SERVIR Y PROTEGER

SERVIR Y PROTEGER
"Tiempo que pasa, verdad que huye" Edmond Locard (1877 - 1966)

sábado, 5 de julio de 2008

ROBARON UNAS 2000 MUNICIONES DE UN POLVORIN DEL EJERCITO

MENDOZA.- Desconocidos robaron cerca de 2000 municiones de guerra del polvorín del Regimiento de Infantería de Montaña 16, con sede en Uspallata, de cuya nómina de efectivos faltan 280 oficiales y suboficiales enviados recientemente a una misión de paz en Haití.

Son proyectiles de pistolas calibre 9 milímetros que eran almacenados en un contenedor subterráneo, ubicado en la parte trasera de la unidad en plena cordillera de Los Andes, a unos 1500 metros de la ruta nacional 7, que conduce a Chile.

El vocero del comando de la VIII Brigada de Infantería de Montaña, teniente coronel Carlos Alfonso, informó ayer que los ladrones hicieron un corte circular de un metro de diámetro en el alambrado olímpico que da seguridad al polvorín y rompieron el candado del contenedor donde estaban las municiones.

Los ladrones habrían contado con información precisa sobre los sistemas de vigilancia de la zona y se cree que para acceder al fondo del predio cruzaron un arroyo con un vehículo doble tracción. Fue necesaria la participación de más de una persona porque los cajones con municiones pesan más de 25 kilos.

El faltante fue descubierto ayer al mediodía durante una inspección de rutina del personal de guardia de la unidad y el delito desconcertó a las autoridades militares porque, según Alfonso, "fue vulnerado el sistema de seguridad pese a que de ningún modo es fácil llegar al lugar".

El militar definió lo sucedido como "un hecho grave que hace pensar en replantear el sistema de seguridad" y reconoció que "algo falló porque se trata de una unidad de combate donde la seguridad es muy importante".

Si bien el vocero del Ejército prefirió no hacer conjeturas sobre los autores, fuentes consultadas por LA NACION estimaron que "es difícil que un delincuente común se arriesgue a exponer su vida al ingresar sin permiso a una guarnición del Ejército".

Tampoco se descarta que los autores del robo hayan utilizado uniformes del arma para no ser advertidos como intrusos.

El caso es investigado por peritos de la policía de Mendoza, que remitirán las actuaciones al titular del juzgado Federal N° 3 de Mendoza, Alfredo Manuel Rodríguez. Las autoridades del Ministerio de Seguridad de Mendoza no ocultaron su preocupación por el riesgo de que las municiones ingresen en el mercado negro de armas de la provincia, que tiene un desarrollo inquietante.

No hay comentarios: