalancha afectó una zona de la montaña conocida como "el cuello de botella", explicó Mohamed Akram, vicepresidente de la organización Adventure Foundation Pakistan, otra de las empresas organizadoras de la segunda expedición afectada por el accidente.

El número de alpinistas muertos no pudo precisarse hasta ayer. Los medios españoles hablaban de once muertos, al citar un blog de Internet relacionado con una de las expediciones, que constaba de 18 miembros.

Pero, al mismo tiempo, se desconoce el destino de una docena de montañistas, informaron los organizadores. Socorristas italianos y paquistaníes organizaron una operación de rescate con helicópteros.
El desprendimiento de hielo a unos 8200 metros de altura se llevó consigo gran parte de las cuerdas fijas de las expediciones afectadas, mientras que entre 20 y 25 montañistas todavía se disponían a ascender o descender de la montaña.

El alpinista sueco Fredrik Straeng, que declaró a la agencia de noticias sueca TT haber estado ayudando en las tareas de rescate, contó once montañistas muertos.
Los medios noruegos, por su parte, señalaron que el alpinista Rolf Bae, de 33 años, era uno de los fallecidos en la avalancha.
Esos medios citaron a un vocero del grupo de cuatro alpinistas al que pertenecía Bae, entre los que también figuraba su esposa, que descendió hasta un campamento base junto con sus compañeros.
Otro de los alpinistas desaparecidos es Gerard McDonnell, un irlandés con amplia experiencia en montañas complicadas como el K2.

Funcionarios del gobierno de Paquistán confirmaron los decesos de los montañistas y señalaron que seis de los alpinistas fueron "barridos" por la avalancha cuando descendían de la cima.
Al parecer, otros tres montañistas fallecieron en hechos similares, pero en lugares diferentes de la montaña e incluso un día antes.

El K2 es una de las montañas más "cotizadas" entre los alpinistas por su complejidad técnica.
Esta característica le valió el mote de "montaña asesina", dado que ya se ha cobrado la vida de 68 montañistas en accidentes anteriores al de ayer.
Esta cifra resulta muy elevada si se tiene en cuenta que sólo 284 personas han logrado coronar la cima, en comparación con los 3600 escaladores que alcanzaron la cumbre del Everest.

El único argentino en pisar el filo más alto del K2 fue, en 1994, Sebastián de la Cruz, en un montañista barilochense que ya había logrado otras hazañas en picos muy complicados como el Fitz Roy, en Santa Cruz.
La primera ascensión hasta la cima de la "montaña asesina" la concretaron, en 1954, los italianos Chille Compañon y Lino Lacedelli.

Agencias AP y AFP

Otras tragedias

Julio y agosto de 1986: durante esos dos meses en las laderas del pico K-2 se produjeron varios accidentes en los que murieron 13 montañistas, que formaban parte de diferentes expediciones. Un fuerte temporal fue la causa de la mayoría de las muertes.

10 de julio de 1994: tres ucranianos fallecieron a 8400 metros de altura, dos por agotamiento físico y otro por una caída.

13 de agosto de 1995: tres españoles, un norteamericano, un británico y un neozelandés murieron a 8000 metros, luego de hacer cumbre, en medio de un temporal con vientos huracanados y helados de 150 km/h.

No hay comentarios: