SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

domingo, 10 de agosto de 2008

GRAVE ESCALADA BELICA EN EL CAUCASO


El conflicto se extendió más allá de Osetia del Sur; Tiflis se declaró en estado de guerra; ya habría más de 2000 muertos


TSKHINVALI, Osetia del Sur.- Pese a los apremiantes esfuerzos de la comunidad internacional por lograr el cese del fuego en Osetia del Sur, Georgia se declaró ayer en estado de guerra ante la escalada del conflicto bélico con Rusia, que ya se extendió a otros territorios georgianos, incluida la región independentista de Abjazia.


Anoche, mientras el Consejo de Seguridad de la ONU se declaraba incapaz de actuar en el conflicto del Cáucaso, ante la negativa de Moscú a votar a favor de un alto el fuego inmediato, la aviación rusa atacó un aeropuerto militar cercano a Tiflis y a la central aérea internacional de la capital de Georgia, según indicaron fuentes de ese país.


En el segundo día de cruentos combates en la provincia separatista prorrusa de Osetia del Sur, que se presume habrían dejado más de 2000 civiles muertos, el presidente de Georgia aseguró, sin embargo, que está dispuesto a iniciar una tregua si las tropas rusas detienen su agresión.

"Estamos dispuestos a declarar un cese del fuego inmediatamente si Rusia detiene los disparos y las bombas", afirmó el presidente georgiano, Mikhail Saakashvili, que declaró oficialmente el estado de guerra (que equivale a la instauración de la ley marcial) en Georgia, aliado clave de Estados Unidos en la región del Cáucaso, por los próximos 15 días.

"La realidad es que este pequeño país que es Georgia está siendo atacado en forma brutal por su vecino ruso", agregó el mandatario.


La llamada de Saakashvili fue desestimada por Rusia, que sostuvo que su ofensiva es legítima y que "antes de emprender negociaciones, es Georgia quien debe retirar sus fuerzas de la zona de conflicto".


En tanto, el ex presidente y actual primer ministro ruso, Vladimir Putin, que ayer viajó sorpresivamente a la capital de Osetia del Norte, expresó que Georgia "difícilmente" recuperará su soberanía sobre Osetia del Sur, en donde viven 70.000 personas.


"Un golpe mortal ha sacudido la integridad territorial y la soberanía estatal de Georgia. Es difícil imaginar cómo será posible convencer ahora a Osetia del Sur para que forme parte del Estado georgiano", opinó Putin.


El enfrentamiento armado entre ambas partes comenzó en la madrugada del viernes, cuando Georgia lanzó una ofensiva militar para recuperar el control de Osetia del Sur, una región prorrusa que se proclamó independiente en 1992, pero cuya declaración nunca fue reconocida por la ONU.


En represalia por esta acción, Rusia comenzó a bombardear el territorio georgiano, al alegar que la mayoría de la población de Osetia del Sur tiene la ciudadanía rusa y que debe proteger a sus tropas de paz, desplegadas en esa zona desde hace 15 años.


Georgia, por el contrario, alega que los bombardeos rusos en su país son una reacción a la "orientación occidental" de la república caucásica.


"La destrucción del territorio georgiano es el castigo de Moscú por la intención de Tiflis de integrarse a la OTAN y a la Unión Europea (UE)", dijo la canciller de Georgia, Eka Tkechelashvili. Intensos combates


La acción militar rusa se intensificó ayer en Georgia que, ante la escalada bélica, anunció que los 2000 militares georgianos desplegados en Irak abandonarán esa misión en los próximos días para reforzar los esfuerzos militares del país.


Según fuentes locales, en la ciudad de Gori, intensos bombardeos de la aviación rusa dejaron un número indeterminado de civiles muertos, mientras que el puerto de Poti, sobre el mar Negro, que constituye una infraestructura clave para el transporte de recursos energéticos, también fue "devastado" por los ataques de Moscú.


En un hecho que encendió la alarma por la expansión del conflicto a otras zonas del país, Georgia denunció, asimismo, el bombardeo, por parte de aviones rusos, de las gargantas de Kodori, única parte de la región separatista de Abjazia controlada por Tiflis.


Las autoridades abjazias, sin embargo, señalaron que los ataques aéreos, así como los disparos de artillería, fueron efectuados por las fuerzas rebeldes de la región y no por los rusos.


Mientras tanto, en Tskhinvali, capital de Osetia del Sur, la situación era ayer confusa, ya que mientras Moscú anunció haber "liberado completamente" a la ciudad, Tiflis aseguró que aún mantenía el control sobre ella.


El balance de víctimas, en tanto, también era ayer objeto de controversia: mientras que el embajador ruso en Tiflis habló de "al menos 2000 civiles muertos" en Tskhinvali, Georgia desmintió tal cifra, y dijo que del lado georgiano sólo murieron 150 personas. Según un funcionario ruso, el número de refugiados, en tanto, ascendería a más de 30.000.


Con este preocupante escenario de fondo, que algunos temen podría extenderse al resto de la región del Cáucaso, en donde existen varios focos de tensión latentes, el Consejo de Seguridad de la ONU concluyó ayer, sin éxito, su tercera reunión de emergencia en menos de 48 horas para lograr un cese del fuego inmediato que evite una guerra abierta entre Georgia y Rusia.


"Lamentablemente, va a ser muy difícil, si no imposible, encontrar puntos de coincidencia suficientes para elaborar una declaración conjunta", explicó el presidente de turno del consejo, el embajador belga Jan Grauls.


Por su parte, la presidencia francesa del Consejo de la UE subrayó en una declaración que "una continuación de las acciones militares tendrá efectos en las relaciones entre la UE y Rusia", y saludó la oferta georgiana de un alto el fuego, que espera "que Rusia acepte de inmediato".


La UE anunció, además, que los ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros se reunirán a comienzos de la próxima semana para debatir las posibles soluciones al conflicto.
Agencias AP, AFP, EFE, Reuters y DPA

No hay comentarios: