SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

jueves, 21 de agosto de 2008

GUERRA NARCOS


CASUS BELI

Meses atras, sensibilizados por la muerte de un compañero policía hablamos de una guerra.
Una guerra no declarada, no deseada, y que nos envolvía a todos.

Hoy siguiendo la vieja política Argentina del avestruz, los medios parlotean de una guerra entre narcos. Como si fuera algo externo y que no nos atañe.

Que es una guerra?

Una fuerza beligerante, se entremezcla en el tejido social, solapadamente, sin estridencias y comienza a socavar los valores propios de una sociedad, trata de imponer su cultura, sus costumbres e imponer sus intereses.

Esa es la primera etapa de cualquier intento de subvertir a una nación.
Si esta no utiliza los medios de protección a sus ciudadanos, que constitucionalmente el pueblo le ha conferido, ha firmado su claudicación.
Es esto cierto?

Absolutamente si.

Los asentamientos urbanos, con sus carencias, pobreza endémica, clientelismo político, es el caldo de cultivo necesario, para que la delincuencia autóctona, utilice en principio el espacio geográfico, para construir sus santuarios. En sus correrías delictivas van creando corredores seguros que les permiten entrar y salir a voluntad.

La flexibilidad otorgada por la justicia, en una falsa postura garantista, ha creado una fracción de la población entre la pubertad y la juventud, que les permite cometer todo tipo de latrocinios amparados en la ininputabilidad.


Las facilidades que otorga el mercado común latinoamericano para cruzar fronteras, permite el traslado de delincuentes de uno a otro país, luego del hecho delictivo. Pero el mayor de los negocios mundiales, la droga, transformo a nuestro país, de un lugar de transito, al de consumo como una consecuencia lógica. Sin embargo las autoridades, entre ellas el Ministro de Justicia, pretende descriminalizar el consumo. "no agarremos perejiles busquemos los peces gordos". Ni lo uno ni lo otro ocurre.

La cultura se subvierte, y hasta la delincuencia crea su propia subcultura. Grupos musicales que delatan desde su nombre su afición. Pibes chorros, supermercados. Intoxicados etc. Las letras de sus canciones deciden una postura ante la vida. "mientras vos patrullas yo me como a tu mujer" "la yuta se la come, la villa se las da" Los organismos de control que tiene el estado, tal el CONFER, Sadaic, no dan señales de vida.

Aún no han creado enseñas propias por que seria delatar su presencia.
Modifican el léxico, con el propósito de transformar en normal, lo delictivo o cuestionable para la sociedad. Términos como duro, fumado, merca, paco etc., son de uso cotidiano.

Es tan importante el negocio montado alrededor de la droga en Argentina, que verdaderos carteles se han creado, y ya es normal escuchar en la crónica policial la justificación para más de un homicidio, como ajuste de cuentas.
Mientras la población se recluye en casas verdaderamente fortificadas, cercadas, con sofisticados sistemas de alarma, la delincuencia ha hecho propia la calle.

El brazo armado de la población, encargada constitucionalmente de velar por su seguridad, atemorizada por jueces garantistas y organizaciones de "Derechos Humanos" se retrae para evitar, sumarios y bajas.

La prensa, hace de la crónica policial, el escarnio de los servidores del orden. Es mas noticia, la crítica que la verdad de los hechos.


Y la delincuencia aumenta su accionar, si bien los fríos números, pueden alterar las estadísticas, cuantitativamente, es alarmante la ferocidad empleada.


Basta recordar el asesinato de los tres policías en la estación de radio de La Plata. Los últimos muertos mediáticos, ejecutados por oscuros intereses del negocio negro de los medicamentos, precursores químicos o valla a saber que, requieren un análisis más exhaustivo.

Para poder trasladar y reducir a tres hombres jóvenes para su ejecución. Hicieron falta más de media docena de participantes. Periodistas desconocedores del tema, argumentaban el uso de armas con su marca correspondiente.



Fueron ejecutados con una GLOCK calibre 40, dicen, como si esta fuera la única fábrica que provee ese calibre. Siendo más común de lo que este periodista conoce. Desde nuestra criolla Bersa hasta la sofisticada Heckler. Es sintomática la cantidad de disparos que recibió uno de los muertos.



Nos hace pensar, en principio en una actitud de odio, pero por otro lado en la inclusión de algún novato en la partida al que para hacerlo participar le hicieron efectuar algunos disparos. Fueron sicarios del narcotráfico, argumentan, error. Los sicarios profesionales utilizan armas calibre 22 y revólveres para no dejar cápsulas servidas, la munición es "mordida" con una pinza para evitar el labrado de las estrías. Recuérdese el asesinato de Poli Armentano.

Esos oscuros poderes disponen de la infraestructura necesaria para esconder durante tres días a los secuestrados trasladarlos desde la capital federal hasta la provincia y matarlos. Esto demuestra que las fuerzas de la delincuencia disponen de medios suficientes, para burlar a la justicia. Esta justicia que por una denuncia por desaparición de persona hace esperar más de 48 horas antes de iniciar una investigación.

Los fusiles FAL provisión normal de nuestras fuerzas armadas, se encuentran en algunos hechos de asaltos de blindados, dado que pueden atravesar su estructura. Que mas hace falta para entender que estamos en un "casus beli".

Andres Penachino
Director Adjunto
Procedimientos Policiales
Argentina.

No hay comentarios: