SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

lunes, 11 de agosto de 2008

MUERE EL TERRORISTA DE LAS CARTAS DE ANTRAX


Bruce E. Ivins, era el principal sospechoso del envio de espora de amtrax dentro de los Estados Unidos. El Cientifico habia utilizado el correo normal para enviar cartas con esporas a politicos y a medios de difusion. Cercado de suicido.

Noticia y comentarios.

Uno de los más reputados microbiólogos de Estados Unidos se suicidó el martes, después de convertirse en el principal sospechoso al que el FBI investigaba en relación con los envíos de esporas de ántrax por correo en 2001, tras los que murieron cinco personas.


Bruce E. Ivins, de 62 años, había trabajado durante 18 años en el Instituto Militar para el Estudio de Enfermedades Infecciosas, investigando sobre la vacuna contra el ántrax, una enfermedad también conocida como carbunco y utilizada como arma bacteriológica.


Una de las líneas de investigación del FBI que se filtraron ayer es que Ivins podría haber liberado las bacterias de ántrax para poder probar sobre humanos la vacuna sobre la que estaba trabajando.


Ivins se suicidó con una sobredosis de paracetamol y codeína


Fue Ivins quien se encargó de analizar las esporas de esta bacteria que aparecieron en el Capitolio, diversas estafetas de correos y oficinas de medios de comunicación en Florida y Nueva York en otoño de 2001.


Las cartas llegaron en dos oleadas, todas enviadas desde Nueva Jersey. La primera remesa se envió a redacciones de periódicos e informativos de televisión el 18 de septiembre. La segunda, recibida en el Congreso, tenía un matasellos del nueve de octubre. En principio, se sospechó que Al Qaeda estaba tras los ataques.


Con el tiempo, el FBI descubrió que la cepa que se utilizó en los atentados era idéntica a la que utilizaba el Pentágono para investigar sobre la vacuna contra el ántrax en un laboratorio de la base militar de Fort Detrick, cerca de Washington.


Los agentes encontraron, además, restos bacteriológicos en diversas habitaciones de este edificio. El FBI sabría más tarde que, antes de su llegada a Fort Detrick, en diciembre de 2001, una compañera de trabajo le había dicho a Ivins que temía que su mesa estuviera también contaminada.


El científico la examinó, encontró restos y los limpió. Nunca llegó a informar a sus superiores.


Ivins siguió con sus análisis al margen de la investigación que había emprendido paralelamente el Pentágono.


Limpió su propia oficina el 15 de abril de 2002 y encontró más de 50 restos en un recipiente esterilizador, un vestuario y una bata de laboratorio.


Cuando los agentes le interrogaron, dijo que efectuó estas limpiezas por miedo a que las muestras que el FBI había enviado para su análisis no hubieran sido aisladas de forma correcta.
Inicialmente, las investigaciones del FBI se centraron en un ex colega de Ivins, el virólogo Steven Haftill, de 54 años.


En un informe elaborado para la empresa privada en la que trabajaba desde 1999, la Corporación Nacional de Ciencia Aplicada, Haftill y otros colaboradores habían diseñado un simulacro de ataque con ántrax a diversos puntos de EE UU. Los agentes del FBI lo consideraron una fuente de inspiración para los ataques de finales de 2001.


En 2006 el director del FBI, Robert S. Mueller, cambió al equipo de investigación por considerar que el caso estaba estancado.


Fue entonces cuando las pesquisas se centraron también en Ivins. En marzo de este mismo año, el FBI acabó exculpando a Haftill por falta de pruebas. El científico que más había trabajado en EE UU en la vacuna contra el carbunco era el único sospechoso en el mayor caso de ataques bacteriológicos de la historia reciente de EE UU.


Irónicamente, en 2003 había sido condecorado con la Medalla al Servicio Civil Excepcional del Ejército, por su aportación a la vacuna contra el ántrax que el Ejército administra a sus soldados. Ivins se resintió.


Primero, entró en una severa depresión y mostró tendencias suicidas. Se le cerró el acceso a zonas de alta seguridad en Fort Detrick. La empresa le iba a forzar a abandonar su puesto de trabajo el próximo mes de septiembre.


La semana pasada los agentes le informaron de que era, oficialmente, el principal sospechoso y de que había pruebas suficientes para inculparle por su papel en los ataques con ántrax en 2001. Además, le comunicaron que el fiscal del Departamento de Justicia pediría la pena de muerte.


El martes se suicidó con una sobredosis de paracetamol y codeína. Ayer, uno de sus colegas dijo que no cree que Ivins fuera el cerebro tras estos ataques. Russell Byrne, que trabajó con el microbiólogo durante 15 años, considera que "hubo una verdadera caza de brujas" contra él.

Hasta aquí una noticia reciente, pero hubo otras


Un análisis patológico realizado en Bélgica a fines de 2006, logro determinar ciertamente, mediante tres pruebas de tejido cutáneo del Ex mandatario Chileno Eduardo Frei Montalba, que su muerte en 1982 había sido inducida con gas mostaza, introducido en su cuerpo a través de su piel.


Se cree que el gas mostaza, fue fabricado en un laboratorio secreto del ejército Chileno.
Aunque superado el gas mostaza es poderoso agente químico, de fácil elaboración, y que fue utilizado por primera vez en la primera guerra mundial..
Al contacto, causa ampollas en la piel, y daños en el sistema respiratorio. Además acelera procesos infecciosos.

El famoso espía Ruso Alexander Livinenko fue envenenado en Londres, en Noviembre de 2006 con polonio 210. El veneno radiactivo fue introducido en una tetera por un sicario ex miembro de la K G B.


El agua que contenía estaba tibia, pero llego a su punto de calentamiento producto de la radiación del polonio 210.

Estos dos casos no son los únicos y excepcionales y muestrean a las claras que los métodos de destrucción: químicos, biológicos o nucleares no son patrimonio exclusivo de las grandes potencias, ni se preparan solamente para matar en masa.


Pueden ser preparadas para eliminar un solo objetivo.


Las armas las químicas y las bacteriológicas, llamada comúnmente "la bomba de los pobres", por su bajísimo costo de fabricación, contrariamente a lo que se cree, son muy fácil de elaborar, sin mas tecnología y capacidad que lo que se necesita para fabricar una droga como cocaína o heroína.


Tampoco requieren de grandes instalaciones ni de almacenes de gran importancia. Se pueden preparar para guardar, pero también para usar en el día.


Al contrario de las bombas atómicas que los destruyen todo, estas dejan todo en pie menos los seres vivientes. Es decir al hombre.
.
Para la guerra

Las armas Biológicas, o Químicas son difíciles de detectar, severas en sus efectos, con enorme poder de causar bajas, constituyendo una real amenaza tanto en poder de gobiernos como de grupos terroristas.


La historia da cuenta que, el empleo de armas de este tipo tienen su primer relato en el tiempo de los persas, griegos y romanos, quienes frecuentemente envenenaban los pozos y fuentes de agua del enemigo con animales y seres humanos muertos por enfermedades contagiosas.

En el siglo XIV Europa fue asolada por una peste que se llevo la existencia de una cuarta parte de la población


En la guerra entre ingleses e indios Estadounidenses en territorio de Fort Pitt los colonizadores diezmaron una tribu completa de indios ofreciéndoles mantas para cubrirse del frió. Las mismas, antes habían sido utilizadas por personas enfermas de viruela. Los indios al tener nulas defensas ante una enfermedad no habitual en sus tribus morían inexorablemente.


Algo similar paso en la conquista de las tierras del Sur de América, donde morían mas indios nativos de enfermedades tan simples como el resfrió que por las armas de los conquistadores.
Japón utilizo de pulgas infectadas por la peste bubónica en la invasión de Manchuria


En la primera guerra mundial, Alemania hizo explotar en el aire 180.000 kilogramos de bombas de cloro, el gas producido fue llevado por el viento hacia territorio enemigo, causando enormes baja. Posteriormente, el 12 de Julio de 1917 se utilizo en gas mostaza mencionado anteriormente.

Las estadísticas de la primera guerra mundial demuestran que la utilización de sustancias químicas causo 1.296.853 bajas humanas


En los años 40 los ingleses esparcieron el bacilo de la "enfermedad del carbón" en una isla al oeste de Escocia, Corea, y Viet Nam sufrieron los efectos del NAPALM. Laos, Camboya, Afganistan, Vietnam tuvieron que soportar el gas Sarín.


Llegando a estos tiempos el 20 de marzo de 1995, en cuatro vagones de diferentes formaciones de subtes Japoneses se arrojaron improvisadas bombas de un muy diluido gas Sarin, agente químico desarrollado en Alemania en los años 30.


Agentes biológicos

Los agentes biológicos son organismos o toxinas que pueden matar o incapacitar a la gente, el ganado y las cosechas. Los tres grupos básicos de agentes biológicos que con mayor probabilidad se utilicen como armas son bacterias, virus y toxinas.


1. Bacterias. Las bacterias son organismos pequeños que viven libremente y que se reproducen por división simple y son fáciles de cultivar. Las enfermedades que producen a menudo responden al tratamiento con antibióticos.
2. Virus. Los virus son organismos que requieren células vivas para reproducirse y dependen íntimamente del cuerpo que infectan. Los virus producen enfermedades que por lo general no responden a los antibióticos. No obstante, las drogas antivirales a veces son eficaces.
3. Toxinas. Las toxinas son sustancias venenosas que se encuentran y se extraen de plantas, animales o microorganismos vivos; algunas toxinas pueden producirse o alterarse por medios químicos. Algunas toxinas pueden tratarse con antitoxinas específicas y drogas selectas.


La mayoría de los agentes biológicos son difíciles de cultivar y mantener. Muchos se descomponen rápidamente cuando están expuestos a la luz solar y otros factores del medio ambientes, mientras que otros, tales como las esporas de ántrax, tienen una vida larga.


Pueden dispersarse rociándolos en el aire o infectando a los animales que transmiten la enfermedad a los humanos a través de la contaminación de los alimentos y el agua.

Aerosoles - Agentes biológicos que se dispersan en el aire, formando un rocío fino que puede extenderse por millas. Inhalar el agente puede causar enfermedades en las personas o los animales.

Animales - Algunas enfermedades se propagan por medio de insectos y animales, tales como pulgas, ratas, moscas y mosquitos. Deliberadamente propagar enfermedades a través del ganado también se denomina agro-terrorismo.

Contaminación de los alimentos y el agua - Algunos organismos y toxinas patogénicas pueden persistir en los suministros de agua y alimentos. La mayoría de los microbios pueden matarse y las toxinas pueden desactivarse cocinando los alimentos e hirviendo el agua.

Podemos clasificar en cuatro tipos a las armas químicas capaces de causar daños a los seres humanos:


Agentes que producen lesiones cutáneas


Los que atacan al sistema nervioso
Los que causan ahogo
Los que afectan al torrente sanguíneo

La nueva tendencia en armamento químico son los preparados que afectan al sistema nervioso. Estos agentes comienzan a prepararse en Alemania durante la Segunda guerra mundial

Considerada como una excelente arma táctica, en una operación a gran escala contra una población civil, una incursión con armas químicas es considerada 40 veces más eficiente peso por peso que las armas convencionales, cuyo costo por Km2 con armas convencionales rondaría en los U$D 3.000, con armas nucleares U$D. 900, con gas U$D 900, mientras que con un arma biológica U$D 2.-.

En cuanto a las armas biológicas, a diferencia de los agentes químicos, contienen organismos vivos que se reproducen y se contagian entre los seres vivos. No hay traje de seguridad que garantiza la perfecta estanqueidad a quien lo porte contra un agente biológico.
Pudiendo ser utilizada como armas estratégica, las armas biológicas están compuestas por microorganismos, bacterias y virus que invaden el cuerpo, se multiplican dentro de el y lo destruyen.


La propagación de persona a persona de algunos agentes infecciosos también es posible. Los humanos han sido la fuente de infecciones de viruela, plaga bubónica y los virus Lassa.

Existen dos tipos de armas Biológicas

Las contagiosas

Las no contagiosas

El Ántrax por ejemplo no es contagioso, por el contrario, la viruela si lo es, se extiende con rapidez y crece, por lo tanto provoca mortalidad a gran escala


La viruela en estado natural se erradico de la tierra en 1977. Al contrario de lo que se cree, la vacuna de viruela pierde su efectividad entre los diez y los veinte años de inyectada. Ninguno de nosotros es inmune ya.


Si bien en los Estados Unidos existen aún vacunas contra este tipo de virus, en caso de un atentado masivo, seria imposible satisfacer la demanda.

No son muchos los países que reconozcan tener, aun fabricar armas químicas o biológicas. De todos modos, el tráfico de este tipo de armas siempre se mantuvo en estricto secreto. Según un informe de la CIA de USA publicado en el año 2000, 20 naciones se encontraban desarrollando armas químicas y biológicas.

El ántrax mas poderoso.

Si bien, la Union Sovietica firmo en 1972 el Convenio contra la armas Biológicas, siguió preparándolas


La primera muestra a escala del efecto letal del ántrax fue vivida en el año 1979 en los Urales. Alli se observó una epidemia de ántrax pulmonar que provocó la muerte de más de 200 personas, originado por una explosión de un laboratorio militar, donde trabajaban con armas biológicas.


Luego de la caída de la Unión Soviética, la falta de presupuesto redujo la posibilidad de mantener activos los 40 laboratorios repartidos por toda la Unión Soviética. Desde 1992 los científicos abocados a la fabricación de estas armas se fueron dispersando por el mundo.

Tal es el caso del doctor Kanatjan Alibekov, subdirector de investigación de armas biológicas en la Unión Soviética, y principal científico de una empresa clandestina y descontrolada a la que los científicos dieron el nombre de Biopreparar, o El Sistema.


Estos laboratorios contaban todavía con un plantel de 32.000 científicos y empleados afectados a las tareas de investigación y preparación de armas químicas.

Alibekov, realizaba su labor en la mayor factoría de armamento biológico del mundo y se especializó en ántrax, siendo el quien fabrico el ántrax más poderoso con fines bélicos de la Unión Soviética.


Se trata de un polvo de color gris ámbar, mas fino que el talco con partículas que tienden a dispersarse en el aire, que se hacen invisibles volando a kilómetros de distancia, siendo el ántrax de Alibekov, cuatro veces más eficaz que cualquier otro fabricado.

Tras la caída de da Union Sovietica Alibekov es solo uno de los científicos que emigraron de Rusia. Salvo Alibekov que se radicó en los Estados Unidos, de los demás, no se sabe a ciencia cierta donde están. Lo que si se sabe es que varios llevan la formula de Alibekov en la cabeza, incluso vetas originales de la semilla de ántrax y muestras del producto, y la cepa del Virus "U", entre otras.

Alibekov, no solo estudio el ántrax sino que también sobre un virus denominado virus de Marburg.
Ya trabajando en el cuartel general de bioprerparar, a principios de abril de 1988 fue llamado desde otra planta dedicada al desarrollo y preparación de armas viricas, alertándolo por un accidente.

El accidentado era el Doctor Nikolai Ustinov, que con sus 44 años era considerado como un científico de gran talento, quien estaba experimentando con este virus emparentado con el virus del Ebola. En aquellos tiempos las cabezas de los misiles estaban diseñados para transportar el virus estratégico y operativo de: la viruela, la muerte negra, y el ántrax.

El Doctor Ustinov estaba manipulando el virus con un traje parecido al de un astronauta cuando una aguja le pinchó un dedo mientras inyectaba a conejillos de Indias.

El científico fue internado en un hospital de confinamiento biológico donde inmediatamente pidió papel y lápiz para documentar su propia muerte.


Enterado Alibekov de este accidente, no pudo conseguir el antídoto para este virus pues, entre otras cosas. no se sabia exactamente desde donde provenía, dado que los mismos servicios secretos Rusos jamás lo quisieron revelar.


Podía provenir de Marburg, pueblo de Alemania donde constaba una antecedente de muerte de varias personas mientras experimentaban con monos, o del Este de Africa proveniente de algún animal desconocido.


Lo cierto que la muerte de Ustinov fue terrible y horrorosa. El virus era terriblemente letal y provocaba efectos aterradores.

Su cadáver fue seccionado, se guardo su sangre y posteriormente se congelo.


A partir de su cuerpo mantuvieron la veta denominada desde ese momento "U" por Ustinov y la reprodujeron en sencillos biorreactores. Secaron el virus y lo convirtieron en polvo inhalable, luego la protegieron para que pudiera volar a distancia.


A finales de los 90 los investigadores probaron la variante "U" con monos en cámaras especiales, lo que demostró su eficacia en el aire.


Descubrieron que solo bastaban de una a cinco partículas microscópicas en los pulmones de un mono para conseguir que un animal sangrase y muriera.

Como comprobación, se necesitan 8.000 esporas de ántrax alojadas en un pulmón para garantizar la infección y muerte.

s
Si bien la variante "U" nunca fue utilizada como arma por la Unión Soviética, aunque para la asunción de Yeltsin ya estaba preparado y acondicionado para ser transportado en las cabezas de los misiles MIRV, es mas que seguro que la diáspora de científicos que emigro de Rusia halla llevado también la variante "U" hacia otros países.

Mientras que el arma química es un veneno que produce efectos diversos, o mata al entrar en contacto con la piel, el arma biológica contiene microorganismos, bacteria y virus que invaden el cuerpo, se multiplican dentro de el y lo destruyen.
A su vez, existen dos tipos, las contagiosas y las que no lo son.

Solo en la antigua Rusia nunca hubo menos de 20 toneladas del virus de la viruela seca almacenada en los búnkers. La cifra de estas armas entre otras especies que dice tener Estados Unidos es realmente alarmante. Se habla de miles de toneladas.


Según Kanatjan Alibekov, es posible que la viruela halla dejado Rusia en los bolsillos de científicos mercenarios, con rumbos desconocidos, recalando en sitios desconocidos.

Si para los noventa ya se concebían armas de semejante poder destructivo, hasta donde podrá llegar la destrucción de las armas más modernas.


Una vez que algún grupo terrorista se le ocurra utilizar este tipo de armas, el único obstáculo que pueden tener es saber como usarla sin que les cause daño a quien la manipule. Esto puede ser fácilmente superado dado que, se requiere menos experiencia para armar este tipo de bomba, que aprender a volar un avión de línea.

¿Como es esto?

Se han desarrollado armas denominadas binarias que solo actúan cuando dos elementos "inocuos" se combinan. Es decir que si el terrorista sabe combinar adecuadamente estos elementos, la posibilidad de riesgo para su persona es escasa o nula. Es más, puede estar a miles de kilómetros de distancia cuando el siniestro ocurra.


Es muy difícil detectar estos elementos, máxime si están embalados en recipientes herméticos.
La guerra bacteriológica, o "guerra silenciosa", se convierte ahora en una posibilidad amenazadora para la raza humana que, por lo visto, ningún país esta en condiciones de prevenir hasta que este ocurra.

Nota: El Dr. Kanatjan Alibekov, ahora se llama Ken Alibek, vive en los Estados Unidos, y este país le reconoce honorarios para que forme científicos, funcionarios e investigadores.
Andrés C. Penachino

No hay comentarios: